Tras un recorrido lleno de locura y espera entre episodio y episodio, la trilogía de Baobabs Mausoleum llega a esperado final con su último episodio: Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburgo. 

Esta última entrega define el destino de nuestra berenjena vampiro del FBI favorita, Watracio Walpurgis, y da respuesta a muchas de las interrogantes que habían quedado en el aire, pero ¿está a la altura del resto de la trilogía?

¡Vamos a descubrirlo!

Sin rendirse

Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburgo inicia justo después del final de la segunda entrega y nos presenta las consecuencias de las acciones y decisiones de Watracio en el tramo final del episodio anterior.

Esta vez todo parece perdido para la berenjena vampiro, pero como siempre esta se las ingeniará para volver al tablero de juego, intentar rescatar a Daphne y escapar de ese maldito pueblo de una vez por todas.

Una vez puestos en situación, la primera sorpresa es la inclusión de una secuencia de apertura creada en exclusiva para esta entrega. Dicha secuencia se ha creado para ser un puzle y pese a que puede resultar un poco molesta, tras comprender cómo es que se resuelve es imposible no sentirse contento al descubrir que la esencia y locura de la saga siguen muy presentes. En lo que a mecánicas respecta, encontrarás que todo sigue siendo igual de sencillo, llegando a usar tres botones y se echa en falta una mayor presencia de habilidades y componentes RPG.

Si en la primera entrega tuvimos un nivel en primera persona, en la segunda las mecánicas de día y noche, en esta ocasión contamos con un nivel completo dedicado a la conducción y otro los antiguos “gunshot” que tan populares fueron en las arcades. Eso sí, mientras que el nivel de tiros funciona muy bien y se implementa de una forma alocada y natural, el nivel dedicado a la conducción es un completo desastre. Se entiende la intención del autor, pero la forma en la que controlamos el carrito de golf da más de un dolor de cabeza.

Destacables son los puzles y los diálogos, pues estos siguen siendo bastante divertidos y lo suficientemente locos para obligarte a ser poco ortodoxo en tus conclusiones. Por su parte, los pocos personajes del pueblo con los que te encuentras siguen plagados de referencias a la cultura pop y al cine. Algunas más sutiles, algunas menos, pero siempre están ahí.

Finalmente, he de decir que el argumento sigue siendo bastante loco y paranoico, algo maravilloso, aunque en esta ocasión todo se siente un poco más corto pese a que no se repite ningún escenario jugable y existen grandes revelaciones. Me gustaría decir más, pero el juego es realmente corto y es fácil contar spoilers por error.

Personalidad hasta el final

Al igual que episodios predecesores, Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburgo continúa usando gráficos de estilo pixelart con diversos escenarios y personajes bien diferenciados que funcionan bastante bien en modo portátil y sobremesa. Así es, el rendimiento del juego es bastante bueno, y aunque haya algún que otro problema, se puede decir que en general la versión para Nintendo Switch es bastante competente y buena. No está de más recordar que todos los textos se encuentran en perfecto español.

En el apartado sonoro Celery Emblem, estudio desarrollador del juego, se ha lucido y contamos con una banda sonora variada y bizarra que calza a la perfección con el universo del juego. Tiene algunos temas que pueden acompañar a cualquier lista de reproducción sin problema alguno.

Celery Emblem sabe cerrar una trilogía

Contrario a lo que ha sucedido con muchas grandes compañías que han tenido problemas para dar un final a la altura a sus sagas, Celery Emblem ha hecho los deberes con Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburgo y cierra la historia de Watracio de la mejor forma posible, sin dejar de ser fiel a si misma.

La jugabilidad tiene sus altos y bajos, pero eso no evita que quieras seguir adelante y saber qué es lo que sucederá al final. Además, en esta última entrega el juego se toma su tiempo para demostrar que es consciente de los errores cometidos en el pasado y es capaz de reírse de si misma sin miedo alguno.

Con todo esto, su mayor pecado es ser demasiado corto, pues pese a que se deja todo atado con un final que te hará soltar un “JODER, SI ESTABA FRENTE A MIS OJOS”, es inevitable sentir que todo sucede demasiado rápido y que algunas buenas ideas se han quedado en el tintero.

¿Donde comprarlo?

Puedes hacer con Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburg en formato digital para Nintendo Switch y PC (Steam), plataforma donde puedes encontrar el primer episodio completamente gratis. Si eres más de formato físico, a lo largo de este 2020 se pondrá a la venta un recopilatorio de los tres episodios en formato físico para Nintendo Switch gracias a la distribuidora Avance Discos.