Hace una semana hemos conocido las nominaciones para la gala de los Game Awards -si te interesa, puedes hacer click aquí- y aunque nos interesen todas las categorías y premiar aquellos videojuegos que tantas alegrías nos han dado este año, incluyendo también a sus desarrolladoras, hay una categoría que levanta pasiones, polémicas y críticas a partes iguales cada año… Si, has acertado, nos referimos al premio al Juego del Año (Game of The Year).

Este año sabíamos que habría polémica, como siempre ha habido y siempre habrá, pero no sabíamos que incluso en las nominaciones tendríamos a un sector grande de la población descontentos.

Las redes sociales el día del anuncio de los nominados al GOTY ardieron, pues prácticamente de manera unánime toda la comunidad de Xbox estaba decepcionada y algunos se pillaron un buen rebote al descubrir que Gears 5 no habría conseguido entrar entre los seis nominados al juego del año. Gears 5, precisamente, que es el juego mejor valorado de nuestra web. Si no nos crees, puedes echar un ojo al [Análisis] Gears 5 que hicimos en su momento.

The Game Awards, unos premios importantes, pero mediáticos

Las galas más importantes del mundo en cualquier arte suelen tener un problema común, ya sean los Oscars, los Emmy, los MTV Awards, los BAFTA o cualquier otro que se os ocurra, y por supuesto, debemos incluir aquí a los Game Awards también.

Ese problema que comparten todos los certámenes es que, a grandes rasgos, se consideran por la población como la «excelencia en objetividad», el prestigio mayor, el criterio más puro e irrefutable, no hay nada más perfecto y tajante que estos premios, y si este grupo de expertos premia a un videojuego, su palabra va a misa, y quedará para la historia.

Pero… ¿Cómo poder elegir uno sólo entre tanta obra de arte? hemos tenido algún año más flojo que otro, como no, pero estoy convencido de que cada año al menos tres videojuegos nos parecen dignos de recibir el premio a «Juego del Año» en cualquier plataforma de juegos. Por descontado hay que decir que no tienen por qué ser videojuegos exclusivos, porque eso no tiene que ver con la calidad de un título. Bioshock Infinite, Mass Effect, Red Dead Redemption II y otros tantos, son ejemplo de que hay obras maestras multiplataformas.

Otro problema común de estas importantes galas es que siempre hay factores externos que interfieren, puede ser las enormes ventas de la obra, las masivas críticas positivas o incluso el concepto del juego y su repercusión social como ocurrió con Hellblade: Senua’s Sacrifice hace unos años, videojuego cuyo pilar en su guion trataba sobre la enfermedad mental de su protagonista, Senua, su viaje psicológico a través de la vida y pérdida de un ser querido, y su afán por hacer un ritual para devolverle a la vida. Hellblade: Senua’s Sacrifice no fue nominado a juego del año en 2017, pero si obtuvo cinco nominaciones y tres galardones.

Como he dicho antes, ha pasado en Los Oscars 2016, cuando el director Spike Lee y los actores Jada Pinkett Smith y Will Smith, entre otros, decidieron no ir a la gala por “falta de diversidad étnica entre los nominados”, dando por entendido que mereces estar nominado no por tu calidad, sino por tu etnia, por tu color de piel y por tus rasgos faciales, algo que se aleja de la objetividad.

Partiendo de esta base, hemos tenido incluso a Fortnite el año pasado con varias nominaciones y ganador en dos categorías, mejor multijugador y mejor «Ongoing Game» (Evolución de un mismo juego) siendo Fortnite un juego decente, pero que ha mejorado a nivel general mucho gracias al apoyo masivo y a la inmejorable recaudación que ha tenido desde hace dos años. Sin esto, el juego sólo se habría quedado en “decente”. El impacto fue tal, que “el juego merece premios por ello”, y finalmente, ocurrió.

Uno de los lanzamientos más importantes de la consola

Eso es Gears 5, uno de los lanzamientos más importantes de la consola, y como tal, ha sido un fenómeno social más grande que el lanzamiento de la mayoría de títulos. No hablamos aquí de un videojuego que haya cambiado la industria para siempre como un Super Mario 64, Metal Gear Solid o Final Fantasy VII, pero si que hablamos de uno de los títulos más importantes del año, y de Xbox One, y casi que también de PC.

La polémica ha venido porque las nominaciones presentan unos números dispares y decisiones arbitrarias por parte de The Game Awards, dando la nominación a «Juego del Año» a un título que recibió la misma cantidad de nominaciones internas que Gears 5.

  • Death Stranding = 10
  • Control = 8
  • Sekiro: Shadows Die Twice = 5
  • Resident Evil 2 Remake = 4
  • The Outer Worlds = 4
  • Apex Legends = 4
  • Call of Duty Modern Warfare = 3
  • Gears 5 = 3
  • Smash Bros Ultimate = 3
  • Outer Wilds = 3
  • Disco Elysium = 3
  • Sayonara Wilds Hearts = 3

No se entiende que Smash Bros. Ultimate tenga las mismas nominaciones que Gears 5 pero este último no reciba una nominación a juego del año, y que Control reciba el doble de nominaciones que, por ejemplo, Resident Evil 2 Remake, teniendo este último mejor opinión global de crítica y usuarios, siendo un juego a nivel general mucho mejor en su género, sin desvirtuar a Control, que malo no es, pero podría decirse que Resident Evil 2 Remake juega en otra liga.

Gears 5 consigue al menos tres nominaciones

No todo va a ser malo, por supuesto que Gears 5 obtuvo más nominaciones, algo merecido e incuestionable, pero es muy posible que reciba uno o dos galardones, siendo el tercero tremendamente complicado por las posibilidades que le tocan, y además, por un juego que es cinematografía pura como es Death Stranding. Ya ha ocurrido otros años, y en este 2019 se vuelve a repetir, tanto Control como Death Stranding se llevan dos nominaciones en la misma categoría a «Mejor Actuación», dando más posibilidades a cualquiera de estos dos de alzarse con el premio antes que a Gears 5.

Sin embargo, Laura Bailey (@LauraBaileyVO) es muy popular y muy buena en lo suyo, y tenemos la suerte de que ha interpretado a Kait Díaz en Gears 5, recibiendo así la nominación a «Mejor Actuación». También tiene nominación a «Mejor Juego de Acción», que si todo sale bien es muy probable que Gears 5 resulte ganador, y finalmente «Mejor Diseño de Sonido» haciendo también un trabajo excepcional en este apartado, aunque la competencia es muy dura.

Tendremos que esperar hasta la madrugada del viernes 13 de diciembre a las 2:30 para poder ver los Game Awards y ver quien se alza con todos los premios, pero raro sería que Gears 5 no se lleve ningún galardón, siendo, como hemos dicho varias veces, uno de los títulos más importantes del año y de la generación.

Gears 5 ha recibido una de las mayores puntuaciones de nuestra web, siendo un videojuego casi perfecto en su género, dejándonos atónitos y con ganas de más, y aunque respetamos la decisión de The Game Awards para este año 2019, nos ha parecido “quizás un poquillo injusto” que uno de los mejores videojuegos de acción de este año -y posiblemente el mejor- se haya quedado sin nominación en la categoría «Juego del Año» a pesar de haber recibido la misma cantidad de nominaciones internas que Super Smash Bros. Ultimate.

Como hemos dicho antes, estos premios son importantes, pero dependen de factores externos muchas veces, de “politiqueo, moda o fama” haciendo que sean galas arbitrarias y nada objetivas. Lamentablemente esta vez le ha tocado sufrirlo a Gears 5.