Introducción

La realidad virtual nos ha traído una especie de subgénero consistente en juegos en tercera persona donde, sin embargo, se nos asigna a nosotros los jugones un rol en primera persona. Lo hemos podido experimentar con títulos como Moss, Light Tracer o ASTRO BOT Rescue Mission, en un claro intento por aumentar la sensación de inmersión.

Ghost Giant se sube al carro, esta vez como un juego de puzles puro y duro, donde nuestro papel es el de un enorme fantasma que se aparece frente a un muchacho de pueblo, por así decirlo, en una Francia ficticia donde los habitantes son entrañables animalitos.

¿Qué tal ha salido el experimento de mezclar a un fantasma gigante con un niño gatuno en una Francia inventada? Vamos a verlo.

Ghost Giant 07

Esto me suena

En la introducción de este análisis me he referido a algunos títulos, pero sin duda es Moss el que viene a la cabeza en cuanto empezamos Ghost Giant. Al igual que en la aventura de Quill, aquí será Louis, el protagonista, quien ante todo nos observará e interactuará con nosotros, haciéndonos tomar conciencia de nuestro papel.

Al principio Louis se lleva un susto de muerte, claro, que por algo somos un fantasma. Sin embargo, pronto se acostumbra a nuestra presencia y hasta nos toma como su amigo, llegando a pedirnos en alguna ocasión que choquemos esos cinco.

Ghost Giant 01

La interactuación de Louis con nosotros es mayor que en el título de Polyarc sencillamente porque este muchacho gato habla y, ante los puzles, incluso nos da pistas de por dónde van los tiros.

Un juego de puzles

Enlazando con el tema de los puzles, conviene aclarar que en esta ocasión no controlamos a Louis, el cual va por su cuenta de un sitio a otro a medida que resolvemos una serie de enigmas en cada escenario. Aquí manejamos los Move, imprescindibles, por lo que nuestras manos en el mundo virtual nos permiten una manipulación de casi todo lo que tenemos a nuestro alcance, que a fin de cuentas es de lo que va el juego.

Los escenarios son estáticos y los vemos comos si fueran dioramas. Nuestra posición es igualmente fija en el espacio, habitualmente centrada y obviamente elevada, pudiendo eso sí girar para mirar alrededor. Y hay mucho que mirar, por cierto: gente yendo de un sitio a otro, por no hablar de un montón de detalles que constituyen precisamente la base para los puzles que plantea Ghost Giant.

Ghost Giant 02

En algún punto de la aventura (porque esta historia tiene por supuesto su trama) va a cambiar la escala de las cosas, viéndolas desde una nueva perspectiva, pero eso os lo dejo para que lo descubráis vosotros.

Volviendo a la resolución de puzles, hay que decir que estos son de dificultad muy variable, desde algunos prácticamente obvios a intrincados galimatías donde no sabremos muy bien qué hacer y tendremos que practicar la técnica del ensayo-error.

Sin embargo, como no puede ser de otra forma cuando se trata de la realidad virtual, en Ghost Giant es difícil aburrirse incluso si nos quedamos atascados, porque manipular y mover los elementos del escenario, y simplemente observarlo desde dentro, ya supone una diversión de por sí.

Ghost Giant 03

Unos entornos de cuento

Cuando un juego se basta tanto en otro como en este caso, es inevitable referirse a la fuente, y Ghost Giant bebe mucho de Moss, algo que se ve también en la ambientación del juego.

Puesto que nuestra perspectiva es la de un ente grande, las similitudes son obvias, siendo imposible no recordar las andanzas de Quill en esos escenarios que estaban como metidos y al mismo tiempo separados de un entorno majestuoso cuando mirábamos alrededor.

Aquí pasa un poco lo mismo. Los escenarios son como maquetas o dioramas en medio de un lugar mucho mayor, del que forman parte pero al que también son ajenos. Sin embargo, en justicia hay que decir que por el camino se ha perdido en parte esa esencia intimista y casi mágica que transmitía la inimitable obra de Polyarc.

No me malinterpretéis. Ghost Giant está cuidado y hecho con esmero: tiene ciertos aspectos encomiables, y un diseño original y variado, presentando entornos repletos de detalles y buen gusto; pero los escenarios no llegan a dibujarnos esa sonrisa bobalicona que pones cuando algo te sorprende realmente, si bien en todo momento tendremos la sensación de que se ha hecho un trabajo más que notable.

Gráficos de fábula

Si los entornos parecen sacados de un cuento, los gráficos no podían ser menos, encajando como un guante con el diseño artístico de Ghost Giant. Para ser completamente justos, de hecho, diré que en el apartado técnico bruto este juego de Zoink supera el nivel de Moss.

