Este análisis ha sido realizado con una copia facilitada por Cosmocover. Juego disponible en PC y Nintendo Switch (versión analizada).

Goblinz Studio nos presenta una propuesta interesante y muy refrescante, que nos mantendrá horas y horas pegados a la pantalla, confeccionando el mejor plan de ataque y defensa, mientras nos propone situaciones de lo más originales que tendremos que resolver de la manera más bestia posible.

Sigue leyendo para conocer todo lo que ofrece Legend Of Keepers en Nintendo Switch, un título muy a tener en cuenta.

Una propuesta original

Lo primero que hay que destacar es lo original de su propuesta. Legend of Keepers es un videojuego que nos propone entrar a trabajar en una compañía que se dedica a defender de los héroes de turno los tesoros que se esconden en las mazmorras.

Para ello tendremos que contratar diferentes monstruos para detener a esos codiciosos caballeros y magos que se adentran en tan oscuras cavernas.

Por tanto nos convertiremos en “Dungeon Master”. Contaremos con un mínimo de 5 salas en las que tendremos que colocar nuestras unidades de monstruos y algunas trampas antes de que los héroes se enfrenten al Guardián de la mazmorra.

De entrada solamente podremos seleccionar un Guardián de la mazmorra con su mapa y sus misiones a realizar. Alcanzando ciertos niveles, tendremos acceso a nuevos Guardianes que se desbloquearán con sus propios territorios y desafíos.

Cada partida será diferente ya que estamos ante una mezcla de dungeon defender y roguelite, pero mantendremos algunas bonificaciones de una partida a otra. Esto aporta variedad a un título que engancha de mala manera.

Cómo se juega

Comenzaremos la partida escogiendo Guardián (al principio solamente estará uno disponible). Este guardián contará, de entrada, con un escaso número de monstruos y trampas para defender la mazmorra. A partir de aquí el juego se divide en tres etapas.

En la primera etapa (en el juego se dividen por semanas) tendremos que gestionar el día a día de nuestros monstruos. Para ello contaremos con una serie de eventos que irán apareciendo de manera aleatoria y en los cuáles podremos, por ejemplo, comprar más tropas (magos, guerreros, esqueletos, arpías goblins y otros tantos trabajadores que estarán bajo nuestras órdenes).

También tendremos la opción de restaurar parte de la barra de vida del Guardián (siempre y cuando aparezca la opción de visitar al médico… aunque también existen otros eventos que nos proporcionarán la restauración que necesitamos). Contaremos con la posibilidad de vender unidades, de entrenarlas (subida de nivel), de hacerlas descansar y de animarlas.

Así mismo se nos plantearán eventos de saqueo, resolución de situaciones conflictivas, visitas al laboratorio y al psicólogo, cesión de materiales y un largo etcétera de sorpresas que nos sacarán más de una sonrisa cuando los resolvamos. Antes de comenzar a desplegar nuestras unidades de combate por la caverna tendremos que escoger la incursión que queremos jugar, pudiendo variar ésta en dificultad respecto a las demás opciones.

La segunda etapa consiste en la colocación de las unidades de combate en las diferentes salas de la mazmorra. Podremos decidir la posición (delante, en medio o detrás) y el tipo de unidad, hasta llegar a la sala del Guardián, el cuál cuenta con tres tipos de ataque.
Cada unidad tendrá sus propias capacidades (muy variadas) y los ataques podrán ser contra un héroe en concreto o contra todos en general. Así mismo, estos ataques serán físicos, lo que hará descender la barra de energía de nuestros enemigos, o síquicos que infundirán miedo a los héroes. De esta manera podremos derrotarlos por la fuerza o por el miedo.

En esta serie de mazmorras siempre contaremos con una sala vacía en la que podremos descargar nuestra ira contra los intrusos. A medida que juguemos y vayamos desbloqueando semi-guardianes y salas, las cinco salas originales que conforman cada mazmorra podrán ir aumentando en número.

