Su anuncio fue recibido con una oleada de hype a la que siguió la corriente de la duda, esa que te arrastraba mar adentro y no te dejaba surfear cómodo. Marvel’s Spider-Man: Miles Morales iba a ser título de lanzamiento de Playstation 5, la secuela de uno de los mejores videojuegos de superhéroes de los últimos años… ¡Guau!

Todo por una mala estrategia de comunicación, que nos hizo dudar si no estaríamos ante un DLC, ante un lanzamiento menor o algo hecho con prisas para rellenar un catálogo de salida de una PS5 que no iba muy sobrada de juegos.

Días más tarde alguien en Sony comparó el título de Insomniac con Uncharted: El Legado Perdido, y los grandes recuerdos de este título me tranquilizaron. Por fin he podido echarle la red a esta pseudo-continuación y aquí os voy a contar qué me ha parecido. ¿Saltamos?

Marvel’s Spider-Man: Miles Morales, hay un nuevo héroe en la ciudad

La historia de Marvel’s Spider-Man: Miles Morales es una continuación directa del anterior Marvel’s Spider-Man, y de hecho los primeros pasos nos devuelven al final del juego de PS4, con un Peter Parker – bonito lifting – que sigue enseñando al joven Miles el duro oficio de ser el hombre araña, y que nos permite disfrutar de una escena inicial donde los dos Spider-Man tratan de detener a todo un torrente de la naturaleza como Rhino.

Antes de nada tranquilizaros, no voy a soltar spoilers. Digamos que por un motivo X Peter Parker abandona la ciudad y nos deja al cargo, una tarea que no estamos muy seguros de poder afrontar.

En esos primeros minutos descubriremos más sobre la personalidad de Miles, su madre activista, su amigo adicto a la tecnología y que suele poner el punto de humor, su familia y amigos… nos acabamos de mudar a Harlem, todo es nuevo y desconocido, y descubriremos en breves pinceladas en gran corazón de Miles ayudando a los demás, haciendo tareas menores – incluyendo rescate de cierto gato tocayo nuestro – para ir familiarizándonos con el personaje.

Por supuesto la trama se complicará con corporaciones, tecnologías secretas, personas que no son lo que parecen… de nuevo Insomniac ha conseguido un guión interesante, aunque algo más atropellado que la anterior entrega, que no permite desarrollar tanto los personajes, pero que cuenta con un ritmo brutal que, por supuesto, nosotros mismos podemos reducir entreteniéndonos con las decenas y decenas de misiones secundarias y actividades varias.

La mayor pega que le veo a la campaña es su corta duración, si vamos directos a las misiones principales la terminaremos entre 8 y 10 horas, y nos daremos cuenta que no estamos ante un Triple A al uso como el primero, que faltan más giros, y sobretodo más villanos.

Eso sí, es una historia apañada, bien contada y no exenta de guiños, que he disfrutado mucho y me ha servido para conocer más a Miles Morales, que está de moda tras lucirse en  Spider-Man: Un Nuevo Universo.

Nueva York, un parque de juegos para disfrutar

En lo que respecta a la jugabilidad es donde más similitudes encontramos al juego respecto a su antecesor, y lo que hace que muchos no crean estar ante un DLC o Spider-Man 1.5, y es que el reciclaje es evidente.

Y es que Marvel’s Spider-Man: Miles Morales ofrece la misma ciudad por explorar, el mismo esquema de misiones, un balanceo casi calcado, un sistema de progresión y coleccionables parecido… a nivel de mecánicas se siente muy familiar, aunque eso no es necesariamente bueno.

Y es que, después de los Batman: Arkham de Rocksteady que dejaron un altísimo listón, Insomniac logró superar las expectativas ofreciéndonos una jugabilidad casi perfecta, con un gran sistema de combate, un desplazamiento por la ciudad soberbio (da gusto ir recorriendo de punta a punta la ciudad) y una cantidad de actividades que plagan el mapa de iconos y se acompañan de una progresión constante tan atractiva que lo convierten en uno de los títulos que más Platinos tiene del catálogo de PS4.

Por esa razón repetir jugabilidad no es necesariamente malo, aunque es lógico que muchos esperasen algo más de innovación. Sí se le puede achacar que las misiones principales sean por momentos algo repetitivas (ve a tal punto, limpia la zona de enemigos y recoge/descubre algo) pero por suerte las secundarias le dan algo más de variedad.

Siempre habrá algo que hacer y eso me encanta, es raro pasar más de 20 segundos recorriendo la ciudad y que no te topes con un delito en curso, con un icono que nos desvele un desafío de combate, un suministro… y siempre podemos echar mano de nuestra App en el móvil “Tu Amigo y Vecino Spider-Man”, en la que siempre habrá peticiones de ayuda de los neoyorquinos, misiones secundarias con cierta narrativa.

Destacar entre todas esas actividades la que nos ofrece nuestro tío Aaron, que consiste en identificar una fuente de sonido en 360º y grabarla para que coincida con una grabación previa, pues utiliza muy bien el audio 3D del juego y resulta una pasada escucharla con unos simples cascos y descubrir los matices que Playstation 5 es capaz de lograr con el sonido.

 

Como digo, el sistema de progresión es muy satisfactorio, completar misiones, balancearnos con estilo (con un botón para hacer acrobacias aéreas que suma puntos)… incluso muchas de las tareas tienen desafíos adicionales como lograr un combo de x golpes, matar a x enemigos con una mina… lo que nos permitirá acumular experiencia, que se traduce en puntos para ir desbloqueando un árbol de habilidades con nuevos movimientos de ataque, veneno y camuflaje. Un árbol un poco más reducido que el del juego anterior, pero se entiende por su menor duración.

También las misiones nos irán dando piezas con los que poder desbloquear artilugios (que se pueden mejorar) y también trajes, un total de 19 posibles de los cuales hay varios (igual que los artilugios y hasta el árbol de mejoras) que solo se pueden conseguir en Nueva Partida +.

Hay algunos trajes alucinantes, especialmente el de la película Spider-Man: Un nuevo universo que cambia las animaciones del personaje para adaptarlas a las del film, pero también el que nos da la oportunidad de llevar a Spider-Cat en la mochila, que hasta nos ayuda con los ataques especiales.

A nivel de duración ya he mencionado que la historia principal, si pasamos de las secundarias y vamos directos, nos puede llevar unas 8 horas, pero a poco que hagamos varias – algo que el juego nos invita a hacer en los tiempos muertos entre misión y misión – es fácil que se vaya a 10-12. Si somos completistas podemos terminarnos el juego en 16-18 horas, y luego queda el Nueva Partida +, sacar el Platino… vamos, que podemos estar con Miles Morales unos cuantos meses.

Combate, dame veneno que quiero morir…

Si hablamos de las habilidades de Morales es donde más se nota la evolución, pues aunque muchos ataques y mecánicas se repiten, Miles tiene dos poderes respecto a Peter Parker que lo hacen diferente: Veneno y Camuflaje.

Con Veneno podremos soltar un golpe cargado de energía que desbaratará (casi) cualquier defensa, con un medidor que se irá acumulando en base a los combos conseguidos. El resultado es impresionante y no solo a nivel visual, pero veneno también nos sirve para activar mecanismos, conducir energía (en una parte estilo puzzle que podría haber dado más de sí) y hasta permitirnos un impulso extra cuando vayamos balanceándonos.

Camuflaje nos hace invisibles, lo que le da una capa extra de jugabilidad al sigilo, pues permite que, si nos descubren, podamos hacernos invisibles, escapar, dejar que todo se calme y volver a empezar. A falta de un buen Splinter Cell, aquí tenemos a Miles para infiltrarse en un almacén lleno de enemigos armados… quién nos lo iba a decir.

Estos dos elementos consiguen darle ese punto diferenciador respecto al juego anterior que le sienta de maravilla. Veneno es muy vistoso visualmente, y a veces muy necesario para salir airoso en según qué situaciones, y Camuflaje además se favorece de unos escenarios muy bien diseñados. Si volvemos al primer Spider-Man lo echaremos de menos.

Termino hablando del poco aprovechamiento del DualSense, que me ha llamado mucho la atención por ser este un exclusivo y además uno de los importantes. Probando PS5 con otros juegos como Call of Duty o DiRT se hace un uso mucho más claro de la vibración haptica y los gatillos adaptativos, pero aquí pasa bastante desapercibido. Espero que en futuras entregas le sepan sacar mucho mejor provecho, porque da bastante más de sí.

