Hideo Kojima, el hombre del momento. Un hombre capaz de avivar las mayores pasiones en internet y de encender las antorchas de sus mayores detractores. ¿Una mente brillante tal vez o simplemente sobrevalorada?

Lo cierto es que la carrera de Hideo Kojima ha sido estratosférica en estos años y de alguna forma ha logrado destacar sobremanera del resto de talentos de la industria. Hay quienes le confieren poderes casi místicos que le permiten crear cada obra de forma única, dejando su propio sello de identidad. Y también los hay de la opinión que sólo es un fanfarrón al que se le ha dado demasiado bombo demasiadas veces.

En este artículo de opinión haremos un breve repaso a su trayectoria en la industria, analizaremos algunos de sus aciertos y desatinos y llegaremos al climax con la polémica que gira en torno a su última obra: Death Stranding. ¡Empezamos!

¿Quién es Hideo Kojima?

Salvo que hayas vivido en una cueva durante todos estos años, probablemente hayas oído hablar del “hombre que no necesita presentación” pero si nunca has oído hablar de él, nosotros te contamos:

Hideo Kojima, nacido el 24 de agosto de 1963, es un diseñador de videojuegos japonés. Aunque su gran ambición era hacer cine, Kojima decidió unirse a Konami en calidad de diseñador en 1986.

Su primera obra en ver la luz sería Metal Gear de MSX, donde un soldado llamado Solid Snake debía detener un tanque con armas nucleares, llamado Metal Gear. El juego ponía especial énfasis en evitar el contacto directo con los enemigos y apostaba por la infiltración y el sigilo, debido a limitaciones técnicas de la propia MSX.

En 1998 salió para la consola PlayStation de Sony, el juego Metal Gear pero esta vez con unos renovados gráficos en 3D, siendo el primero de la saga en alcanzar este hito, además de utilizar voces de actores, lo cual hacía que el juego se sintiese algo más cercano a una película. Este título le valió a Kojima un gran reconocimiento a nivel internacional debido al enorme éxito del juego.

En 2001 se lanza Zone of Enders con un éxito más contenido y un año después veríamos la secuela de la saga Metal Gear para la segunda generación de consolas de Sony con su Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, un juego con unos gráficos sorprendentes para la época, además de una excelente jugabilidad. Nuevamente fue un éxito pero encontró algunos detractores debido al cambio de personaje, ya que Raiden no poseía el carisma de Solid Snake.

Tras la llegada del 2004 aparecería en las tiendas Metal Gear: Snake Eater, introduciendo algunos elementos nuevos en la saga como el camuflaje sobre el terreno con el que poder sortear a los enemigos.

El año 2008 sería el escogido para Metal Gear: Guns of Patriots para la consola de Sony PlayStation 3. Y unos años después, en 2015, veríamos la culminación de la saga en Metal Gear V: Ground Zeroes y Metal Gear V: Phantom Pain para PlayStation 4.

Precisamente fue el desarrollo de Phantom Pain el que se vería envuelto en una serie de extrañas circustancias, que acabaron con la ruptura de relaciones entre Kojima y la empresa en 2017, poco después de haber obtenido un ascenso como vicepresidente de Konami.

En aquel entonces el diseñador de videojuegos japonés se podría haber retirado, pero no lo hizo. Le costó encontrar quien financiara la nueva aventura en la que se embarcaría pero finalmente consiguió el apoyo económico. ¿El resultado? Nace el estudio Kojima Productions y dos años después tenemos su primer juego como estudio independiente: Death Stranding.

Para terminar con este apartado comentar que Hideo Kojima ha sido autor también de otras obras como Policenauts (1994), Snatcher (1988), entre otros, además de haber ejercido de productor en otros trabajos, sin contar varios Spin off de su saga más icónica: Metal Gear.

Comprendiendo la mente del diseñador

Tal y como reza su cuenta de Twitter en su biografía, el 70% de su cuerpo está hecho de películas. Esto mismo lo podemos comprobar al echar un vistazo atrás a sus anteriores trabajos.

En la saga Metal Gear desde su salto a las 3D en las consolas de Sony, han ido adquiriendo cada vez más protagonismo las cinemáticas dentro del juego, como elemento recurrente para contar la historia del juego. En Metal Gear: Guns of Patriots se podría decir que se le fue un poco de las manos, introduciendo cinemáticas de 30 minutos, lo que produjo algunas críticas al juego en este aspecto debido a la excesiva duración de los metrajes.

