Control, lo nuevo de Remedy se estrena este mes, y afortunadamente All Gamers In ha podido probar un poco más de este prometedor título.

En primer lugar, quiero aclarar que pese a haber accedido a unas 3 horas de juego, este código de prueba aún era una versión sin terminar, por tanto habrá elementos gráficos (y quizá hasta jugables) que cambien respecto a la versión final.

Toda la carne en el asador

Uno de los primeros detalle que saltan a la vista tras un tiempo jugando a Control, es el hecho de que Remedy ha conseguido corregir todo aquello que falló en Quantum Break a nivel narrativo y jugable.

El juego es un conjunto de piezas que, si bien en un principio resultan caóticas, poco a poco se van ordenando para dejarte teorizar sobre la verdad oculta. En varias ocasiones aquellas teorías que con tanto cariño serán tiradas a la basura debido a giros de guión. Un tira y afloja en el que todo apunta a que para comprender al 100% la historia tendrás que buscar en donde muchos no se atreverían.

Desde archivos de texto y de sonido, hasta bizarros vídeos que te mostrarán lo que alguna vez fue la agencia y sus experimentos, todo tiene un significado y poco o nada es producto de la casualidad. Personalmente, diría que Control tiene bastantes referencias a casos de The X-Files, The Twilight Zone, o Coast to Coast AM de Art Bell.

Entrando en temas de gameplay, lo primero que puedo destacar son las físicas. La forma en la que estas funcionan son fluidas y naturales, resultan sorprendentes, especialmente teniendo en cuenta que he probado una versión sin terminar del juego.

La gran mayoría de objetos pueden ser manipulados y lanzados, y en aquellas ocasiones en las que nos quedemos sin nada a mano, podemos optar por lanzar trozos del propio escenario. Pero la destrucción también está al orden del día, y gran parte del mobiliario puede ser destruida con los ataques de Jesse (la protagonista) o los del enemigo.

Hablando de enemigos, la IA del juego ha mejorado respecto a lo que fue la primera prueba del mismo. Ahora estos crean estrategias a fin de complicarte la vida, y son capaces de forzarte a salir de un escondite rodeándote o lanzando granadas u otros ataques especiales. Es cierto que aún tienen algunas carencias, pero han conseguido volverme loco y complicarme la vida en más de una ocasión.

Si eras de aquellos que tenían dudas respecto a la variedad he de informarte que no todos los enemigos son de apariencia humana. También existen extrañas “mutaciones” sobrenaturales y entes que parecen sacados de otro plano dimensional (esto son teorías mías).

Mejoras y añadidos

En esta ocasión no he contado con las habilidades y armas súper poderosas de la primera prueba, pero el sistema de habilidades y mejoras continuaba siendo sencillo, bastante personalizable y realmente adictivo. Todo apunta a que es posible avanzar en grandes tramos de la historia sin necesidad de desbloquearlas todas o hacerte con las mejoras para el arma o que no tendrás que limitarte a un estilo, sino que podrás cambiar y crear uno propio.

También existen desafíos completamente opcionales, y completarlos supone algunas recompensas interesantes, mientras que fracasar en ellos no tienen penalidad alguna (que sepamos). El único problema que tengo con estos es que quizá lleguen a pasar un poco desapercibidos por la gran mayoría.

Otras sorpresas a destacar son la implementación de NPCs, puntos de viaje rápido y la posibilidad de cambiar el traje de Jesse. Eso sí, como punto negativo he de decir que el mapa no siempre es una gran ayuda, y en muchas ocasiones resulta confuso y te hace dar más vueltas de las que deberías.

Piezas que encajan

Si bien antes he mencionado que los gráficos podrían sufrir cambios de cara al lanzamiento, merece la pena dedicar algo de tiempo al uso del color y escenarios del juego.

Ambos elementos son usados perfectamente para generar la sensación de estar dentro de una historia paranormal con ciertos tintes de serie B en la que cualquier cosa puede suceder. Eso sí, esto sin dejar de sentirse como un videojuego ni cortar el ritmo de la experiencia jugable, sino todo lo contrario. Poco a poco te ves más y más inmerso en los secretos de La Agencia y sientes más interés por el pasado de Jesse.

También es importante el sonido, y he de decir que los efectos complementan muy bien con la estética de esta aventura. Los sonidos de los enemigos o ambientales saben como hacerte sentir incómodo, y aunque no estamos ante un juego de survival horror o de terror al 100%, sí que existen muchos momentos de tensión y la sensación de “algo malo sucedía aquí” es constante.

Destaca el hecho de que el juego se encuentre traducido a nuestro idioma tanto en voz como en texto. Poco puedo decir sobre el doblaje en nuestro idioma, pues no contaba con la seguridad de que fuesen las voces finales y el resultado era bastante olvidable, pero la versión original se lleva bastantes palmas.

Como curiosidad final, destaco el hecho de que Control cuente con la opción de silenciar cualquier canción con copyright. Una opción que no sé si estará disponible en la versión final, pero me parece ideal para ahorrar problemas a la comunidad dedicada al streaming.

Nos vemos pronto, Jesse

A primera vista, Control parece acertar en todo lo que Alan Wake y Quantum Break (pese a ser grandes juegos) no pudieron hacer bien o dejaron a medias.

Su narrativa es fluida y te anima a buscar más y más información sobre lo que está sucediendo o lo que sucedió años atrás, esto sin necesidad de renunciar a una buena jugabilidad o (salvo por una ocasión) cortar el ritmo y la inmersión del jugador.

Las mecánicas shooter están bien implementadas y no se sienten toscas o frustrantes, pero no son sólo estas, pues también las habilidades especiales que no requieran de disparar se notan bastante trabajadas y combinan perfectamente. A esto hay que sumarle el buen uso del color, referencias y el sonido. Juntos, todos estos elementos crean una gran atmósfera.

¿Donde comprarlo?

Podrás disfrutar de Control tanto en formato físico como digital en PlayStation 4 y Xbox One a partir del próximo 28 de agosto. Contará con doblaje y traducción a nuestro idioma.