Poco a poco vamos teniendo en nuestras PlayStation 4 todas las sagas de lucha, los Street Fighter, Tekken, el reciente Soul Calibur IV… pero a mi particularmente me seguía faltando una que se estaba haciendo de rogar y ha tardado en asomar: Dead or Alive 6.

Por suerte el Team Ninja decidió dar el paso para que los fans del género pudiésemos disfrutar en esta generación de su particular propuesta, de un juego que tiene su público, sus señas de identidad, sus alabanzas y también sus críticas, sus fans y sus detractores.

Como suele suceder en estos casos, no esperábamos demasiados cambios sustanciales y no los tenemos aquí, pero sí algunas mejoras interesantes para que sigamos lanzando unos golpes que, ahora, duelen más que nunca.

Acompañarnos en este análisis antes que llegue un pterodáctilo y os lleve. Avisados estáis.

Una campaña al libre albedrío

Empezamos hablando de los modos para un jugador, que no vienen nada mal en esta entrega, y lo hacemos por el principal, la famosa Campaña.

Respecto a la historia no podemos esperar un gran argumento, y como suele suceder en los juegos de lucha todo se centra en conocer las motivaciones de los distintos personajes, alguna trama con cierta organización que opera entre las sombras, enemigos, alianzas, traiciones… nada que me haya sorprendido, la verdad, pero los combates de una sola ronda sirven para una práctica rápida con cada uno, y eso viene siempre bien a la hora de elegir nuestro favorito y aprender con él en el resto de modos.

Lo que sí puedo destacar es la forma de presentar esas historias. Koei Tecmo ha optado por un modelo no lineal en el que podemos escoger en un gran árbol de micro-historias que se va desplegando ante nosotros, y que irá creciendo a lo largo y a lo ancho a medida que vayamos avanzando con las tramas.

De inicio podemos jugar los prólogos de varios personajes, y si alguno nos gusta seguir avanzando con ese luchador en concreto, que irá encontrándose con otros y éstos quedarán desbloqueados. Esa capacidad de decisión y de elegir cómo quieres que te cuenten la historia me ha parecido interesante.

El plantel de personajes

No faltarán caras conocidísimas en la saga y lo cierto es que la cantidad de novedades es más bien escasa, pero el número total, 26, no está nada mal y seguro que a través de contenidos descargables se irán sumando nuevos por si alguien lo considera escaso.

Entre las caras conocidas podemos destacar a la propietaria de DOATEC, los anfitriones del campeonato DEAD OR ALIVE, Helena Douglas, Hayate, Kasumi del clan Mugen Tenshin, nuestro queridísimo ninja Ryu Hayabusa, Zack, Tina, Eliot, Brad Wong, Christie, Diego, Kokoro, Leifang, La Mariposa, Marie Rose, Nyotengu, Phase 4, Raidou, Rig, Mila, Ayane, Bass Armstrong, Bayman, Brad Wong, Hitomi y Jann Lee, un alma infernal.

Respecto a los nuevos, tenemos a Diego que aporta la pelea callejera práctica y sin adornos, además de esa personalidad canalla e interesada, y también a NiCO, con una estética muy anime y un estilo muy eléctrico que seguro gustará a los fans.

Las Quest y los tutoriales

Otra cosa curiosa que aporta Dead or Alive es el modo Mision DOA, donde la buena de NiCO nos irá proponiendo retos con varios objetivos por cumplir que nos darán estrellas para ir desbloqueando nuevas pruebas.

Suelen tener retos curiosos, no simplemente superar el combate, sino cosas como inflingir un 35 de daño con un combo, realizar cierto número de golpes cuando el rival esté en el suelo o dando pasos laterales o acabar en menos de un minuto.

Lo que me ha gustado del modo es que el juego no solo te suele compensar siempre con todo tipo de objetos y patrones para la personalización, de la que luego hablaré, sino que además enlaza muy bien con los tutoriales cuando considera que necesitas practicar para superar algún reto.

Es decir, si tienes que alcanzar una puntuación alta con una ruptura, el modo te sugerirá hacer un tutorial al que podrás saltar directamente pulsando el botón triángulo y eso es bastante cómodo.

Por supuesto el modo entrenamiento será muy útil para aprender a dominar a cualquier personaje, ya sea de forma libre o aprendiendo los combos de cada luchador, además de contar con un buen puñado de opciones de personalización y ajustes para que el entrenamiento sea más útil, como los entrenamientos con comandos o el reto de combo con un montón de combinaciones que probar y completar, incluyendo los combos de escenario.

El resto de modos

Sobre los demás modos tenemos variedad para meses. El siempre usado modo Versus para jugar en local con amigos, la Contrarreloj, un modo Arcade con seis niveles de dificultad y el modo Supervivencia.