Hay otros elementos que utiliza Kojima para reforzar la narrativa, no sólo a base de cinemáticas sino en el caso de Phantom Pain eran cintas de casette y en Death Stranding en forma de correos y entrevistas, con las que el jugador tiene la libertad de profundizar en la historia si lo desea.

Después de ver estos ejemplos no hay duda de que es muy fan del cine, ya que los guiónes que él mismo ha confeccionado para sus obras son bastante profundos, con tramas enrevesadas y complejas.

Además en sus juegos, siempre suele tocar temas de actualidad que le inquietan y buena prueba de ello la tenemos en Death Stranding, donde se tocan temas como “el síndrome del dron” que aluden directamente a la preocupación creciente en la actualidad de si una máquina nos sustituirá en el trabajo el día de mañana.

El ego de Hideo Kojima

Aquí entramos en terreno fangoso, ya que no todo es blanco y negro sino cada uno tendrá su propia interpretación de la forma de ser de este hombre. Kojima san no me parece del tipo de persona que presuma en exceso de sus virtudes pero está claro que tampoco las esconde.

Probablemente esté más que acostumbrado a su estatus, ese trato especial que se le suele dar por ser quién es, porque hay mucha gente de diferentes sectores, no sólo en el videojuego, quienes admiran y respetan su trabajo.

En mi opinión estamos ante un hombre que ha trabajado duro para llegar hasta donde está. Pero esto inevitablemente nos llevaría a replantearnos otras preguntas. ¿Acaso otros desarrolladores no merecen el mismo reconocimiento?

Por supuesto que sí, y por mucho que brille o no este hombre, jamás podría producir un juego él sólo, al menos un triple AAA, por lo que indudablemente ha tenido el apoyo y el respaldo de sus compañeros de equipo que conforman Kojima Productions.

Sin embargo también es justo admitir que no todos los creadores de videojuegos se involucran en todos y cada uno de los procesos que conforman el desarrollo de un videojuego. Y esto lo podemos ver de un vistazo si prestamos atención a los créditos de comienzo del juego en Death Stranding.

Hideo Kojima ha sido el director de desarrollo, el productor, el diseñador, el escritor del guión y ha sido el director del casting de actores que han participado en su último videojuego.

Nuevamente no ha sido el trabajo de un sólo hombre, ha habido más escritores como Kenji Yano que también han trabajado duro para crear el guión, lo mismo también en el apartado de producción para Kenichiro Inaizumi, James Vance y Ken Mendoza.

Por lo que queda claro dos cosas, en mi humilde opinión, no estamos hablando de un hombre corriente, pero está claro que el éxito y el esfuerzo han sido fruto de un equipo entero que hay detrás, aunque al final sólo recordemos la frase en cada obra suya: «A Hideo Kojima Game».

Uniendo nexos en Death Stranding

¿Es la última obra de Kojima un mal juego? su última creación ha tenido tanto críticas positivas como mediocres e incluso negativas. Pero todo hay que matizarlo. Si nos fiamos de Metacritic como vara de medir, podemos observar que el juego tiene un 83 de nota por parte de la crítica especializada y de todas ellas sólo dos analístas le pusieron una nota inferior a un 5.

Catorce notas son tibias y sesenta y nueve de ellas son positivas de 7’5 para arriba. Pero es que además ha sido el juego en recibir más dieces perfectos de una sola plataforma (PS4), por lo que no es un tema baladí. Si bien recientemente la nota que le otorgó Famitsu (un 10) produjo controversia al aparecer el presidente de la revista como cameo en el juego.

Al final las notas son meramente subjetivas y todo depende del redactor que le toque analizar el juego y sus preferencias. Si nos fijamos en las notas de la comunidad son más mixtas, con un 6’7 de media.

Más de 2000 opiniones negativas frente a más de 5.000 que encumbran Death Stranding. A mi modo de ver, hay mucha gente descontenta básicamente por las expectativas. Kojima es el maestro del hype, alguien que lleva más de treinta años en la industria y sabe como venderte el juego.

Sin embargo muchos usuarios han podido sentirse desengañados. Entre ellos haría distinción de dos grupos:

  • Jugadores que deseaban un shooter o algo más fiel a Metal Gear.
  • Jugadores que vieron gameplay del juego y no lo jugaron.

Del primer grupo la premisa es clara, no se sabía apenas nada de Death Stranding hasta tres semanas antes de su lanzamiento y más de uno pensaría que Sam sería el sucesor espiritual de Big Boss, nada más lejos de la realidad. Una vez abierta la veda de los gameplays y ver que somos un repartidor haciendo malabares para no perder la carga, la cara se nos desencaja un poco.

