Hace no mucho analicé Travis Strikes Again: No More Heroes en AllGamersIn. Y al hacerlo me dije a mí mismo que tenía que escribir un artículo sobre la forma en que redactamos los análisis, y más concretamente sobre si éstos se realizan sobre los juegos ya terminados.

Vamos a poner las cartas boca arriba, además no es ninguna novedad porque ya lo dije: no siempre podemos pasarnos los juegos. Esto no es como una película, que se ve en dos horas y luego uno se pone a escribir y elucubrar sobre ella.

No señor. En este mundillo hay juegos y juegos. Los hay de diez horas y de cien. En el primer caso no se justifica que el analista de turno no se haya pasado el juego; en el segundo depende fundamentalmente de la antelación con que lo haya recibido, que por lo general es poca.

En cualquier caso, una review siempre debería hacerse sobre el título probado a conciencia para tener una idea muy clara de él. De lo contrario nos encontramos con casos de notas injustamente altas o bajas, normalmente dependiendo de quién está detrás del juego.

Y es que en los tiempos que corren sucede una cosa: la inmediatez se pega con la fiabilidad. No sólo porque tener un análisis a tiempo supone quizás jugar más rápido de lo que uno quisiera, o menos tiempo del que debiera, sino porque con la moda de los parches es muy probable que estés valorando un producto aún por pulir.

¿Y por qué mencionaba Travis Strikes Again al comienzo de este artículo? Porque, caramba, me quedé helado al leer algunas reviews, de medios sobradamente conocidos, claramente redactadas con el juego sin terminar. Y eso sí que es una chapuza, porque la última obra de Suda51 no dura mucho más de diez horas, y encima este título en particular tiene todo un arsenal que mostrar precisamente hacia el final.

Total, que hablando un poco de todo se me ocurrió una cosa: ¿y si un medio se preocupase, más que por tener la reseña a tiempo, por hacer un análisis profundo, con el juego totalmente terminado dure lo que dure, y además meses después de su salida para valorar cómo ha quedado tras los parches de turno? Tampoco mucho tiempo después, pero sí lo suficiente como para que el título aún esté fresco en la memoria a la vez que lo has fundido a conciencia.

Evidentemente con esta idea el factor inmediatez se perdería, y los aficionados que van a buscar compulsivamente las notas en cuanto sale un juego ni se acordarían luego de tu review. O tal vez sí. Quizás la gente pensaría que por fin ha salido ese análisis que, no habiendo sido inmediato, sin embargo es más fiable. Igual se tomaría como una referencia, sobre todo cuando quieres comprar un juego salido hace tiempo y vas a buscar reseñas en internet.

Pero claro, seamos sinceros amigos. ¿Hoy en día prima la inmediatez o la fiabilidad? Efectivamente, la gente busca lo primero: información masiva pero fresca, recién salida del horno. Es como si quisieran morder un trozo de cada cosa y el sabor fuera lo de menos.

Metacritic es el máximo exponente de esto, porque viene a ser como darse un atracón de toda clase de bocados, todo en uno. La inmediatez máxima. La gente no se lee ni uno de los análisis reflejados en la web, sino que miran la nota, esos dos números que son la media de otros tantos. Todo cuanto antes, todo condensado.

Por eso también las compañías sacan los juegos verdes, a falta de pulir con parche. Para que salgan cuanto antes. También hablé de esto en otro artículo.

El problema, retomando el hilo, es que muchos de esos análisis podrían ser poco fiables al no basarse en el juego probado a fondo, o mismamente porque éste recibe un buen día el típico parche que lo cambia todo.

“Vísteme despacio, que tengo prisa”, dice el refranero. En este ámbito lo pienso a menudo. Antes de internet, imaginad por un momento: lo primero es que no había parches, ¡parece casi de ciencia ficción! Y lo segundo es que los medios tenían que tener sus análisis listos para que salieran en su revista mensual, punto. No podías adelantarte un día o dos, ni siquiera una semana, ya que la cosa iba por meses.

Internet es una herramienta genial para muchas cosas, pero ya no esperas como agua de mayo ese análisis que era casi la tabla de los diez mandamientos. Eso no quiere decir que los redactores no metieran la pata o se pasaran de listos; aún recuerdo los supuestos nombres de los nuevos luchadores de Tekken 4 según una revista muy conocida: “Capo” y “Vale Tudo”, que en realidad se refería a las artes marciales practicadas por Christie Monteiro y Craig Marduk. Era en cierto modo el precio de la inmediatez, incluso entonces: querían dar la noticia en primicia y pasaban estas cosas.

Y es que no amigos, la inmediatez no debería ser algo bueno. Porque pensad una cosa: no estamos hablando de obtener una información superficial, ¡es que podría ser una información sencillamente incompleta!

Y con esto me despido por hoy. Mi humilde consejo es que no vayáis sólo a por la rapidez y la cantidad: el contenido es más importante. Palabra del viejo Sonny.