¿Es el juego en streaming el Apocalipsis del mundo gamer tradicional? Esta es una pregunta que muchos jugadores nos hacemos y que otros muchos temerán. ¿Se acabará  con la costumbre de coleccionar videojuegos?

Sin duda este es el camino por el que parece que apuestan las grandes compañías. Para ellas todo ventajas, pues se reduce la inversión en el formato físico, se elimina la piratería y se acaba de un plumazo con el mercado de segunda mano.

En este artículo vamos a hablar sobre ello, sobre cómo vemos el futuro a corto, medio y largo plazo, y si creemos que el formato físico sobrevivirá y por cuánto tiempo.

El juego en streaming… el juego intangible

Para nosotros un montón de incógnitas, puesto que se pasará de un disco tangible a un sistema de pago mensual anual que una vez finalizado, no podremos disfrutar del catálogo descargado. A todo esto hay que unir la incógnita de la latencia que hará la experiencia de juego positiva o algo exasperante.

Todos tenemos grabado en la mente esas imágenes de grandes estanterías repletas de juegos… cajas y más cajas apiladas, a las que a menudo tienes que pasarle el polvo, pero lo haces con gusto, porque sabes que van a seguir ahí, van a acompañarte con las mudanzas, o tal vez terminen en una caja arrinconadas en el trastero, pero son tuyas, las puedes coger, abrir, golpearte en la cabeza con ellas si quieres.

Antaño las ediciones físicas eran una maravilla. Esas cajas de cartón, que abrías y encontrabas un manual de instrucciones, que te contaba la historia del juego, de los personajes, consejos de juego, los controles… a menudo nos pasábamos una hora entera repasándolas antes siquiera de introducir el cartucho en la consola, saboreando el momento previo, empapándonos bien de él.

Ese acompañamiento se ha ido reduciendo, en la actualidad lo más que nos podemos esperar (salvo honrosas excepciones, como CD Projekt RED) es un único papel con publicidad… si quieres saber del juego vete a internet, aquí no hay nada que ver.

El futuro huele a streaming

Ya prácticamente tenemos aquí uno de los primeros grandes proyectos de juego por streaming, y el desembarco de una compañía gigante en el mundo del videojuego. Hablamos, claro está, de Google y su Google Stadia, que parte de cero pero con una inversión millonaria en servidores.

Tampoco podemos olvidarnos del Proyect xCloud de Microsoft, que estuvo muy presente en el Inside Xbox anunciando que llegará a muchos más países a principios de 2020 incluyendo Europa… vamos, que ya mismo la tenemos con nosotros, y que parece que parte con ventaja no solo por la potencia de los servidores sino por un catálogo mastodóntico, en el que podremos usar nuestra consola como un pequeño centro streaming con la que se podrá enviar señal a nuestros aparatos electrónicos.

Sony por su parte cuenta con PlayStation Now, toda una realidad que tuvo un empujón con la bajada del precio del servicio y la llegada de algunos juegos importantes como God of War o GTA V, pero que sinceramente le queda un amplio recorrido de mejora.

En este artículo ya repasamos los tres servicios de streaming principales, con sus ventajas e inconvenientes, además de un vídeo con nuestra opinión. Si no lo habéis visto os recomiendo que lo hagáis y compartáis la vuestra en el canal de Discord.

Dos mundos que pueden convivir

En mi modesta opinión, y evitando caer en el típico desvarío emocional o sentimental, creo que una cosa no quita a la otra y que pueden convivir los dos sistemas perfectamente y, aunque lo digital está en alza, el placer de coger de tu estantería un juego, ponerlo y oír el sonido del mismo mientras se ejecuta, no tiene precio.

Parece que lo digital y lo físico van a convivir juntos mucho tiempo, ya sabemos que las ventas digitales siguen su crecimiento imparable, que muchos jugadores se han acostumbrados a contratar servicios de streaming y cada vez habrá menos que vayan a la tienda a por su caja física.

También es posible que en la próxima generación se fomente el formato digital, y lo físico quede limitado a las ediciones coleccionistas que nos sacan más dinero con figuras, objetos, cajas metálicas y demás… y nosotros encantados de que lo hagan… con algo habrá que decorar esas estanterías cada vez más vacías, ¿no?

Es posible que en un futuro lejano el formato físico sea cosa del pasado, pero aún quedamos muchos jugadores que amamos lo físico, que aunque compremos digital hay ciertos juegos que queremos tocar. El que la edición física de Blasphemous se haya agotado en pocos minutos es una prueba más de ello.

Señoras compañías, todo lo que sea no involucionar siempre será positivo puesto que hay que renovarse o morir, pero no nos quieran imponer algo eliminando por el camino todo lo anterior sin la voluntad gamer, porque entonces y solo entonces si que asistiremos a un verdadero Apocalipsis Gamer.