Si hablamos de Razer hablamos de calidad, y eso es algo que a poco que conozcas el mundillo de los periféricos tienes que tener muy claro. Gracias a un nuevo acuerdo de colaboración de Sonyers con la prestigiosa marca, uno de los referentes de los eSports, ha llegado a nuestras zarpas el Razer RAIJU Tournament Edition, un mando de altos vuelos para PlayStation 4.

Sí, lo sabemos, el Dualshock 4, el controlador que viene por defecto con todas las PS4, es bueno, muy bueno, cuenta con una relación calidad-precio muy alta.

Pero ya sea porque lo tienes muy machacado, o porque tu afición a los videojuegos es cosa seria y te estés planteando dar un salto de calidad y no andar en inferioridad en el online donde la gente usa unos mandos superiores, puede que sea hora de pensar en dar un salto.

Y para ello veamos si el Razer RAIJU Tournament Edition es el mando adecuado. ¿Estás listo?

Razer RAIJU Tournament Edition, un todoterreno

En lo relativo a mandos para PS4 el Razer RAIJU Tournament Edition no es la primera incursión de Razer en la sobremesa de Sony. Anteriormente nos llegó el Razer RAIJU original con cable y diseñado para los eSports, más tarde el modelo Razer RAIJU Ultimate que era una auténtica bestia parda con botones intercambiables, iluminación Chroma multicolor… eso sí, 199,99 euros.

Por suerte, para aquellos que quieran una calidad similar al último modelo pero un precio más ajustado verán en este Tournament Edition la opción adecuada: calidad, precisión, competición, un mando a la altura.

Por supuesto el mando cuenta con la licencia oficial de PlayStation y resulta una gran alternativa tanto si pensamos competir con él a nivel torneos para hacernos un nombre en los eSports, queremos ser más competitivos y llegar más lejos en los rankings online o simplemente disfrutar de todas las ventajas que trae un mando de mayor calidad que el Dualshock 4, el Razer RAIJU Tournament Edition está pensado para que todo jugador quede satisfecho.

Unboxing: Destapando el tarro de las esencias

En primer lugar hacemos el unboxing y lo primero que nos llama la atención al abrir esa elegante caja azul es el acolchado de espuma negra que protege perfectamente el mando de cualquier golpe y caída y lo muestra en bruto, como si fuera un anillo recién descubierta su caja, una presentación sobria e impecable donde el producto no se esconde en ningún momento.

En la parte de abajo, y de forma bastante discreta, Razer nos incluye una pequeña guía del tamaño de un marcapáginas, una guía rápida para verlo todo de un solo vistazo y un cartón en el que va incluido el cable cargador por USB, perfectamente recogido y con los dos extremos tapados con tapones de calidad.

No hay nada en la caja que no grite a los cuatro vientos que estás adquiriendo un producto de alta calidad, y eso se agradece.

Características Técnicas

Pasamos ahora a las características técnicas que trae este Razer RAIJU Tournament Edition:

  • 4 botones multi-función
  • Botones de acción triángulo, círculo, X y cuadrado de tacto mecánico
  • Tope de Triggers para limitar su recorrido
  • Puerto con salida de audio estéreo 3.5 mm y entrada de micrófono (la función de audio solo funciona en el modo USB)
  • Hasta 19 horas de batería con una carga simple
  • Cabre de fibra de 2 metros ligero con conector Micro-USB
  • Tamaño aproximado: 104 mm (longitud) x 159.4 mm de ancho y 56.6 mm de profundidad
  • Peso aproximado (sin cable): 322 gramos

Una de las características principales del mando es que cuenta con dos opciones de conexión igual de buenas. Por una parte podremos jugar por cable si queremos un retardo casi nulo, pero también usando la conexión Bluetooth que permite el juego sin cables y también presenta un retardo inapreciable y siempre libera la consola de conexiones USB, que no es que sobren habitualmente.

El emparejamiento del mando con PS4 funciona sin problemas, y en todo momento la consola ha sabido emparejar de inmediato, igual que sucede con el Dualshock 4, por lo que en ese sentido misma experiencia. Hay pocos mandos no oficiales que ofrezcan esto. Además el mando presenta un pequeño selector en la parte trasera con tres posiciones: conectado al USB, inalámbrico para PS4 e inalámbrico para PC, pues hay que destacar que este mando es 100% compatible con el PC, por lo que tendremos un mando de alta calidad para jugar con nuestra PS4 y también con cualquier PC.

