Han pasado un poco más de 18 años desde la última entrega de la saga creada por Yu Suzuki, y desde hace pocos días ya tenemos a la venta Shenmue III, un momento tan esperado que muchos fans ni se lo creían.

La cuestión es descubrir si Shenmue puede pasar la prueba del tiempo y si sus mecánicas se ajustan a las exigencias actuales, así como convencer a los fieles seguidores del título, tan deseosos para su llegada como exigentes por que esté a la altura.

Shenmue III parecía ser un sueño imposible de lograr que finalmente llegó, si eres un nostálgico y acérrimo fanático entonces este juego tiene todo lo que buscas y que tanto esperaste.

Shenmue III una secuela digna de sus antecesoras entregas

Yu Suzuki continua la aventura de Ryo Hazuki en este tercer capítulo, que debo decir es necesario haber jugado los anteriores dos Shenmue, al ser esta una historia hilada es importante sumergirse en los eventos vividos por Ryo.

Dicho lo anterior, acertadamente desde el menú principal se puede acceder a un resumen video gráfico con la compañía de un narrador que va dando contexto a los sucesos que se van mostrando. Por desgracia, este recuento es demasiado corto y se pierden muchos detalles narrativos.

Ya enterados en la historia, Shenmue III inicia con Ryo Hazuki decidido en resolver el misterio que hay detrás del espejo Fenix, un singular artefacto que busca el Lan Di, asesino del padre de Ryo.

Ryo es llevado por Shenhua a villa Bailu, que es una fiel representación de la China Rural, con mucha vida y rodeada de paisajes muy molones. Ambos tienen por delante la empresa de encontrar el padre de Shenhua, que se encuentra extraviado.

Así empieza la aventura de investigación, donde cada miga de pan te llevará a distintos lugares en los que Ryo podrá mejorar sus habilidades de artes marciales, así como la obligación de realizar labores mundanas para conseguir dinero.

Gráficas: el cariño se nota en cada detalle

Shenmue III ha sido desarrollado con Unreal Engine 4, se nota en el detalle de cada personaje, los reflejos en el agua en verdad muestran el reflejo de cualquier cosa 3D que esté cercana.

Todo lo que ves en pantalla está a la altura de esta generación de consola, sin pantallas de carga salvo la de inicio. En momentos tiene ciertos hipos, pero no arruinan la aventura incluso hasta se perdona.

Hay que tener en cuenta que el juego no se puede considerar Triple A y está muy lejos de otros “regresos” como Final Fantasy VII, palabras mayores, y lógicamente hay elementos irregulares, pero la versión final ha mejorado sobremanera respecto a los primeros vídeos que tantas críticas habían levantado entre la base de fans.

A nivel técnico Shenmue III logra hasta impresionar a pesar de no contar con los estándares más altos de producción, se sigue sintiendo esa vibra de Dreamcast.

Mecánicas: un viaje al pasado con los Quick Time Event

Desde el punto de vista de diseño, Shenmue III se siente un poco desfasado a su tiempo, este juego fue pionero en implementar acciones en los Eventos Rápidos, algo ya muy superado en la pasada década.

El control del personaje en ocasiones se siente tosco y pesado de manejar, cosa que no sucede en los momentos de pelea, donde los comandos son más ágiles.

Afortunadamente en este título Yu Suzuki no abusa de los Quick Time Event y se sienten anecdóticos. Aunque habrá momentos de rabia en los que no tendrás suficiente tiempo de reacción y lo sentirás injusto.

Aun con lo anterior, puedes repetir la secuencia y memorizar el orden en los que debes presionar los botones. Este es el único momento en el que el juego se siente deshecho.

La mayor parte de las actividades de juego son demasiado cotidianas, tu día comienza dando los buenos días a Shenhua, la chica que te acompaña en esta aventura, luego te introduces a un mundo que fácilmente podría no importarte.

Puedes pescar, recolectar juguetes encapsulados, jugar arcades (por desgracia no hay clásicos de Sega en esta ocasión) y participar en juegos de apuesta en varios mini juegos sencillos.

Tal vez, pareciera que todas estas actividades son un sinsentido, pero afortunadamente todo está conectado y tiene una razón de ser. Los juguetes encapsulados son parte de una colección que al reunirla puedes venderlas en las casas de empeño o intercambiar por libros de habilidades.

Lo mencionados libros de habilidades te darán movimientos de artes marciales que debes practicar y dominar en un dojo. Y no hay que olvidar que subir el nivel de tu Kung Fu consume energía, así que deberás comprar comida para recuperar la vitalidad. Y esto se logra haciendo los trabajitos mundanos que te otorga el preciado dinero.

Una Banda Sonora a la altura de la nostalgia.

Desde su menú principal puedes elegir el doblaje de voz que más se ajuste a tu gusto, pudiendo elegir entre el japonés y el ingles. Así como una gran libertad en la elección del subtitulaje que incluye español.

Las voces en japonés son muy buenas y son las recomendadas, pero las voces en ingles no están mal del todo y son bastante competentes.

La música es un deleite acompaña muy bien cada situación y hace que te sientas inmerso en la China antigua con cada melodía que surge.

Los controles de pelea están simplificados y es fácil de dominar, aunque deja de tener el nivel de detalle que otros juegos del género han adoptado en la evolución actual de consolas.

Duración: 35 horas si vas a tope por la historia.

Hoy en día hablar de la duración de un juego es importante, Shenmue III avanza muy lento en su narrativa que fácilmente te puedes desviar por otras actividades secundarias en las que 35 horas es decir nada en su potencial duración.

Si ya te has decidido por jugar Shenmue III, mi consejo es toma el juego con calma, disfruta esta aventura de Ryo Hazuki y déjate llevar por las experiencias que te brinda.

Después de todo es bien sabido que Yu Suzuki concibió esta historia como una pentalogía y la posibilidad de un cuarto juego en este momento aún es incierto.

Conclusión.

Shenmue III es tan modesto en sus pretensiones que no busca el hilo negro en el género ni innovar, es una experiencia que ofrece lo que buscan sus fieles seguidores, pero es nada recomendable para aquellos ajenos a la saga.

Este análisis ha sido realizado con un código de PS4 facilitado por Koch Media, y realizado con una PlayStation 4 Slim.

Dónde comprarlo.