Este análisis ha sido realizado con una copia facilitada por PlayStation España. Juego disponible en exclusiva para PLAYSTATION 5.

Introducción

La verdad es que tiene mérito expandir tu cultura incluso a las antípodas del globo terráqueo, llegando a influir en el devenir de la historia universal. No muchos países pueden presumir de eso, aunque a menudo sus habitantes no lo valoramos en su justa medida. Muchas más son aquellas naciones de las que, bien pensado, no se sabe por lo general apenas nada.

En el continente asiático, y para ser más justos concretamente en lo que se conoce como extremo oriente, Japón es sin duda el país culturalmente más influyente en el resto del mundo. Todos, quien más quien menos, hemos oído hablar de su unificación y a muchos nos suenan nombres como Oda, Hideyoshi o Tokugawa.

Todos sabemos de los samuráis, de sus katanas o de las famosas geishas, y en un terreno más mundano quién no ha comido sushi o ramen, leído algún manga, visto animes y, sí amigos, ¡jugado a muchos videojuegos made in Japan!

Rise of the Ronin 01

En medio de este bombardeo que vemos como algo a medio camino entre lo exótico y lo excéntrico, la figura del caballero andante occidental llevado a Japón vendría a ser el samurái: un supuesto protector de los campesinos que en la práctica formaba parte de una casta superior.

Los samuráis vivían por y para la guerra, y por lo general seguían con orgullo a un señor, pero algunos quedaban huérfanos de servidumbre, pasando a ser los llamados ronin.

Rise of the Ronin es uno más de tantos videojuegos ambientados en la historia de Japón y, como habréis adivinado, nos pone en la piel de uno de estos guerreros. ¿Qué tal le ha salido a Team Ninja su iteración en los famosos mundos abiertos? Sigue leyendo para descubrirlo.

Rise of the Ronin 02

Un poco de trasfondo

Rise of the Ronin nos sitúa en un período muy curioso de la historia japonesa, más o menos en la misma época que la película El último samurái protagonizada por Tom Cruise, es decir a mediados del siglo XIX.

Japón había tenido, obviamente, contacto con los extranjeros, en su mayoría comerciantes y misioneros, pero el país había permanecido muy fiel a sus tradiciones hasta entrar en crisis por la evidencia de los adelantos occidentales prácticamente en todas las ramas de la ciencia.

Rise of the Ronin se ambienta en un momento fundamental de los anales nipones, donde los tradicionalistas se oponen a los aperturistas y viceversa, pero donde en cualquier caso la infiltración de Estados Unidos, Inglaterra, Francia y las potencias coloniales parece inevitable.

Rise of the Ronin 03

Nuestra propia historia

Rise of the Ronin no se prodiga metiéndonos en antecedentes personales, a pesar de que cuenta con un completísimo editor de personajes para que no haya dos protagonistas iguales.

Con todo sabemos que formamos parte de la Hermandad del Filo Velado, uno de los muchos clanes opositores al shogunato y por tanto contrarios a la injerencia extranjera.

Los samuráis de este clan trabajan en parejas, conformando las llamadas Hojas Gemelas. Durante la generación de personajes, en plural, podremos dar forma a ambos guerreros, que por defecto son hombre y mujer, pero cuyo sexo podemos cambiar para que también sean dos fornidos mancebos o dos aguerridas muchachas.

Rise of the Ronin 04

Total, que en la típica misión a modo de prólogo todo se lía de mala manera: nuestra Hoja Gemela desaparece, nuestro clan es cazado por los agentes del shogunato y cuando queremos darnos cuenta somos todo un ronin sin señor ni más propósito que encontrar a nuestro compañero perdido.

Nada nuevo bajo el sol

Tras esta precipitación de los acontecimientos, de un carácter más peliculero, Rise of the Ronin se destapa como un juego de mundo abierto tipo Grand Theft Auto, lo que equivale a decir tipo Assassin's Creed, Marvel's Spider-Man o, buscando un antecedente más cercano, Ghost of Tsushima.

Esto supone aproximadamente un 60% del juego, pero se podría decir que hay otro 30% influencia directa de Nioh, algo que se aprecia inmediatamente en unos combates desafiantes y, por qué no decirlo, a veces frustrantes. ¡Suerte que esta vez se puede cambiar la dificultad!

Rise of the Ronin 05

Disponemos de diversos tipos de armas cuerpo a cuerpo, cada uno con varias posturas que podemos aprender y sendos ataques especiales relacionados. Además tenemos a nuestra disposición otros tantos tipos de armas a distancia, que serán un complemento esencial y, en ocasiones, no demasiado honroso todo sea dicho.

Rise of the Ronin incorpora la mecánica del desvío para agotar la stamina de nuestro oponente, pero no es tan indispensable como en Sekiro, donde si no habías aprendido bien a usarlo terminabas por sufrir verdaderas calamidades.

Y hablando de Sekiro: Shadows Die Twice, la influencia del juego de FromSoftware se nota en el otro 10%, con conceptos como la barra de karma que perdemos si volvemos a morir antes de recuperarla, las hogueras para reabastecernos y el concepto de misiones, en las que el mundo abierto pasa a ser una zona acotada donde poner en práctica también las artes del sigilo.