Duración de la batería

Tal y como dicen las especificaciones, el Razer RAIJU Tournament Edition permite la barbaridad de 19 horas de uso sin interrupciones. Lógicamente esta duración depende del uso, pero fácilmente la batería nos va a durar el doble de lo que suele hacerlo el Dualshock 4 y esto es una maravilla, pues si hay algo que le podemos achacar al mando original de PS4 es su poca capacidad de aguante.

Además de contar con un cable USB de carga con una calidad de materiales superior, en apenas 3-4 horas tendremos el mando cargado a tope, y además el mando cuenta con una luz led que nos indica en rojo que estamos escasos de batería.

Por ponerle una pega, tampoco habría estado de más un indicador con mayor feedback que indicase con mayor precisión la cantidad de carga restante, pero como decimos el hecho de que dure tanto es una gran ventaja respecto al Dualshock 4 y se lo perdonamos.

Diseño: Un mando asimétrico

Lo primero que llama la atención si hablamos de diseño es la disposición asimétrica de los sticks, presentando un diseño que recuerda poderosamente al mando de Xbox y Xbox One. No es el primer mando que ofrece esta disposición, a mi particularmente me parece muy cómoda y siempre he sido defensor de ese diseño, por lo que aquí solo veo un punto positivo, aunque todos aquellos jugadores de PlayStation que estén acostumbrados a tener los sticks alineados tienen que tener en cuenta que necesitarán cierto periodo de adaptación.

En cuanto a las calidades el mando ofrece un plástico duro negro y mate y un grip en la zona trasera más rugoso para un mejor agarre. Es curiosa la longitud de este agarre, mucho más corta que el Dualshock 4, y en las fotos puede parecer incluso demasiado corta, pero os aseguro que el mando agarra estupendamente y se siente muy cómodo entre las manos.

Los botones cuadrado, círculo, X y triángulo parecen iguales que en el mando original pero su tacto mecánico es otra historia. Si habéis probado los teclados mecánicos sabréis de lo que hablo, el recorrido de los botones y la sensación que deja pulsarlos es distinta y más satisfactoria.

Además de la pantalla táctil situada en una zona conocida y que presenta un borde led muy vistoso, el mando pierde la luz del borde superior trasero, que no suele hacer demasiada falta más allá de ambientar algo visualmente y como referencia para PSVR, pero duele más la ausencia del altavoz respecto al Dualshock, y es una pena porque, si bien es cierto que no hay demasiados juegos que lo aprovechen, no deja de ser una pérdida de prestaciones que no se termina de entender, máxime cuando estás pagando casi el triple.

Otro gran cambio son los cuatro botones traseros: M1, M2, M3 y M4. Los dos primeros funciona a modo de botones centrales y los segundos algo más bajos. Todos ellos son mapeables (igual que el resto de botones) y para determinados juegos pueden suponer una gran ventaja, aunque para mi gusto tienen una desventaja y es que por defecto están asociados a ciertos botones del mando, y si no estás acostumbrados a un mando así no será raro pulsarlos sin querer y ejecutar una acción que no deseábamos (lanzar una granada, hacer un tiro a puerta, etc.).

La parte trasera también presenta otra novedad, que me ha parecido un añadido muy interesante y muy práctico. Se trata de unas pequeñas pestañas a modo de switches que bloquean o desbloquean el recorrido de los gatillos L2 y R2, colocándoles un tope para convertirlos casi en botones. Son independientes, se puede dejar uno activado y otro no, es un sistema mecánico y resulta realmente práctico para determinados juegos en los que interesa una respuesta rápida, ahorrándote el recorrido innecesario que puede ser muy práctico en juegos como los de conducción pero una desventaja en un shooter.

Finalmente, y volviendo a la parte delantera, el mando cuenta con una entrada Jack 3.5 mm para recibir el audio y usar el micrófono, un micro que sólo puede utilizarse si lo tenemos conectado por cable. También contamos con un botón en el borde inferior que activa la conexión con la APP de mapeo de la que ya os hablaré más abajo.

En definitiva, tenemos un diseño con muchas más luces que sombra, y aunque no poder usar el micro de forma inalámbrica y perder el altavoz es un poco molesto y los botones traseros puedan resultar a veces más molestos que otra cosa, el tacto en las manos, la calidad de los materiales, el feeling que dan los botones y las palancas y por supuesto toda su personalización son grandes aliados y demuestran el cuidado que ha puesto Razer en este controlador.

