Pese a que la escases de semiconductores cada vez está más menguante, los problemas de stock de las consolas de de nueva generación, siguen produciendo altercados en todo el mundo.

Es por esta situación, que una de las compañías que más dependen de su producción, Sony y la marca PlayStation, podrían estar en negociaciones para abrir una fábrica de este material en la mismísima Japón.

Una nueva fábrica en Kumamoto ayudaría con los problemas de semiconductores

Según la agencia de noticias Reuters, a través de una publicación del periódico japonés Nikkei, quien ha hecho públicos los planes de la compañía. Todo parece indicar que Sony estaría colaborando con TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, la empresa de producción de semiconductores más grande del mundo) para establecer una nueva fábrica en Japón.

Y es que todo pasaría a ser un gran plan del estado japonés, pues el gobierno del país asiático también participaría en este acuerdo con una subvención de 800 billones de yenes, lo que al cambio serían unos 6100 millones de euros. La planta se construiría en Kumamoto, una prefectura al sur del país.

Eso sí, como comprenderéis esta colaboración con el gobierno deja claro que no se trataría únicamente de fabricación de chips para consolas. Pues al ser un proyecto de Sony, también podría dedicarse a componentes para vehículos, televisores, cámaras… 

Por desgracia, según la información, la fábrica no estaría lista hasta 2024, por lo que no serviría como solución a los problemas actuales de PS5, pero si que ayudaría a prevenir crisis más grandes en un futuro.

Ni Sony ni TSMC han querido declarar nada al respecto de la publicación de estas informaciones, pero es un movimiento que encajaría dentro la solución de problemas a los que el mundo tecnológico se enfrenta hoy en día, pues según varios analistas, hasta mediados de 2022 no estará paliado el problema con los semiconductores y las criptomonedas.