Los secretos que podemos encontrar dentro de un juego de Miyazaki son incontables, y algunos pueden tardar años en ser descubiertos. Este es el caso de Bloodborne, que años más tarde sigue siendo explotado por sus seguidores desvelando nuevas incógnitas.

Y es gracias a los archivos del juego que hemos podido saber que el Clérigo de Loran, un enemigo habitual de las mazmorras cálices, iba a tener realmente mucha más importancia que la de ser un simple enemigo. Muy poderoso, eso sí.

De jefe a enemigo de mazmorra opcional

Los Clérigos de Loran son un enemigo que aparece en las mazmorras a las que se accede desde los cálices, pero los dataminers han descubierto que iban a aparecer en distintos escenarios de la aventura principal: Bosque Prohibido, Vieja Yharnam, Distrito de la Catedral Superior y otros lugares.

Pero estos enemigos iban a ser Clérigos de Loran aún más poderosos; de hecho, se trata de un enemigo temible y duro. Como podéis ver en el vídeo a continuación, lanzan bolas de fuego, son muy resistentes, y lo más importante, invocan un área incendiaria que hace daño a todos los enemigos alrededor, y por supuesto, también al jugador.

Pero la historia no acaba aquí, pues también se describe una variante aún más poderosa del mismo enemigo que haría de jefe de una zona. Por lo que parece ser, su finalidad fue todo un misterio hasta el último momento.

Esta no es la primera vez que gracias a la explotación de archivos conseguimos desvelar nueva información sobre este aclamado título, que pese a llevar en el mercado varios años, aun sigue sorprendiendo a la comunidad, y cuya segunda parte ha sido rumoreada en más de una ocasión.

Bloodborne se encuentra a la venta en exclusiva para PlayStation 4 y fue desarrollado entre Japan Studio y FromSoftware.

Oferta