Al poco de empezar a gatear, le cortó las piernas. Pese a todo se apoyó e intentó erguirse, siendo golpeada y empujada. Repudiada en su más tierna juventud, la Playstation Vita vé cómo su padre y mentor, Sony, se prepara lenta y dolorosamente para el filicidio tecnológico.

Vivimos tiempos convulsos para la industria del videojuego (también para la rebelión… ¡maldito emperador Palpatine!); y más aún en el sector portátil. Casi nadie en su sano juicio apostaría actualmente por un dispositivo que pueda competir y ser rentable en un mercado repleto de móviles y tablets que cada día aumentan en potencia de manera exponencial. Parece que sólo Nintendo con sus grandes sagas y licencias puede sobrevivir. Así piensa al menos la mayoría, y también la propia Sony, quien pese a llevar más de una década compitiendo por un trozo del pastel “videojueguil” de viaje con Mario y compañía, con solvente dignidad, parece haber decidido tirar la toalla.

Playstation Vita nació hace años como la sucesora de la exitosa Playstation Portable, máquina que pese a partirse la cara en combate con la consola de Nintendo más exitosa de la historia, mantuvo el tipo y obtuvo unas ventas mundiales nada desdeñables. Así pues, la nueva portátil de los japoneses tenía ya una base de usuarios establecida, licencias jugosas, posibilidades de “ports” de grandes juegos de sobremesa y unas características que para principios de la década eran una barbaridad; además estaría orientada a un público más adulto, partiendo del adolescente que se ha cansado de cazar ratas amarillas eléctricas y saltar tortugas voladoras, hasta el maduro que quiere divertirse de camino a la oficina.

¿Pero qué ha fallado? Todo y nada, a la vez. Agitado pero no revuelto (sin aceituna, please).

Las ventas iniciales de Vita pasado el apretón de lanzamiento se mantuvieron estables, pero en ningún momento hicieron sombra al incremento de dispositivos que Ninty distribuía por todo el globo. Y es que pese a que la 3DS no se estaba comportando ni por asomo tan divinamente como su antecesora, Miyamoto y Cía pusieron las cartas sobre la mesa y tomaron la decisión que Sony no quiso o no pudo realizar: lanzar muchos juegos exclusivos de calidad.

De poco sirve tener una máquina del copón más potente que la de tu rival y atractiva para el hardcore, si no tiene de que alimentarse. A los pocos meses de ser parida, del catálogo de Vita de futuros lanzamientos desapareció todo rastro de Triple A’s, bien fuesen de la propia casa materna o de compañías “third party”. La gente sabe que un Uncharted o un Gravity Rush no se cuecen en un día pues requieren inversiones brutales, pero al no arriesgar la propia Sony, el resto de empresas tomaron ejemplo y pasaron a dedicar una inversión en desarrollo para la máquina de cero (coma cero). Y no es que la industria diese la espalda al dispositivo, fueron los propios japoneses los que se pegaron un tiro en el pie al anunciar públicamente que Vita es perfecta para minijuegos e indies… pero nada de superproducciones.

http://www4.pcmag.com/media/images/297537-sony-music-unlimited-for-playstation-vita.jpg

La historia de la pescadilla que se muerde la cola. La gente no compra una consola sin juegos. Y no se fabrican los mismos si la máquina no se vende. Para más inri, parece que Sony sólo quiere ver un futuro que ella misma se imaginó hace ya años con la PSP GO orientando el mercado exclusivamente hacia lo digital; menos costes de fabricación y más ganancias incluso si las ventas no acompañan. Nuevo error. Vita se ha hecho un hueco en diversos mercados, está expandiendo el parque de usuarios, muchos de los cuales son jovenzuelos; y éstos tienen serios problemas sin el formato físico. Los más pequeños no tienen fácil acceso a códigos de descarga… y menos a tarjetas de crédito. Además, la gente necesita regalar a menudo “algo”, rebuscar en las estanterías, e incluso, alquilar; y es la propia Sony la que ha zancadilleado a sus usuarios.

Es una verdadera lástima, porque incluso hoy en día, la potencia de la PS Vita es digna de mención, y podría atraer a un público poco jugón pero técnofilo por sus acabados de lujo… sino fuese porque intentando poner un clavo más en su ataud, Sony ha sustituido el modelo original por uno menos “premium”. Y es que una de las características de la primera consola era una pantalla AMOLED al alcance de pocos móviles de gama alta, tanto en su lanzamiento como a día de hoy. Ahora, el modelo 2000 luce un panel LCD IPS con colores menos vivos y peor rendimiento, pero más barato de fabricar y ensamblar, claro. Y puestos a racanear, las aplicaciones de mapas y Youtube serán desactivadas a lo largo de 2015. Brillante.

http://i.guim.co.uk/static/w-620/h--/q-95/sys-images/Technology/Pix/pictures/2011/12/19/1324285574905/PS-vita-007.jpg

El futuro es incierto y hay que dejar claro que el modelo actual de PSVita no desmerece su precio, y quizás en unos meses nos sorprenda el anunció de una revisión mejorada, un modelo 3000; añadir nuevos gatillos como ha hecho Nintendo con su New 3DS sería brillante. Eso sí, los lanzamientos anunciados para este año son casi inexistentes y no parece que Sony quiera invertir ya en su pequeña. Al menos a lo largo de estos años, Vita ha disfrutado de pequeñas maravillas en su catálogo que aún se pueden encontrar en tiendas y cuenta con variedad de indies para todos los gustos, e incluso con retrocompatibilidad con el surtido digital de PSOne. Una joyita. Sin pulir, sin educar y sin ayuda paterna.

Aguanta pequeña, aún te han de quedar años para morir. Debes disfrutar de una larga y próspera “Vita”.

¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD