Este análisis ha sido realizado gracias a una copia versión 1.01 facilitada por Decibel, título ya disponible en PlayStation 4 (versión analizada) y PC.

El pasado 2004, la editora D3 Publisher presentó el primer juego de Onee Chanbara para la PlayStation 2 en Japón, empezando una larga serie de juegos que jamás se había lanzado ni gozado de representación en occidente. Incluso, cuando solamente 3 de los 12 juegos lograron llegar a Norteamérica y Europa, los cuales rápidamente se ganaron la popularidad como juego de culto hasta este día.

La serie generó dos películas, las cuales destacan a las hermanas medio vampiro, tetonas, escasamente vestidas y armadas que luchan contra legiones de monstruos y zombis. Esta mítica saga es bien conocida por su loca acción desenfrenada y su violencia extrema. Así como sus samuráis ‘chanbara’ y los toques de terror, todo esto un uno.

El juego original de 2004 y la secuela de 2005 se volvieron clásicos legendarios de bajo presupuesto en Japón, y la nueva entrega que recibimos este 2020, Onee Chanbara Origin, es un reimaginado/re-cuento de los dos juegos originales de PlayStation 2, que fue completamente renovado para las plataformas actuales.

Esta nueva versión nos ofrece mejores imágenes, sonido, controles, historia, entre otras novedades.

La historia – encantadoramente llena de waifus y matanza de zombis

Onee Chanbara Origin inicia con una explosión en la puerta, empujándonos de regreso a la escena inicial del juego original de 2004 y mostrando nuevas imágenes y sistemas de combate en el proceso.

Comenzando en un cementerio donde Aya está de visita en la tumba de su madre, cuando súbitamente los zombis comienzan a emerger del suelo, forzándola a pelear para poder escapar. La diferencia en lo bien que el juego corre y se juega es inmediatamente evidente. Han quedado en el olvido los controles torpes, la cámara rota y la falta de fluidez en el combate.

El mando del personaje ha sido reemplazado con un sistema nuevo y refinado que nos facilita la mar de acción, lográndonos hacer sentir que todo el tiempo tenemos el control de toda situación. Muchos de los elementos de los sistemas de combate en los juegos pasados de la serie aquí siguen presentes. Esto incluye el sistema de esquivo, un nuevo sistema de bloqueo/contraataque, una cámara totalmente controlable, un sistema de navegación/mapa más correcto, el sistema de ataque llamado ‘ecstasy gauge’ y el modo super-berserk que conocimos en Onee Chanbara Z2.

Los juegos anteriores previo a Origin (en específico Z2) mejoraron enormemente el sistema de combate que fácilmente puedo decir que se encuentran en mi top de juegos favoritos Hack’n’Slash de toda la vida. Con Origin se optó por mantener un tono más relajado y cercano al sistema de combate original de los juegos de PS2.

Gráficamente es satisfactorio y la banda sonora digna de los clásicos

En el departamento gráfico, las cosas han sido re-imaginadas con un fuerte estilo de arte anime de sombreado plano (Cel-shaded), que en mi opinión le va de maravilla. El estilo abandona algunas de las texturas y modelos extrañamente realistas de los juegos anteriores, el cambio ayuda a que el juego destaque del resto de la franquicia. Los personajes y escenarios lucen preciosos, y el juego en general luce mucho más colorido en comparación a la atmósfera monótona y oscura que tenía en los originales.

El combate y la violencia excesiva es la mar de satisfactorio en todo aspecto, con la sangre y las vísceras inundando la pantalla y a los en tiempo real. Es uno de los mejores efectos que he podido ver en toda la franquicia.

Onee Chanbara Origin nos recuenta la historia de los dos primeros juegos en algo bastante diferente, en su mayoría es mejor. También nos ofrece apropiadas actuaciones de voz para todos los personajes, situación que era notablemente ausente en los juegos iniciales de Onechanbara. Sin embargo, lamentablemente no cuenta con textos en español. Situación que a muchos podría alejarlos de probar esta reimaginada y suculenta aventura de zombis y bikinis. Los textos en general son extremadamente pequeños, de difícil lectura para personas con buena vista  y peor para aquellos con problemas visuales.

La duración es corta y nos invita a rejugar la campaña

No solamente se ha modificado la historia, ha sido condensada con pocos personajes principales y algunos puntos de trama han sido cambiados completamente. Los dos juegos originales de PS2 son presentados como una experiencia continua, en lugar de poder elegir por separado entre jugar el primer o el segundo juego.

El antemencionado cambio en la estructura del juego ayuda a mantener un ritmo mucho más rápido, lo cual ha sido una gran mejora por encima de los primeros títulos. Hay muy pocos segmentos en donde solamente correremos de aquí a allá sin hacer nada, en casi todas las áreas tendremos luchas, lo cual mantiene la acción en movimiento en todo momento.

Hay mucha más exposición argumental, esto incluye sub-tramas con clones y otras locuras, así como una narrativa mucho más desarrollada que incluye a los padres de Aya y Saki como historia principal. Si bien, debo mencionar que la mayor parte de la historia incluye estereotipos del anime bastante tontos, esto es en gran parte lo que se espera en la serie.

Onee Chanbara en ningún momento se toma muy en serio y se presenta con una sensación muy cursi e irónica. Algunas de las cinemáticas se sienten un poco alargadas, pero se pueden omitir si deseamos volver a la acción. Habiendo dicho esto, sugiero no omitir las escenas y darles un vistazo al menos una vez para comprobar lo bien que ha sido actualizado todo.

El combinar los dos juegos de origen en una campaña continua, termina haciendo que las cosas se sientan un poco cortas en general, algunos niveles o segmentos de los juegos originales han sido removidos o acortados. Muy a mi pesar, el desarrollador no incluyó el material adicional y los personajes extras que tuvimos en las versiones ‘expandidas’ de los juegos de PS2.

En un primer recorrido, Origin nos tomará alrededor de 5 a 7 horas para superar la campaña, esto si miramos toda la historia y superamos la curva de aprendizaje del combate. En los siguientes recorridos que hagamos para repetir la campaña podremos subir de nivel los personajes y saltar las cinemáticas, en este recorrido de repetición fácilmente podemos reducir a 3 horas la campaña con un poco de esfuerzo.

La narrativa está mejor estructurada para nuestras waifus

A pesar de echar en falta algunas de las cosas que estaban presentes en los juegos originales, Onee Chanbara Origin nos lo compensa agregando algunos nuevos enfrentamientos y jefes que no estuvieron en las entregas de origen, esto queda muy bien. Aunque me habría gustado que todo el contenido antiguo estuviera presente con el nuevo, mas, no fue así como eligieron desarrollar este proyecto.

Dejando por un lado la duración (en comparación de otros juegos del género), uno de los principales atractivos de Origin proviene de jugar la campaña nuevamente en dificultades más elevadas para desbloquear más funciones y ponernos a prueba. Como resultado a esto último, la duración del juego depende de la experiencia que buscas obtener.

Como ya lo mencioné en párrafos anteriores, las actuaciones de voz son mucho más completas en relación a los primeros títulos de la mítica serie de Onee Chanbara, esto ayuda a que los personajes se sientan menos uni-dimensionales y menos simples marionetas machaca zombis. Si bien las actuaciones y el guion no son dignos contendientes a una obra de Shakespeare, Origin encaja muy bien en el reino de los animes tontos pero agradables.

Los efectos de sonido están muy bien elaborados y logran hacer que cada golpe o movimiento se sienta satisfactorio. La desarrolladora ha optado por mantener algunos de los sonidos clásicos que los veteranos de One Chanbara rápidamente identificaremos. La música es uno de mis apartados favoritos en esta serie, Origin utiliza remezclas y actualizaciones con arreglos de las canciones ya conocidas de los juegos de PS2, adicionado con dos nuevas pistas vocales que nutren esta cojonuda banda sonora.

Fuera de la campaña principal, hay modos de supervivencia extra que nos lanzan en una serie de niveles donde la dificultan aumenta de acuerdo a nuestra resistencia hasta ver qué tanto podemos sobrevivir. Tras 50 niveles, el modo incrementa la dificultad y comienza a repetir los escenarios. Aun teniendo los personajes y habilidades al máximo, este modo se vuelve muy desafiante y nos permite utilizar a personajes que hayamos desbloqueado más allá de Aya y Saki.

Conclusión

Onee Chanbara Origin es una gran actualización a los juegos originales. En mi opinión, no reemplaza por completo lo experimentado en los originales, nos cuenta una historia más convincente y ofrece una enorme cantidad de actualizaciones que mejora la experiencia de juego para los estándares actuales del 2020. Ya sea que hayamos jugado los títulos originales o no, Origin es una gran entrega que expande la serie y fácilmente podría llevarnos a probar otros títulos de Onee Chanbara.

Si sois una persona que busca una campaña superior a las 20 horas con tintes RPG, este juego no creo que sea para ti. Sin embargo, aquellos que amamos los juegos de acción con estilo japonés que nos exigen varias pasadas para mejorar nuestras habilidades, como Devil May Cry o Bayonetta. Sin duda, os digo que este título satisfará vuestro buen gusto.

La ausencia de subtítulos en español y los textos en inglés que por desgracia son demasiado pequeños, empañan el título de mala manera aunque en general el tamaño de los textos es un problema común en la mayoría de los juegos de PlayStation 4.

Dónde comprarlo

Llega de lanzamiento en formato digital en la PlayStation Store al precio de 49,99 € dando clic aquí. Así también está disponible para ordenadores vía Steam dando clic aquí.