En esta ocasión tenemos unos decorados grandes, totalmente construidos a nuestro alrededor, llenos de personajes que tienen vida propia, con un montón de elementos tanto meramente decorativos como esenciales para la resolución de los acertijos.

Ghost Giant 04

Los personajes, que son animales parlantes al estilo de muchas series de dibujos animados, están muy bien hechos y son igualmente variados, contribuyendo además a enriquecer la historia en torno a Louis.

A destacar la nitidez del apartado gráfico, ya que incluso desde nuestra perspectiva de fantasma gigante, viéndolo todo desde lo alto y por tanto desde lejos, no se pierde detalle. Y es que, si te da por acercarte y mirar de cerca, lo que vas a encontrar efectivamente es un acabado prístino por su definición, e incluso te vas a sorprender observando aún más elementos de los que creías.

Puzles e historia

Los escenarios varían bastante y, como ya he dicho, destacan por la cantidad de detalles que atesoran en cada esquina, en cada recoveco, en cada casa. Realmente los sientes vibrantes, y esto contribuye a disparar las opciones disponibles de cara a la solución de los puzles.

Además, en cada nivel debemos no sólo resolver el enigma principal para proseguir, sino que podemos entretenernos en buscar una serie de objetos a modo de bonus, digamos que para completar el juego al 100%.

Ghost Giant 05

Ghost Giant es también una aventura donde acompañamos a Louis en sus andanzas, con momentos emocionantes y emotivos incluidos. No será difícil que nos enternezcamos de este chaval algo solitario, y en algunos momentos será muy satisfactorio ver cómo reacciona con verdadera ilusión ante hechos que para nosotros, en la piel del fantasma gigante, no pasan de simples gestos.

En general esta combinación de juego de ingenio y cuento funciona muy bien, implicándonos emocionalmente con Louis al mismo tiempo que le damos vueltas al coco. No hace falta que os diga lo gratificante que es encontrar por fin el camino para seguir avanzando, algo que se enfatiza con el entusiasmo del chaval como ya he dicho.

Al cabo de poco tiempo, realmente querremos ayudar a Louis, y creo que eso es lo mejor que se puede decir de Ghost Giant.

Ghost Giant 06

Apartado sonoro

Con respecto al sonido, estamos ante un juego en inglés, aunque con subtítulos en castellano. Conviene decir aquí que los textos no aparecen al pie de la pantalla (algo especialmente incómodo en realidad virtual), sino junto a cada personaje cuando habla; esto, unido a la buena definición en general de Ghost Giant, hace que no resulte molesto leer mientras jugamos, entre otras cosas porque hablamos de un título pausado que nos deja ir a nuestro aire.

Aunque no viene a cuento en este apartado, aprovecho para deciros, a vueltas con el ritmo del juego, que Ghost Giant puede durar bastantes horas, dependiendo de cuánto nos entretengamos mirándolo todo (que lo haremos) y cuán ingeniosos seamos a la hora de resolver los acertijos. Calculad unas cuatro horas si vas de seguido, y de ahí en adelante si te lo tomas con calma o te quedas atascado.

Volviendo al sonido, las voces de los distintos animalitos están muy bien representadas y concretamente la de Louis lo dota de una gran personalidad, aunque en general todos los personajes derrochan bastante carisma, lo cual es muy de agradecer.

Con respecto a la música, tenemos aquí unas melodías agradables que acompañan perfectamente la pausada acción de Ghost Giant, elevando el tomo en algunos puntos donde el juego pretende impresionarnos con bastante éxito, esto es en los momentos más emotivos.

Conclusión

Llegados a este punto y haciendo justicia a Ghost Giant, lo cierto es que tenemos a la vista un juego claramente superior a la media de títulos indies que copan la realidad virtual.

En mi opinión, Ghost Giant no alcanza la excelencia por un simple motivo: se propone algo que no acaba de conseguir. Hablamos de un juego bonito, que derrocha carisma, agradable de jugar e ingenioso, pero le falta ese ingrediente especial que hace de una experiencia algo inolvidable. Y ése parece ser su objetivo, un objetivo todo sea dicho muy ambicioso.

Ghost Giant 08

Hace tiempo salió en PSVR Allumette, una película de animación vista desde arriba que se podía descargar gratis. Ghost Giant retoma ese concepto, sólo que en este caso la película no avanza si nosotros no interactuamos con los protagonistas y el escenario. Personalmente me parece una idea genial.

En definitiva, tenemos un título muy recomendable para quien se quiera relajar, darle un poco al tarro y disfrutar de una especie de cuento desde dentro. Si por el contrario eres un amante de la acción, en Ghost Giant no vas a encontrarla. Si te da igual y sencillamente buscas ampliar el catálogo de tus PSVR, esto de Zoink está entre lo mejorcito.

Dónde comprarlo

Oferta