Por ponerle otra pega, el mando no permite añadirle pesas ni intercambiar sticks como sí permitía el modelo Ultimate, y son características que un jugador profesional de eSports agradecería, pero la mayoría de los mortales no echaremos de menos estas características y seguiremos teniendo un mando de altas prestaciones.

Conexiones y personalización

La conexión del Razer RAIJU Tournament Edition es muy sencilla, además de por cable, donde obviamente no hay problema alguno, la primera vez que hagamos el emparejamiento por Bluetooth con PS4 tendremos que tirar de manual y ver que se debe pulsar el botón HOME y el Share, mientras que para emparejar con el PC será HOME y el botón Options.

El mando es perfectamente compatible para su juego con PC incluso por Bluetooth switcheándolo con el botón correspondiente de la parte trasera. Para Steam no hace falta instalar ningún driver, y para otras plataformas hay que irse a la web de Razer e instalarse el software correspondiente.

La conexión inalámbrica es totalmente estable, y las pruebas que hemos realizado alejándonos de la consola han sido muy positivas, llegando incluso algo más lejos que el propio Dualshock 4 (eso por si algún día queréis jugar desde la cocina).

Pasamos a la personalización, que es una de las claves que hacen que este mando Razer merezca la pena. Como ya he mencionado con anterioridad, contamos con una opción para mapear los nuevos botones M1..M4 y la vibración y todo se hace a través de una APP gratuita que podemos descargar desde la App Store (iOS) o Google Play (Android), teniendo que hacernos una cuenta Razer para ello.

Con la pulsación del botón interior de la carcasa delantera del mando activaremos el mapeo, y podemos configurar estos nuevos botones del mando, M1, M2, M3 y M4, a cualquier acción simple que nos ofrezca cada juego.  La aplicación es muy intuitiva, la velocidad de mapeo también, se permite guardar hasta 500 perfiles diferentes en la nube, es cómodo y es práctico porque no hace falta ni volver a emparejar ni salirnos del juego ni nada de eso.

El problema es que, y debo reconocer que me sorprendió para mal, no se permite asociar combinación de botones para ninguno de los añadidos. Es decir, si tienes un juego de lucha podrás decirle al mando que el M3 es patada alta y el M4 patada baja, pero no puedes decir que el M3 sea la pulsación conjunta de las dos patadas, ni un agarre, ni un combo que obligue a combinar dos o más teclas, y encima ninguno de los otros botones se puede mapear, solo los nuevos, por lo que toda esta idea de personalización se me queda un poco a medias.

Conclusión

Como decíamos al principio del análisis, hablar de Razer es hablar de calidad, y cuando uno se quiere gastar dinero en un mando mejor para dar ese salto de calidad en algo tan imprescindible para cualquier jugador como es el control con el que manejamos los juegos, irse a una marca líder es siempre una opción recomendada.

El Razer RAIJU Tournament Edition presenta una calidad de materiales sobresaliente, una presentación en caja magnífica, sus botones mecánicos, su agarre y el diseño asimétrico hacen que el mando se sienta magnífico entre las manos y realmente sintamos que nos hemos hecho con un producto superior.

Otras ventajas evidentes son sus cuatro botones traseros y la posibilidad de mapearlos, aunque por el contrario los M3 y M4 están en una posición en la que pueden ser pulsados por error y no se permite mapear combinaciones de varios botones. También es un acierto poder limitar el contenido de los gatillos L2 y R2 de forma mecánica.

Genial su batería, y genial que funcione tan bien tanto con cable como de forma inalámbrica por bluetooth, además de la ventaja de no solo tener un gran mando para nuestras PlayStation 4, sino también para PC.

La calidad se paga, y si queremos hacernos con este mando tendremos que pagar 149,99 euros, mucho más que los habituales 50-60 euros del Dualshock 4. Ahí dependerá de lo que busquemos como jugadores, si sois usuarios medios, no queréis competir de forma semi-profesional y tampoco le dedicáis demasiadas horas es posible que los añadidos de este Razer RAIJU os den un poco igual, pero a poco que queráis subir de nivel, enfrentaros en el online en igualdad de condiciones o tener un producto entre manos superior en prestaciones y con la calidad que una marca como Razer sabe ofrecer, entonces Razer RAIJU Tournament Edition será una gran compra y no os arrepentiréis.

Dónde comprarlo

¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD