Que los americanos son un país para darles de comer aparte es algo que ya se sabe desde hace mucho tiempo, pero la última es posible que te sorprenda y llega de manos de Walmart.

Una de las cadenas de comercios más importantes del país ha decidido retirar los videojuegos violentos de todas sus tiendas. En una circular emitida por la dirección se ordena a todos sus comercios retirar inmediatamente cualquier producto de videojuegos que contenga imágenes violentas o comportamiento agresivo.

Lo gracioso del asunto es que la cadena ha seguido vendiendo armas sin problema, una práctica muy habitual por estar legalizadas en Norteamérica, lo cual como es lógico ha causado un gran revuelo en la comunidad.

Guerra abierta de Walmart contra los videojuegos violentos… por cierto, tenemos la Magnum a buen precio

La dirección, como podéis ver en el tweet adjunto a esta noticia, insta a sus trabajadores a eliminar de las estanterías todo tipo de videojuegos que muestren imágenes violentas y que apaguen cualquier televisor que nos esté mostrando.

Lo curioso es que se especifica que sean videojuegos de PlayStation y Xbox, así que suponemos que una Switch con Wolfenstein IIpasará el corte.

Y eso no es todo, se pide que se cancele cualquier evento promocional de videojuegos de combate o shooters en tercera persona y se elimine cualquier referencia a ellos de las tiendas, además de verificar que tampoco haya películas violentas mostrándose en los televisores.

La dirección de Walmart debe creer que haciendo eso la gente dejará de disparar sus armas y cometer actos violentos. ¿Habrá más tiendas que se sumen a esta iniciativa? ¿Vendrá impuesta por el gobierno de Donald Trump, muy propenso a culpar al videojuego de cualquier asesinato con menores tan tristemente habituales? Preguntas sin respuesta, medidas sin sentido… This is America.