Después de todo esto se desenvuelve la tercera etapa en la que se producirán los enfrentamientos entre los héroes y los monstruos que controlemos. Todo sucederá de forma automática. Los avariciosos intrusos entrarán en una sala, tendrán un combate a muerte por turnos, y si lo superan, accederán a la siguiente sala, así hasta llegar a nuestro Guardián con el que tendrán el enfrentamiento final (si es que consiguen llegar con vida).

Una vez superada esta tercera etapa volveremos a la pantalla de gestión donde comenzará otra vez este círculo vicioso que nos robará, literalmente, decenas de horas de nuestra vida. En este sentido he de advertir que se trata de un título altamente adictivo en el que siempre estaremos diciendo: un evento más.

Dame estadísticas

Es de agradecer la cantidad de datos que veremos en pantalla. Veremos estadísticas de todo tipo; clases, acciones activas y pasivas, efectos mágicos, barras de energía y miedo, niveles, trofeos activos, la cantidad de vida o de voluntad que perderán los héroes según utilicemos un ataque u otro y un largo etcétera de muy necesaria información. Es importante entender las acciones y modos de ataque y defensa de cada uno de nuestros trabajadores para crear los mayores combos ofensivos y defensivos posibles.

La parte negativa de todo esto es que el tamaño de la letra es demasiado pequeño. Si jugamos en un televisor no tendremos mayor problema pero si decidimos echar unas partidas en modo portátil tendremos verdaderos problemas para leer y diferenciar toda la información que tenemos en pantalla tanto en forma de texto como en gráfico.

Y parece algo difícil de solucionar ya que los cuadros donde van los textos son, en muchos casos, espacios delimitados por los gráficos. No parece que puedan llegar a dar la opción de ampliar los textos en un futuro.

Matar, saquear y disfrutar

Básicamente este será nuestro estilo de vida como Guardián. Para facilitarnos la tarea decir que contamos con una buena traducción al castellano, muy de agradecer en un título como este donde existe una gran cantidad de texto.

La banda sonora también es de lo más interesante, entre lo épico, lo tranquilo y lo estimulante, añadiendo detalles sonoros a los efectos de los ataques y las magias. Todo está cuidado al máximo para que no estorbe y sí sume al conjunto. No, no nos cansaremos de su música ni se nos hará pesada.

Otro apartado a destacar es el visual. Todo está creado en un pixel art muy similar al visto en Blasphemous. Los movimientos, la tremenda cantidad de detalles, los escenarios, los efectos visuales; todo está cuidado hasta el más mínimo detalle, y eso se nota. Disfrutaremos mucho en este sentido.

Conclusión

Varias cosas han de quedar claras. Legend of Keepers no es un juego que te pasarás en dos tardes. Todo lo contrario. Contra más juegues, más querrás jugar y más Guardianes, objetos, territorios, mazmorras y monstruos desbloquearás.

También ha de quedar claro que estamos ante un juego de rol por turnos en el que tendremos que gestionar el día a día de los monstruos (que al fin y al cabo son trabajadores con sentimientos). Cada partida será diferente y en todas ellas tendremos que defender el tesoro que esconde la mazmorra de los saqueadores atraídos por la avaricia que intentarán robarlo.

Legend of Keepers bebe claramente de cuatro títulos. La idea la toma del mítico Dungeon Keeper. La puesta en escena es una mezcla entre Slay The Spire y Darkest Dungeon y el estilo visual sería una mezcla entre Darkest Dungeon y el ya citado Blasphemous. Pero, al mismo tiempo, este título cuenta con su propia personalidad. El resultado es sorprendente.

Dicho todo esto sólo me queda recomendar la compra de Legend of Keepers por todo lo que ofrece; humor, fantasía, pique tras pique, “una partida más”, y decenas de sorprendentes y divertidos encuentros aleatorios que determinarán el devenir de cada uno de los enfrentamientos. Si estás arto de ser el bueno de la película, entra a trabajar en esta compañía de monstruos y defiende el preciado tesoro de las manos de los codiciosos humanos sin escrúpulos.