Star Wars Jedi: Fallen Order está muy, muy cerca, pero antes de ponerle las manos encima nos toca hacer un pequeño repaso a la saga, en un artículo dividido en dos partes.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el paso de República a Imperio, y cómo es que el mundo de los videojuegos ha dado su particular visión a la trágica historia que rodea las precuelas de Star Wars mediante títulos memorables.

Antes de comenzar, me gustaría dejar en claro que no haré mención a títulos que no se ubiquen en la época de las precuelas o como mínimo antes del Episodio IV, tampoco lo haré a los juegos que vieron la luz en consolas portátiles.

Un mundo nuevo, el del 3D

Con el 2000 a puertas y George Lucas retomando su exitosa saga de western espacial, los primeros videojuegos para promocionar Star Wars: La amenaza fantasma comenzaban a aparecer. Algunos como Star Wars: Jar Jar’s Journey aspiraban a ser poco más que una forma de sacar dinero a los padres de niños pequeños, pero otros como Star Wars: Episodio I. Racer o Star Wars: Episodio I. La Amenaza Fantasma El Videojuego se preocupaban por crear una atmósfera que recrease de forma fiel el universo de Star Wars o sus costumbres.

De entre estos dos últimos, es el segundo el que nos ponía en la piel de un joven Obi Wan Kenobi (y en ocasiones en las de otros protagonistas) para repasar todos los sucesos de la película. Durante nuestra aventura encontraríamos puzles, combates con sables láser y algunos detalles que se quedaron fuera de la película por temas de tiempo.

No era un mal juego, y de hecho cumplía con creces su cometido, pero es de justicia decir que sus controles eran demasiado toscos incluso para la época, y que a día de hoy podría resultar bastante injugable por como ha envejecido.

Un final de generación ambicioso

Un año había pasado, y llegaba a PlayStation y Sega Dreamcast el mejor título de Star Wars de dicha generación de consolas, Star Wars: Jedi Power Battles. Un título mucho más ambicioso que nuevamente se encontraba inspirado en la primera de las precuelas, pero que en esta ocasión ampliaba la experiencia, dando mayor importancia a los combates con sables láser y contando con controles mucho más refinados.

El juego además nos presentaba un casting de personajes más que abundante, contando con Obi Wan, Qui-Gon Jinn, Mace Windu, Plo Koon y Adi Gallia, todos ellos con diferentes estilos de pelea y habilidades en la fuerza únicas. Sin duda un gran juego que captaba muy bien lo que era el universo de Star Wars y entre otras cosas, se quedará en nuestras memorias gracias a su épica cinemática de presentación.

En este punto todos los y las fans de Star Wars alrededor del mundo aún podían sonreír al ver a los míticos Caballeros Jedi y la República Galáctica en todo su esplendor y jugar con ellos a salvar el día en la galaxia. Muy pronto esto cambiaría en muchos sentidos.

Comandante y estratega

Star Wars: Galactic Battlegrounds llegó al mercado en 2001 como un título de estrategia exclusivo para PC. Pese a que muchos fans quedamos maravillados con la idea de manejar a nuestros propios ejércitos en la trilogía clásica y el Episodio 1, el juego no dejaba de ser un copia y pega del mítico Age of Empires. Pero es uno de los mejores juegos de Star Wars que han existido, especialmente tras el lanzamiento de su expansión “La campaña de los clones”.

La segunda película ya se había estrenado, así que tras esa secuencia final en la que veíamos cientos de soldados clon embarcar en naves para partir a la guerra en otros planetas, todos queríamos sentirnos parte de ella. Atrás quedaba esa vieja República en la que los buenos siempre ganaban y en la que los caballeros de brillante armadura salvaban el día. Con “La campaña de los clones” tomábamos el control de “los malos” de esta nueva trilogía de películas y podíamos moldear la historia de Star Wars a nuestro gusto.

17 años después el juego aún cuenta con una fiel base de fans que aportan contenido propio, crean guías de estrategia y aún luchan en aquellos frentes. Como dato, el juego cuenta con voces y textos en español.