Apartado gráfico, reflejos que deslumbran

La nueva generación ya está aquí, y aunque tardaremos unos años en descubrir su verdadero potencial y los gráficos de ahora poco tendrán que ver con los de dentro de cinco años, este Marvel’s Spider-Man: Miles Morales ya supone una buena ventana por la que asomarse y deslumbrarse con lo que PS5 será capaz de ofrecer.

El juego ofrece dos variantes, rendimiento y graficos. El primero hace que todo se mueva perfectamente fluido a 60 fps y con 4K por checkboarding, que ofrecen un resultado más que correcto, mientras que el modo gráfico corre a 4K nativos (2160p), añade Ray Tracing y algunos efectos adicionales, aunque con 30 fps totalmente estables.

Es una pena no haber tenido los 4K 60 fps de rigor, pero cualquiera de las dos opciones resulta visualmente impresionante. Quizás sea mejor navegar por la ciudad a 60 fps (una gozada) y pasar al modo gráfico en interiores, donde el Trazado de Rayos te deja boquiabierto, y las dos opciones son fácilmente intercambiables desde el menú en cualquier momento.

A pesar del reciclaje de la ciudad, no he dejado de sorprenderme con los gráficos del juego, el poder ver por fin el interior de los edificios, mirar un escaparate y ver tanto lo de dentro como reflejado lo de fuera, el increíble detalle de las caras de Miles, o el espectáculo de chispas y copos de nieve que llenan la pantalla sin que el motor haga el menos amago de ralentizarse son motivos para augurar una gran generación a nivel visual.

También las animaciones de Miles son distintas, nuevas formas de golpear, de moverse, incluso de andar por la calle, con una representación más precisa de sus movimientos. Eso sí, la IA rival sigue siendo igual, a veces no muy lista, y nos hemos encontrado algún que otro bug sin importancia, como enemigos que se atascan en puertas.

Otro aspecto del que también hemos notado mejora es en el disco SSD, no solo por lo rápido que carga el juego o que ahora los viajes rápidos son casi instantáneos, también por la capacidad del título en pasar de espacios interiores a exteriores sin cortes. Este aspecto dejaremos de mencionarlo en futuros análisis cuando nos acostumbremos y sea un estándar, pero aquí quería mencionarlo porque me parece una evolución tremenda y ayuda a que toda la acción sea más fluida.

Respecto al sonido encontramos una banda sonora magnífica, que sabe mezclar temas melódicos que casan muy bien con el universo Spider-Man con canciones R&B que escucharía Miles… lástima que no le veamos demostrar sus dotes como músico.

El doblaje al castellano vuelve a ser magnífico, algo habitual en las producciones de first-party de Sony y donde ninguna voz está por debajo de otra. Curiosamente a la madre de Miles (puertorriqueña) le han puesto algunas pequeñas frases en inglés que suelta de vez en cuando en una conversación, algo que no se si es a propósito (porque en el original hablará en inglés y se le colará español en algunos momentos) o es un fallo del juego, pero yo no lo veo como un error sino como algo gracioso y muy puntual.

Conclusiones

Mucho se ha criticado a Marvel’s Spider-Man: Miles Morales, seguramente demasiado, que si un DLC, que si debería salir a 30 euros… yo solo puedo darle mis gracias más sinceras a Insomniac Games, un estudio que ha sabido compatibilizar el desarrollo del próximo Ratchet & Clank (que pinta de escándalo también) con esta magnífica aventura arácnida.

Es cierto que se nota el reciclaje y al juego le falta frescura y duración para considerarlo un Spider-Man 2.0, pero eso no le quita ser un magnífico título, con una duración muy respetable, una jugabilidad magnífica y un apartado gráfico que quita el hipo y que nos hará presumir de él en su Modo Foto.

Nos hubiese gustado que fuera más largo, que ofreciese 4K y 60 fps, que sus jefes fueran más abundantes y las tramas no tan atropelladas, incluso más originalidad en sus misiones, pero que me cuelguen de una telaraña si no estamos ante un juego divertidísimo y que cualquiera debería probar. Si ya eres fan de Spider-Man ni te cuento…

Así que gracias Insomniac, gracias por darle calidad al catálogo de salida de PS5, por enseñarnos lo que la consola es capaz de hacer. Os tengo que dejar, que tengo la App hasta arriba de mensajes. Estos neoyorquinos es que no saben cuidarse solos.

Dónde comprarlo

Oferta