Rise of the Ronin 06

En estas misiones de infiltración, por cierto, podemos pedir la ayuda online tanto de desconocidos como de amigos específicos mediante acceso por contraseña. Igualmente es posible buscar partidas de otros jugadores para echarles una mano.

Elementos genuinos

Por supuesto Rise of the Ronin aporta su toque personal, la cuestión es si lo suficiente como para marcar la diferencia.

Ante todo tenemos esta curiosa y genuina ambientación en lo que se podría denominar como la metamorfosis de Japón, así que es verdaderamente interesante llevar una cámara de fotos a la vez que vas en kimono, por poner un ejemplo.

Los elementos tradicionales y modernos se combinan de una forma tan natural como lo hicieron en la propia historia real, lo que no deja de resultar chocante. Constantemente se alude a conceptos viejos y nuevos, dualidad que afecta a la estructura de las ciudades, sus habitantes o sus edificios. Tan pronto te sentirás en una época lejana como te darás cuenta de ya existen las ametralladoras, los barcos a motor o los relojes de mano.

Rise of the Ronin 07

La concepción del mundo abierto que plantea Rise of the Ronin también es curiosa, ya que en vez de ponernos a lo largo y ancho de un gran mapa, nos ofrece diferentes localizaciones entre las que podemos viajar, eso sí todas enormes. Además llama la atención el estilo urbano del juego, podríamos decir.

Por descontado en esta época cualquier ciudad estaba rodeada por bosques, prados y naturaleza, pero Rise of the Ronin ofrece entornos basados en poblaciones como lo son Yokohama, Edo o Kioto y sus alrededores, lo que significa gente yendo y viniendo constantemente por los caminos, trabajando, hablando y en definitiva generando bullicio. Detalles como los transeúntes corriendo a cubrirse de la lluvia bajo un techo son geniales, la verdad, y en general te crees bastante que te mueves por lugares transitados con su propia vida.

Pero hay más. Rise of the Ronin presenta un sistema, inédito si no me equivoco, que consiste en crear vínculos con numerosos personajes, a los que iremos conociendo más a medida que los ayudamos. Digo inédito porque en un juego de estas características me ha parecido alucinante que en las llamadas misiones, entendidas éstas como las incursiones, puedas elegir entre toda una plantilla de aliados que además de aportar sus propias bonificaciones podemos controlar, por si estamos algo cansados del protagonista. Y ojo que son decenas.

Rise of the Ronin 08

El sistema de vínculos aporta puntos de habilidad que podemos usar en el típico árbol, desbloquea conversaciones privadas y añade nuevas misiones a medida que somos más allegados a los distintos personajes. Cabe destacar que, quitando las infiltraciones a lo Sekiro, el resto de misiones son las habituales del género, es decir tienen lugar en el propio mapeado y nos permiten movernos sin restricciones, habiéndolas de todo tipo. De hecho, una cosa que llama la atención de Rise of the Ronin es que siguen saltando mensajes del tutorial tras muchas horas de juego, lo que refleja su gran variedad.

Durante la historia, en la mayoría de conversaciones podremos elegir entre varias opciones de diálogo, aunque en honor a la verdad una aparece destacada en naranja para, a fin de cuentas, avanzar en la trama. Eso sí, hay puntos de inflexión donde debemos tomar importantes decisiones, y ahí sí el resultado de las mismas influirá en el desarrollo de la aventura.

Desde nuestro refugio podemos acceder al Testamento del Alma del Maestro Shoin, que nos permite revisar los acontecimientos transcurridos a modo de recapitulación, incluyendo las decisiones tomadas. Pero lo mejor es la posibilidad de trasladarnos en el tiempo a zonas anteriores, simplemente para recorrerlas en busca de nuevos desafíos o para completar aquellas misiones que quedaron pendientes. Un batiburrillo curioso, todo sea dicho.

No todo lo que reluce es oro

Hasta ahora hemos puesto muy bien Rise of the Ronin, pero sería negligente no hablar también de sus carencias. Sobre las técnicas, que están en boca de todos, hablaremos en el apartado siguiente.

Me quiero centrar en la historia, ya que por un lado pretende ser fidedigna, con varios personajes reales, pero quizás por eso también se siente lejana.

No somos realmente el protagonista, lo que ojo tampoco tiene por qué ser malo, pero en este caso, incluso pudiendo tomar decisiones, casi se diría que somos un mero espectador de unos acontecimientos que nada tienen que ver con nosotros.

Rise of the Ronin 09

La excusa por supuesto es buscar a nuestra Hoja Gemela, pero está metidísima con calzador. Así, iremos rebotando de un sitio a otro y participando en acontecimientos que no terminan de captar nuestro interés, en parte porque resultan ajenos pero también porque no están narrados con la suficiente carga dramática.

Hay demasiados personajes, que sin duda Team Ninja considera una ventaja. Y si bien es cierto que controlarlos durante las misiones es todo un soplo de aire fresco, en cuanto al argumento abren demasiado el abanico, diluyendo la historia.

