Muchos lo hemos estado diciendo durante unos años. Es enorme la calidad y cantidad de videojuegos españoles que hemos estado disfrutando estos años, y es que además hemos tenido para todos los gustos, con distintos estilos, en distintos géneros, con una maravillosa elaboración en casi todos ellos, incluso los más pequeños que conocemos como indies.

La década pasada hubo un BOOM de desarrolladores españoles que a muchos nos pilló por sorpresa. No sabemos qué juego empezó todo esto, pero sí sabemos que hubo un parón bastante importante después de los super éxitos Blade: Edge of Eternity (2001) o los dos primeros Commandos (2001) de Pyro Studios, hasta la llegada de Castlevania: Lords of Shadow en 2010 por parte de MercurySteam y siendo el videojuego español más caro de desarrollar en toda la historia, consiguiendo actores de gran renombre como Robert Carlyle a su cargo o una banda sonora orquestal grabada en los mismos estudios de Los Ángeles, Estados Unidos, donde se grabaron sagas como Star WarsEl Señor de los Anillos.

El resurgir del desarrollo de videojuegos en España

En 2010, Castlevania: Lords of Shadow fue uno de los mejores juegos en su género, recibiendo críticas excelentes, unas buenas ventas, muy buena valoración de los fans y rejuveneciendo una saga que estaba de capa caída. No fue de extrañar que la segunda parte iniciase su desarrollo casi inmediatamente después de su lanzamiento.

Su segunda parte, eso sí, habría que valorarla de otra forma, dado que Mercurysteam «cometió algunos errores importantes» en la realización de esta entrega, haciendo un juego que apuntaba alto, conseguia entrener, pero parece que la dirección general tuvo irregularidades. Su combinación de géneros no terminaba de cuajar a pesar de tener un mundo abierto intentando asemejarse al clásico Castlevania: Symphony of the Night.

Guacamelee! de Tequila Works en 2013 parece que dio el pistoletazo de salida en cuanto a éxitos de videojuegos realizados en España, más adelante empezarían a desarrollarse montones de videojuegos donde debemos destacar RiMe también de TequilaWorks, Blasphemous de The Game Kitchen, Maldita Castilla de Locomalito (quien además desarrolló él sólo el videojuego entero) entre otros muchos donde también hay que destacar el modelo de negocio de «platino fácil» que ha impulsado Ratalaika Games.

Polémico o no, de calidad alta o baja, el caso es que hay estudios españoles trabajando desde hace años para ofrecernos juegos constantes, diversos, de producción pequeña e independiente o de producción millonaria, y ya es normal que aparezcan desarrolladores españoles en eventos de videojuegos, cosa que hace 10 años era a cuenta gotas.

Mix_españoles

Casi todo éxitos y valoraciones positivas

Es cierto que nos gustaría que todos los videojuegos desarrollados en España tuviesen ventas millonarias, pero por desgracia no todos lo consiguen. Aún así, casos como el de Metroid Dread para Nintendo Switch, siendo el videojuego más vendido de toda la saga, nos alegra un montón a título personal. Pero quizás menos importante, y que también nos encanta, es el hecho de lo bien valorados que están todos estos juegos. Es para sentirnos orgullosos de los profesionales que tenemos en España.

En España no es que seamos mucha población en comparación al resto de Europa, y se venden videojuegos relativamente bien para los que somos -aunque podría ser mejor- pero sí que hay que decir que la cultura del frikismo en general, gracias a aportes como la Sitcom más lóngeva de la historia, The Big Bang Theory entre otras cosas, han contribuido a un creciente interés en todo lo que se relaciona con lo que nos gusta. Videojuegos, cine, superhéroes, cómics, etcétera.

Creo que todos estamos de acuerdo en que hoy en día tenemos una gran comunidad de videojuegos en España e Hispanoamérica. Es una maravilla conectarse en las redes sociales y encontrar miles de fotografías de videojuegos, o relacionadas con los videojuegos. Nuevas adquisiciones que nos hacen felices, ediciones coleccionistas difíciles de conseguir y que por fin nos han llegado a casa. Nuevas figuras, una nueva sesión de fotografías con nuestro cosplay o el maravilloso día que hemos pasado en un evento al que hemos asistido en nuestra ciudad. Cosas que hace 20 años eran impensables pero que ahora forman parte de la normalidad. Somos millones, toca aceptarlo y disfrutarlo.

Unos pocos ejemplos

Podríamos hacer un enorme artículo hablando de las virtudes de todos los videojuegos españoles recientes, pero sería demasiado largo. Aunque sí que podemos mencionar unos pocos más, como por ejemplo Rise & Shine de Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team (@SuperMegaTeam) , quienes no sólo tienen un nombre molón sino que además han metido decenas de referencias muy claras en este shooter/plataformas de scroll lateral del 2016 que acabó saliendo para todas las plataformas, tan claras, como que nos extraña que ninguna de las grandes les haya denunciado por incluír a Mario, Link, armas de Darksiders (como puede verse), Contra, Duck Hunt y muchos más. Aunque en honor a la verdad, está todo (casi) cambiado de nombre por obvias razones.

RiseandShine_dest

Un juego artísticamente precioso, de acción frenética, pero medida con algo de inteligencia y sin lugar a dudas un desafío importante para los cazadores de logros/trofeos dado que el juego exige pasarse toda la historia en máxima dificultad y sin ser golpeado ni una sola vez por la muerte permanente, obligándonos a empezar de nuevo desde el inicio.

También hemos recomendado en el pasado Crossing Souls de Fourattic (@Fourattic). Una aventura de una pandilla de compañeros que parece sacada del cine de la década de los 80s y 90s, con un sin fin de referencias a aquella época, incluso en menciones de videojuegos, cine, música y cultura pop no sólo norteamericana sino también española, con la aparición de Naranjito, por ejemplo, y más cosas que no queremos comentar. En cuanto al estudio, sabemos que se dedicaron unos tres años a hacer este juego (juegazo, más bien, como hemos dicho en nuestro análisis) y por ahora no sabemos cuales serán el resto de sus planes. Lo que sí sabemos es que podéis conseguir aún copias físicas para Nintendo Switch, y aunque los jugadores de Xbox nos hemos quedado sin la posibilidad de disfrutarlo en esta plataforma, en PC sí que podemos pillarlo. También hay que decir que en cuanto Fourattic vuelva a la carga, muchos, incluyendo servidor, compraremos ese juego día uno.

No muchos estudios pueden decir que su ópera prima, (en referencia a «primera obra») tiene tanta calidad que incluso hay quienes la catalogan de obra maestra. Aunque estén tomándose un descanso, o se les haya juntado su descanso con la pandemia y el futuro incierto que hemos sufrido desde el 2020, queremos ser positivos y creer que sorprenderán con algún juego en el futuro.

¿Y qué ha pasado con los estudios veteranos?

Al hablar de estudios españoles es muy común siempre mencionar a Pyro Studios y su saga Commandos, Opera Soft y su reconocido juego La Abadía del Crimen de 1987, Dinamic Multimedia con sus PC Fútbol, Pendulo Studios con sus aventuras gráficas Runaway o Teku Studios con Candle del 2016. Entre muchas otras que nos disculpamos por no incluír en este humilde y breve artículo.

A pesar de que muchos de las desarrolladoras que comentamos han dejado de hacer juegos, otras, como Pendulo Studios, siguen haciendo juegos. El pasado año 2019 gracias a la colaboración con Microids (estudio francés) pudieron desarrollar el genial Blacksad: Under the Skin, que además nos llegó con un doblaje excelente a España y es de una calidad tremenda. Pero enfocándonos en el último proyecto de Pendulo, debemos hablar de Alfred Hitchcock’s Vertigo, una aventura gráfica basada en la película del controversial y legendario director. Un videojuego que parece que será todo un homenaje a la obra tal y como se muestra en imágenes.

Sobre la mítica Pyro Studios, lamentablemente debemos decir que desapareció en 2017 y los derechos de Praetorians y Commandos fueron adquiridos por el estudio Kalypso quien resucitó ambas sagas. El último juego de Pyro Studios fue desarrollado para SEGA y fue nada más y nada menos que la adaptación de la película animada Planet 51. El juego en cuanto a calidad podría ser mejor, pero si os gustó la divertida película, no se trata de un desastre de videojuego y os entretendrá bastante. Además, curiosamente es un juego que parece sencillo de conseguir su 100% de logros/trofeos, pero nada más lejos de la realidad.

El videojuego de Planet 51 mezclaba un mundo abierto similar a The Simpsons: Hit & Run, donde puedes coger cualquier vehículo y explorar toda la ciudad y las localizaciones más emblemáticas de la película, pero además tendrás que seguir una serie de misiones con distintas tareas y ciertos momentos con script con QTEs dependiendo de la situación de la historia. Aunque podríamos decir que suena muy bien, y francamente no es un mal juego, debemos hacer honor a la verdad y usar la tan trillada frase «se le ven las costuras» en relación a que su calidad es regular.

Sea como fuere, debemos alegrarnos de la cantidad de estudios nuevos que han surgido estos últimos diez años, de la calidad de sus juegos y de lo que está por venir. Eso sí, antes de finalizar, quedemos dejar una reflexión sobre todo esto que hemos comentado. Si queremos que estos estudios salgan adelante y que haya más emprendedores que quieran desarrollar videojuegos en España, debemos comprar sus videojuegos, especialmente el día de su lanzamiento, no sólo cuando estén de oferta. Además, si tenemos compañeros frikis, con nuestras aficiones por los videojuegos, con ese amor que tenemos, siempre podemos adquirir estos juegos como regalo digital. Todos ganamos y en el futuro lo agradeceremos.

Somos conscientes de la dificultad de que estos videojuegos lleguen doblados al castellano, ya que exige un gasto extra por parte del estudio que no es pequeño, y lamentablemente son muchos estudios los que afirman que no les sale a cuenta hacerlo una vez lanzado el juego y viendo sus ventas en España.

Tenemos parte de culpa, como prensa y como jugadores, pero también es cierto que estos videojuegos no suelen tener una campaña publicitaria millonaria, acaparar todos los carteles del centro de la ciudad o tener anuncios en televisión. Rara vez ocurre, y ese es, seguramente, uno de los principales motivos por los cuales descubrimos ciertos videojuegos españoles meses después de su lanzamiento.

(Recordamos que Blacksad: Under the Skin está doblado al castellano a pesar de que sus tráileres estén sólo subtitulados)