Los usuarios del segundo grupo debían saber más o menos de que iba el juego pero no les pareció divertido lo que vieron en el gameplay. Y es que, en mi opinión, ver un gameplay de Death Stranding es como ver uno de Los Sims, no se aprecia de la misma forma si no se juega.

Por supuesto habrá quien haya comprado el juego y en sus primeros compases haya pensado que ha desperdiciado su dinero con semejante compra. Una opinión más respetable. Si lo has jugado y no te convence, pues oye a lo mejor no es tu juego. Sin embargo estoy convencido de que si le dan un poco más de tiempo al título, más de uno se llevaría una grata sorpresa.

Conozco a personas que jugaron la obra magna de Naughty Dog: The Last of Us y se aburrieron en los primeros minutos de juego. Con el tiempo le dieron una oportunidad y supieron reconocer por qué muchos de nosotros tenemos esa obra en un pedestal.

A veces se trata de tener un poco de paciencia y darle margen al juego para que nos cuente la historia que ha venido a contar. No todo pueden ser tiros, sangre y visceras en los primeros compases.

¿Qué es lo que lo hace divertido?

En mi opinión, las mecánicas de juego. A priori llevar paquetes del punto A al punto B puede parecer monótono, el mundo se siente vacío, debes estar constantemente equilibrando el peso de la carga, las inclemencias del tiempo y los EV suponen un lastre en cada viaje, la ausencia de combates es casi total… y sin embargo el juego innova en aspectos que lo hacen muy divertido.

El jugar online (recordemos que no necesita PS Plus) no sólo es recomendado sino que si lo juegas desconectado de la red te pierdes uno de los mayores atractivos que tiene. Todas tus creaciones alterarán el terreno pero también en el mundo de otros jugadores. Al final acabarás dándole muchos likes a tu amigo invisible, ese que puso un puente en mitad del camino para cruzar un río justo cuando más lo necesitabas.

Tiene una buena historia. Hablar de Hideo Kojima es hablar de cine hecho videojuego, de grandes guiones a la altuar. Lo hemos visto en sus anteriores trabajos y tenemos el testimonio de redactores que disfrutaron el juego antes de su salida y lo confirman.

Las físicas del juego y como tareas tan mundanas como cruzar un río cargado de cajas hasta los topes y que te flaqueen las fuerzas y se vayan flotando río abajo. O tener un accidente y que tu moto acabe empeñada en algún lugar inaccesible. El desafío constante al que te ves sometido.

Las poses de Sam frente al espejo, los momentos en que rompe con la cuarta pared y parece estar hablándote directamente, la empatía que desarrollamos con BB a lo largo de la aventura.

¿Y en qué cosas falla?

Pues como toda obra sea del género y de la industria que sea, tiene sus fallos. Hasta donde he podido ver, diría que su mayor desatino ha sido en el acuerdo comercial que han llegado con cierta marca de bebida energética. Que aparece constantemente en el juego y en ocasiones en primera plana. Mucho dinero invertido aquí.

Tal vez se le podría reprochar un sistema de combate más profundo. Además de que las entregas estándar no aportan nada a la trama más allá de ser recompensados con likes.

Por último la IA no ha sido su gran fuerte en este juego, probablemente obedece a cuestiones de tiempo en el desarrollo y el equipo de Kojima Productions se centró en otros aspectos. Por lo que si sois hábiles con el mando es una obligación jugar la campaña en difícil. El modo normal os dejará tibios.

Conclusiones

Si valoras el trabajo de Hideo Kojima, has jugado a Death Stranding y lo estás disfrutando, seguramente tu opinión vaya en consonancia con la mía. Si por el contrario sientes rechazo por todo lo que lleva escrito el nombre de Kojima y no jugaste a Death Stranding, te animo a que le des una oportunidad.

No sólo de shooters vive el gamer. A veces se echan en falta obras más reflexivas, que nos inviten a pensar, que se atrevan a innovar en sus planteamientos. Y está claro que tenemos ante nosotros a la obra más personal y profunda del creador nipón. Sam Porter Bridges es un repartidor, sí, pero no uno cualquiera.

Me involucro con la creación del juego de arriba a abajo. Eso es «Un juego de Hideo Kojima»

Todo ha sido desarrollado de una manera indie, donde me he encargado personalmente desde la programación del juego, hasta la promoción, distribución y creación de adelantos y expectativas.

—Hideo Kojima.