Por suerte Rise of the Ronin es un juego de mundo abierto, donde las tramas argumentales siempre acaban difuminadas. Pero, en definitiva y para entendernos, ni de broma nos sentiremos como Jin Sakai en Ghost of Tsushima, es decir viviendo nuestra propia aventura.

Rise of the Ronin 10

Apartado técnico

Con respecto a los gráficos de Rise of the Ronin, tengo una duda razonable: ¿he sufrido el síndrome de Estocolmo, viéndome “secuestrado” por el juego, o puede ser que se vea cada vez mejor?

Vengo de darle a Banishers: Ghosts of New Eden y siempre es importante reajustar tus expectativas visuales tras un cambio de juego. Por tanto es posible que al principio notara un bajón, pero yo juraría que Edo se ve mejor que Yokohama, y Kioto mejor que Edo.

En cualquier caso -y ésta es una reflexión que en justicia me planteó el usuario de un foro- hay que valorar el salto que Rise of the Ronin supone para Team Ninja, pasando de juegos completamente acotados a un enorme mapeado.

Rise of the Ronin 11

El resultado, tras varios días jugando, llega a ser muy satisfactorio. Cierto es que hay elementos algo cantosos, pero también detalles sobresalientes. Destaca la recreación de las caras (que no de las expresiones faciales), aparte de los muchos trajes, armaduras y elementos de equipo. También llama la atención la frondosa vegetación heredera de Ghost of Tsushima, y, sobre todo, la iluminación.

Rise of the Ronin viene con un modo ray tracing, pero no es necesario activarlo para ver algunos de los amaneceres más brillantes y realistas que yo recuerdo, tal vez ayudados por un magistral uso del HDR. El juego, por cierto, cuenta con ciclos de día y noche.

Rise of the Ronin 12

El resto de modos gráficos son el ya clásico que prima la calidad a 30fps y uno rendimiento, el único a 60fps a cambio de bajar un poquito la resolución. Ni os lo penséis porque este último se ve francamente bien, con caídas en la tasa de imágenes muy puntuales y por lo tanto con un desempeño excelente.

Con respecto al sonido, se nota la mano de PlayStation Studios porque Rise of the Ronin viene completamente doblado al castellano, con una cuidada sincronización labial y un excelente trabajo de los actores. Sólo por esto se va a llevar más nota.

En general todo el apartado sonoro contribuye a ambientar de manera magistral, tanto por los efectos como por la música. No hay más que escuchar a los gatos dispersos, uno de tantos coleccionables en el juego, para comprobar el mimo y fidelidad con que se ha cuidado el sonido hasta en los más pequeños detalles.

Rise of the Ronin 13

Conclusión

Rise of the Ronin es, ante todo, un juego muy meritorio por parte de Team Ninja, que ha dado un salto inmenso en cuanto a la ambición de su producción. En este sentido es todo un lujo que PlayStation Studios haya hecho de embajador para tamaña obra, ya que ambas partes se han visto claramente beneficiadas por la colaboración.

También es verdad que Rise of the Ronin, aportando sus propios elementos, no llega a ofrecer nada rompedor, asemejándose a otros títulos que ya he mencionado durante el análisis.

Comparándolo inevitablemente con Ghost of Tsushima, el otro juego de samuráis en mundo abierto para PlayStation, vemos que la obra de Team Ninja contiene más variedad en general, lo que afecta al tipo de jugabilidad, el número de personajes, los elementos de equipo, la propia ambientación... y también ofrece un sistema de combate más exigente, por momentos muy difícil.

Ahora bien, Rise of the Ronin pierde por mucho en cuanto a la historia, de la que irónicamente somos un mero espectador aunque el juego nos permita tomar importantes decisiones. No sé si es por un tema cultural, pero los personajes para variar no llegan a parecer todo lo humanos que deberían, empezando por el mismo protagonista.

Rise of the Ronin 14

Por consiguiente, lo que tenemos sobre la mesa es un título imprescindible para los amantes de la cultura japonesa y en general para todo aquel que disfrute perdiéndose por los mapeados de un juego, ya que encontrará muchos elementos, misiones y desafíos por completar en medio de una ambientación sencillamente magistral.

En el espectro gris tenemos al que busque algo de acción, ya que Rise of the Ronin está muy influido por Nioh, lo que incluye armas y equipo a tutiplén, combates difíciles y bosses odiosos, con la novedosa posibilidad de controlar a varios personajes. Sin embargo tampoco puede tacharse de beat'em up ni está entre los mejores exponentes de acción, sobre todo por una cierta homogeneidad entre los enemigos.

Por último, en la tabla baja de la lista de recomendaciones, tendríamos a los jugones que gustan de buenas historias, hilvanadas por guiones a la altura. En este sentido Rise of the Ronin falla claramente, pretendiendo mezclar sucesos históricos con elementos fantásticos, pero dando como resultado un argumento ante el que somos bastante indiferentes, vamos que nos da un poco igual.

En cualquier caso todo un soplo de aire fresco ante la falta de producciones fist party de PlayStation, que gracias a juegos exclusivos como este Rise of the Ronin, Final Fantasy VII: Rebith o Stellar Blade, no se echan tanto de menos.