También podemos destacar el DOA Central, donde podemos revisar nuestro armario e ir adquiriendo distintos trajes, peinados y complementos con la moneda del juego, la galería de repeticiones, un lugar donde escuchar y ajustar la música del juego, nada del otro mundo, pero que siempre entretiene.

Respecto al online podemos disputar partidas 1v1, en este sentido son partidas con ranking y no hay demasiado donde elegir o configurar, además los tiempos de espera para encontrar contrincantes han sido algo altos, pero esperemos que con el tiempo la cosa mejore.

Las novedades jugables

A la hora de saltar al ring lo primero que quiero destacar son los escenarios, de nuevo grandes protagonistas en Dead or Alive 6.

Son catorce, y algunos son bastante simples, pero sigue siendo una delicia ver cómo algunos son muy exóticos, incluso fantasiosos, y cuentan con varios niveles y zonas que podemos acceder si empujamos al enemigo hacia ellas. Siempre se podrán desactivar los “peligros” de escenario si así lo preferimos.

Como novedades destacamos el Coliseo DOA con sus tres enormes estatuas, The Throwdown que es el callejón en el que el público interactúa con nosotros empujándonos a la batalla – y ojo con eso, porque nos desequilibra y el rival lo puede aprovechar – y Forbidden Fortune, en las ruinas de un viejo barco pirata.

Entrando ya en materia jugable mantenemos el sistema de triángulos: Los golpes ganan a los derribos, los derribos ganan a las llaves y las llaves ganan a los golpes. Así de sencillo. Si pones en marcha un ataque que vence a otro ataque que lanzó tu rival este se convierte en un Hi Counter que provoca mayor daño.

El sistema Break Gauge servirá para medir los ataques y nos servirá para ejecutar nuevas tácticas como los Break Blow donde aplastamos al rival a la vez que esquivamos su golpe, el Break Hold que es un ultraagarre que devuelve golpes a cualquier altura o el Fatal Rush que lanza un combo devastador.

Como suele ser habitual en la saga, y por eso a mi personalmente me ha gustado siempre, es que resulta sencillo encadenar combos y tiene una entrada para el jugador no iniciado muy satisfactoria, pues con pocas y sencillas combinaciones se hacen cosas muy chulas.

Sin duda el mayor puntazo es el Golpe Rompedor, que provoca una animación  donde todo se vuelve oscuro y un zoom nos deja ver el golpe recibido por el rival (o encajado por nosotros) con la piel de la cara moviéndose y gotas de sangre. No es Mortal Kombat, sino una versión infinitamente más light, pero es satisfactorio.

Además se ha trabajado en los movimientos defensivos y de escape, pues este juego también es muy dado, por su facilidad de encadenar combos, a que nos veamos atrapados en una maraña de puñetazos y patadas y conviene conocerlos bien y poder escapar a tiempo.

Apartado técnico: Golpes que duelen

El estudio ha invertido tiempo en mejorar el apartado gráfico de la saga y sin duda este Dead or Alive 6 es el juego que mejor luce de todos, aunque era de esperar. A pesar de no hacer uso del Unreal Engine 4, su motor propio le permite presentar unos modelos de personajes muy detallados – aunque por alguna razón la calidad de representación de las luchadoras está muy por encima de los varones – y dotarlos además de un buen sistema de animaciones.

El juego luce totalmente fluido en los combates, y visualmente llama la atención que determinados golpes arrojan algo de sangre a la pantalla y los especiales nos muestran una cámara cinemática en el que podemos ver golpes contundentes que hacen mella en el aspecto físico del que los recibe, que puede acabar con una mejilla ensangrentada o un pantalón roto.

También destacar el sudor, que va apareciendo durante el combate de forma realista y me ha gustado ver cómo al final de una pelea las gotas de sudor resbalan por la cara y el cuerpo del personaje.

El contrapunto, eso sí, está en lo irregular de los escenarios. Algunos elementos están bien representados y otros presentan texturas que no quedarían bien ni en una PS3.

Respecto al sonido lo habitual, temas cañeros muy en la línea con lo que nos tiene acostumbrada la saga, nada memorable pero tampoco nada que desentone, y los efectos de sonido en la misma línea, con una representación contundente de los golpes, la destrucción del escenario y las voces de los personajes en su idioma correspondiente.

Conclusiones

Después de un DOA 5 algo polémico y con cambios que no terminaron de funcionar, Dead or Alive 6 apuesta por la fórmula clásica y presenta un juego de lucha sencillo, accesible y muy completo.

Resulta ideal para jugadores novatos pero también tiene suficiente técnica y variedad como para que los expertos disfruten de él. Además posee un nutrido número de modos de juego offline, aunque también es cierto que su online está bastante limitado.

Gráficamente hay juegos mejores, pero en el conjunto me parece un juego muy a tener en cuenta si eres fan de la lucha, y si además eres seguidor de la saga de Team Ninja sin duda dale una oportunidad porque no te arrepentirás.

Dónde comprarlo

Oferta
¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD