No cabe duda que hay que tener paciencia con Google y su nueva apuesta para entrar en el mundo de los videojuegos, Stadia, aunque mucha gente no anda precisamente sobrada de ella, y más en un servicio que no termina de funcionar como lo que suponíamos en una empresa tan grande.

La última ha llegado por parte del mejor simulador de baloncesto de la actualidad, NBA 2K20, y es que algunos compradores han reportado que el juego ha comenzado a descargar un parche cuando lo iniciaban. Esto podría parecer algo rutinario para los que tenemos PC o consolas pero algo muy sorprendente para cualquier usuario de Google Stadia.

Los juegos de Google Stadia no tienen parches…

Y decimos sorprendente porque una de las grandes promesas de Google Stadia es la posibilidad de disfrutar de sus juegos directamente, sin instalaciones ni parches, pues los juegos se ejecutan en servidores remotos y son versiones que se parchean sin que nosotros nos enteremos.

Obviamente se trata de un error que la propia 2K Sports ha reconocido y está tratando de solucionar, y parece que no es culpa (al menos no del todo) de Google, que no para de tener disgustos por el servicio, pese a que son miles los usuarios que están contentos con el servicio.

La compañía lanzó un comunicado explicando el problema y pidiendo paciencia a los usuarios:

Continuamos trabajando diligentemente con el desarrollador en este asunto. Estamos buscando tener otra actualización que podréis disfrutar tras las vacaciones de Acción de Gracias. Mientras tanto, NBA 2K podrá jugarse correctamente después de una pequeña actualización. ¡Gracias por su paciencia!

Habrá por tanto que tener paciencia, aunque esperamos que las compañías vayan aprendiendo de los errores para que la calidad del servicio mejore, pues la competencia es muy dura y en la próxima generación todo apunta a que lo será aún más.