Primer movimiento: El sueño

He de reconocer que como fan incondicional de la música y, a su vez, fan incondicional de escuchar de la mejor forma posible hasta el más mínimo sonido de cualquier tipo de canción, nunca he sido demasiado fan de los auriculares inalámbricos.

Tanto es así que siempre he odiado esta tendencia que rodea últimamente a los auriculares de quitar todo cable que vincule el reproductor con el receptor. La creencia de que es materialmente imposible que a través del aire pueda llegar a mis oídos de forma nítida exactamente la misma onda que llagaría por el perfecto hilo conductor que contiene el cable es algo que se había arraigado a mí como si de un Padre Nuestro se tratase.

Pero como si tocase las llagas a Cristo o se me aparecieran tres espíritus en la noche de Nochebuena, llegó a mí una revelación. Su santidad Fresh ‘n Rebel me hizo abandonar mi anterior vida de pecado y lujuria conectando cable tras cable para engatusarme de tal forma al mundo de lo virtual y perfectamente inalámbrico imposible de explicar con otras palabras que no sean: ¡Es otra movida!

Segundo movimiento: Lo de fuera

Inconscientemente, lo primero que te vende un producto es su estética y presentación. Es de primero del curso de “Revelación divina”: Pónmelo bonito que de lo otro ya me ocupo yo.

La caja hace juego con el color Petrol Blue que tienen los auriculares que la buena gente de Fresh ‘n Rebel nos ha enviado para el análisis. Una vez abierta nos encontramos directamente los auriculares rodeados de una espuma consistente para evitar golpes y rozaduras.

Debajo del todo tenemos una bolsita de transporte con, en su interior, el cable USB para la carga del dispositivo y un conector de minijack por si nos da por cometer el sacrilegio y volver al mundo en blanco y negro cableando lo “incableable”.

Como aspecto reseñable, comentar que no nos encontramos un manual de instrucciones físico, sino que, si os interesa echar mano de él, se deberá descargar desde la pagina web oficial de fabricante. El manual está disponible en varios idiomas incluido el Castellano.

Si hay una palabra que, al sacar los auriculares de la caja, se me vino a la cabeza es elegancia. Estoy cansado de, sobre todo en el entorno gamer, encontrarnos con auriculares con diseños horteras, llenos de lucecitas que no sirven para otra cosa que para seguir con el cliché de que cuantas mas luces y colorines tenga un producto mas gamer es.

Los Fresh ‘n Rebel no son auriculares gamer única y exclusivamente como sí que pudieran ser los Razer que analizamos anteriormente en la web pero, como ya comentaré mas adelante, sirven perfectamente para jugar por lo que, si tuvieran un micrófono incorporado (por eso de las partidas multijugador y tal) sería la mejor opción en elegancia, comodidad y prestaciones que hay ahora mismo en el mercado.

Los auriculares están, en su mayoría, construidos en plástico lo que lo hace extremadamente ligeros para llevarlos durante largos periodos de tiempo. La diadema es capaz de ajustarse a cualquier tipo de cabeza ya sean grandes o pequeñas y las orejeras recubiertas de una espuma forrada en piel artificial los hacen ser de los mejores auriculares, en lo que a ergonomía se refiere, en la gama de precios en la que se encuentran estos Clam ANC.

En la orejera derecha tenemos el botón de enciendo que sirve, a su vez, para reproducir o pausar la canción que estemos reproduciendo, tenemos también botones de subir y bajar volumen (que nos servirán para alternar de canciones) y el conector miniUSB para cargar la batería del dispositivo. Por su parte, en la otra orejera, nos encontramos un conmutador para activar o desactivar la cancelación de ruido y el conector de minijack por si queremos conectarnos por cable.

Tercer movimiento: Lo de dentro

Aunque, ya digo, si lo primero que te entra por los ojos es como luce por fuera, está claro que, por muy bonito que sea estéticamente, si luego por dentro no rinde, de nada sirve un producto para el uso diario.

Los auriculares están concebidos para ser conectados de forma inalámbrica a través de Bluethoot ofreciéndonos una conectividad de menos de 20 segundos entre que enciendes el emisor hasta que te conectas al receptor. En mi caso, lo he probado con distintos dispositivos iOS como un iPhone y un iPad, con un ordenador Windows y una PlayStation 4 y en todos los dispositivos ofrece una conectividad estable y rápida.

La batería es otro aspecto destacable de estos Fresh ‘n Rebel Clam ANC ya que me ha llegado a durar mas de 30 horas. Aunque, si bien es cierto que, de esas 30 horas, el uso intensivo del dispositivo ha sido, como mucho de 6 o 7, creo que, como una valoración general, podemos decir que el tema de la duración de la carga de los auriculares cumple a la perfección.

No creo que nadie llegue a estar 30 horas dándolo todo con “sea lo que sea que escuchen los jóvenes de hoy en día”, también es necesario dormir y descansar, que luego os volvéis tarumbas. ¡Y estudiar un poco, tanta música y tanta gaita, hombre ya!

Si, por algún casual, descargáis al completo los auriculares, el tiempo de carga también es bastante aceptable ya que, para hacer una carga completa, no he necesitado de mas de 3 horas. Pero, si sois unos ansias, no podéis esperar tanto tiempo y os urge escuchar, por hache o por be, lo último de C.Tangana, al disponer de una entrada minijack (y al venir incluido con el producto) podréis seguir escuchando música conectándoos por cable a vuestro reproductor de música favorito. Aunque, como apunte, para poder utilizar los cascos de forma alámbrica, es necesario que, al menos, haya algo de batería en los auriculares.

Cuarto movimiento: La realidad

Normalmente, a la hora de analizar unos auriculares, hay que tener en cuenta dos factores. El primer factor es la ergonomía. Ya he dicho anteriormente que la ergonomía que ofrecen estos Fresh ‘n Rebel Clam ANC es espectacular pero si que es cierto que no es perfecta ya que, si nos ponemos a profundizar mucho y usamos estos auriculares de forma intensiva, nos encontramos que el largas jornadas de uso, aunque las almohadillas son bastante cómodas, si que puede apretarnos un poco en la cabeza pero, ya digo, en situaciones normales, de 2 o 3 horas de uso, la ergonomía es bastante buena.

El segundo factor se trata de la calidad de sonido y, en este caso, no tengo queja alguna. Lo he probado, como he dicho, escuchando música y jugando a videojuegos y he de decir que cumple incluso mejor que otros auriculares orientados exclusivamente al mercado gamer.

Pero, aquí no acaba la cosa ya que, en estos auriculares hay que tener en cuenta otro factor que no es otro que ese “ANC” que precede al nombre del producto. Eso es, ni más ni menos, que las siglas de “Active Noise Cancellation” o, lo que es lo mismo, la “Cancelación de ruido” y, si lo sumamos a las características que solemos pedir los jugadores, en el cómputo global estamos ante uno de los mejores cascos, en lo que a inmersión se refiere, que he probado en mi vida. En la orejera izquierda nos encontramos el conmutador para activarlo y desactivarlo y he de decir que realmente se nota.

Otra realidad

He de decir que no conocía de antes a esta marca y reconozco que, a partir de ahora, se ha convertido en una de las marcas favoritas a la hora de elegir cualquier dispositivo de audio.

Tienen buen gusto por la presentación, la gama de colores de sus productos son elegantes y las prestaciones que ofrecen te dejan maravillado. Los Fresh ‘n Rebel Clam ANC no tienen nada que envidiar a ningún auricular de precio superior y, no solo eso sino que, en su franja de precios, es superior a muchos que presumen de ser “para entusiastas”.

Puede ser que para los gamers, esa falta de micrófono, pueda ser un condicionante para no hacerse con este producto pero, por lo demás, sin luces y con un diseño minimalista, estos auriculares se han convertido en mis favoritos para las largas sesiones de videojuegos que estoy acostumbrado a hacer.

Dónde comprarlo