Star Wars

Me gustaría hacer un pequeño paréntesis para hablar de uno de los juegos que supuso un paso atrás en muchos aspectos. Star Wars: Obi Wan contaba con una jugabilidad bastante plana y nuevamente nos llevaba a recorrer la historia de la primera película. No destacaba en casi nada e incluso sus gráficos eran pobres para lo que la Xbox original podía ofrecer. Fue exclusivo de la consola de Microsoft, y aunque la idea de crear una aventura en solitario para el ya Maestro Jedi no era mala, la ejecución fue un desastre.

Eso sí, con el paso del tiempo el juego se ha revalorizado y convertido en una preciada joya para todos los coleccionistas.

Bajos fondos y Trincheras

Uno de los personajes más misteriosos pero relevantes del Episodio 2 no podía quedarse de lado, así que en 2002 Jango Fett protagonizó el oscuro Star Wars: Bounty Hunter (PlayStation 2 y GameCube). Su historia se desarrollaba entre La Amenaza Fantasma y El Ataque de los Clones, pero al no poder mostrarnos grandes batallas (SPOILER), pues Jango Fett muere al final de la segunda película, se optaba por los bajos fondos, el mundo del hampa y algunos sucesos que desencadenarían las Guerras Clon.

¿Nuestro objetivo principal? nada más y nada menos que capturar a una Jedi Oscura y llevarla ante el mismísimo Conde Dooku. En el camino nos valdríamos de diversas artimañas y un curioso arsenal para sacarnos un extra capturando escoria galáctica.

Este juego nos mostraba que no es que La República Galáctica se hubiese deteriorado por culpa de las Guerras Clon, sino que siempre fue así. Una entidad llena de corrupción y mucha escoria que no podíamos ver por culpa de lo pomposo de la política y las tradiciones. Pero ahí estaba Jango Fett, para mostrarnos que no todo lo que reluce es oro.

Si deseas probarlo y no puedes permitirte perder un riñón para pagar por una de las copias físicas de este juego, debes saber que lo tienes disponible en la PlayStation Store para PlayStation 4. Eso sí, completamente en inglés.

 

Seguíamos en 2002 y la franquicia aún tenía mucho para dar en los tres años que aún quedaban para el estreno de La Venganza de los Sith. Con Star Wars: The Clone Wars, los Jedi pasaban a segundo plano y los soldados clon se convertían en los auténticos protagonistas. Eso sí, protagonistas invisibles, pues durante gran parte del juego nos dedicábamos a controlar vehículos de artillería pesada en tierra o aire.

A nivel de narrativa e historia Star Wars: The Clone Wars (Xbox, PS2 y GameCube) intentaba crear una historia cruda en la que hacernos vivir en primera persona la crueldad de Las Guerras Clon. Desgraciadamente fracasaba en esto, aunque no por ello era un mal juego ya que si bien no cumplía sus objetivos a nivel narrativo, su jugabilidad era bastante inmersiva y enganchaba rápidamente.

Pero, lo más importante de Star Wars: The Clone Wars es que supuso unas sólidas bases para uno de los mejores juegos de toda la franquicia y que a su vez se considera de los mejores shooters de su generación, Star Wars Battlefront.

Un futuro lleno de promesas

Hasta aquí ha llegado esta primera parte en la que hemos repasado la transición de la pacífica República Galáctica a las caóticas Guerras Clon. En la próxima parte recordaremos auténticas joyas que nos llevarían a vivir este conflicto de formas nunca antes vistas y seremos testigos de La caída de los Jedi y el posterior alzamiento del Imperio Galáctico.

Pero antes de despedirme me gustaría hacer mención a algunos juegos que si bien no han entrado en nuestro repaso, se merecen ser recordados por toda la diversión que aportaron: Star Wars: Episodio I. Racer, Star Wars: Episodio I. Battle for Naboo (Exclusivo de N64 en consolas), Star Wars: Starfighter y finalmente Star Wars Jedi Starfighter. Todos ellos enfocados en los vehículos y exceptuando uno, los combates espaciales.

Espero que os haya gustado este repaso. Feliz semana y… que la fuerza os acompañe.