El balón ya ha echado a rodar y los dos grandes simuladores por excelencia ya están en el mercado. ¿FIFA y PES? Bueno, PES ahora se llama eFootball y en EA Sports se están planteando cambiar el nombre al FIFA… se llamen como se llamen, ya están entre nosotros.

Este año las diferencias entre los dos no pueden ser mayores. FIFA 22 ha apostado por el continuismo y por vender su juego a 70-80 euros, eFootball se ha pasado al free-to-play y lo está regalando, y curiosamente a la que le están cayendo palos es a Konami por eFootball.

¿Son merecidos? Por supuesto, pero… ¿y qué pasa con FIFA 22? Muy pocas críticas que tienen su razón de ser. En este artículo voy a rajar, y espero que mis declaraciones no se recojan en ningún acta, no vaya a ser que me caigan cuatro partidos.

eFootball… ¿pero qué has hecho Konami?

Voy a empezar con el que me parece menos criticable de los dos aunque las redes no piensen lo mismo. Konami se ha cargado la marca “PES” (Pro Evolution Soccer) y ha querido bautizar a su juego como eFootball, una marca “dinámica” que ya no necesita ponerle el año ni un número, porque la idea es partir de una base e ir actualizándola con el paso de las temporadas.

Debo reconocer que a mí la idea me conquistó desde un principio. Para empezar si no puedes competir con el poderío de Electronic Arts (y no nos engañemos, Konami no es la que era, ha pasado a compañía de segundo nivel aunque nos duela) entonces parece lógico probar algo distinto.

Además, ¿cuántas veces no hemos pensado, dicho o leído que sería mejor que los juegos de fútbol se limitaran a actualizar plantillas y no cobrarnos 60-70 euros al año por cuatro novedades? Pues ahí lo tenéis, modelo free-to-play, pagas por lo que quieres, lo vas actualizando metiendo mejoras sin tener que esperar una nueva temporada, y pagas poco a poco cada año por una base que crezca más y más.

Tuvimos que “comernos” un eFootball PES 2021 Seasson Update el año pasado con la esperanza de que Konami utilizaría esos dos años de desarrollo para hacer que mereciese la pena… quizás eso haya sido una de las grandes decepciones tras ver el resultado inicial, una broma de mal gusto que es el juego que hay ahora mismo a la venta, prácticamente injugable.

Y sí, me diréis que tiene detalles buenos, que hay brotes verdes, incluso que los memes de las caras son injustos porque en otros planos y con otros jugadores no se ve tan mal. Y os daré la razón, pero el juego no debió salir así, y a Konami le quedan meses, y en un amplio plural, para lanzar algo que parezca un videojuego de fútbol de nivel.

Físicas de choques ridículas, una IA defensiva lamentable, respuesta a los controles del pleistoceno, mira que los últimos PES no eran la gran cosa, pero comparados con esto…

¿Tanto les costaba haberse tirado otro año en lugar de lanzar esta “alfa” (ni siquiera me atrevo a llamarle beta) que tanto daño ha hecho a la ya castigada marca? Vale que seguramente en tres meses sea mucho mejor, y en seis ni te cuento, pero… ¿cuánta gente no lo jugará ahora, lo borrará y se olvidará de él en toda la temporada por haber visto lo que ha visto? Para mí una decisión nefasta.

FIFA 22: ¿Para qué cambiar lo que funciona?

En EA Sports lo tenían claro. Si ya tienes un buen producto que se vende solo, ¿por qué te vas a esforzar en mejorarlo tanto? Y más si la competencia está como está, y si ya cuentas con x millones de ventas aseguradas por ese chiringuito de jugadores-ludópatas que necesitan comprar el juego para seguir jugando a FUT, abrir sobres y formar el club de sus sueños a golpe de micropago.

Soy un jugador habitual de FIFA, le dedico mis buenas horas todas las semanas, cuando sacaron el parche next-gen pensé “bueno, para ser un parche gratuito se lo han currao…”, pensando que FIFA 22 sería el primer juego de fútbol de nueva generación de verdad, una delicia para los sentidos.

Las primeras imágenes y gameplays me devolvieron a la realidad. Es EA, deben tener un saco con cientos de ideas, meten la mano en el saco, sacan cuatro y dicen “venga, este año mejoramos esto” y si a alguien se le ocurre sacar una quinta mejora le cortan la mano. Este meme lo ilustra muy bien:

La gran novedad es la tecnología Hypermotion, donde EA ha capturado movimientos de un partido 11 v 11 y eso supuestamente ha hecho que los jugadores se comporten de una forma más realista. En los “medios afines” habréis leído en los análisis que es una tecnología que tiene potencial… os lo traduzco: “en algunas cosas funciona mejor que antes, en otras peor”.

Más allá del enésimo “palabro inglés cool” la jugabilidad de FIFA en los últimos años ha ido dando bandazos. Un año es más lenta, otro más rápida, pero en mitad de temporada la retocan 20 veces y nos vuelven locos. Este año, una vez más, parece que la jugabilidad está al servicio de “lucir” las novedades, si me mejoran los balones rápidos y largos… la IA abusa de ello, si mejoran las entradas en el centro… todo juego en el centro.

La jugabilidad de FIFA 22 no está mal, lógicamente es mucho mejor que el actual eFootball, pero sigue teniendo lagunas importantes, los porteros cantan más, los defensas muchas veces no tapan bien, los equipos siguen sin tener una “personalidad” definida y lógica, si vas perdiendo échate arriba, arriesga, no te pongas a tocar en la defensa, o si vas ganando a la IA 5-0 y marca un gol que no lo celebre por todo lo alto. Son detalles que no debería costar tanto arreglar.

Los comentarios necesitan urgentemente una revisión desde hace más de 6 años, así que os podéis imaginar lo que pienso de ellos. Manolo Lama y Paco González. Yo creo que encima este año está peor programado porque las frases se repiten todavía más.

Y las críticas no acaban ahí. El tema de los gráficos es una broma. El parche del año pasado estuvo bien, que no hayan mejorado ni un ápice el apartado gráfico para este año es muy lamentable, ni una textura, ni el público, ni tocar un poco el motor de iluminación… ¿para qué?

Y para rematar la faena, el rollo “modo historia” iniciado por “El Camino” y continuado por VOLTA… a tomar por saco. Partidos en línea y a correr. Ahh… y si tienes Switch mejor ni hablamos, otra actualización de plantillas, ole ahí EA apoyando como siempre a Nintendo.

¿Y sabéis lo peor de esto? Además de cobrar 70-80 euros y solo meter la actualización “next-gen” (comprar la versión de PS4 y luego poder jugarla en PS5, o de Xbox One a Xbox Series) solo está incluida en la edición “Ultimate” de 100 euros). Pero lo peor para mi es que apenas se han repartido códigos de prensa para analizar, habréis visto pocos análisis de FIFA 22 en medios pequeños y medianos, EA España solo ha mandado a medios grandes, cuyos análisis suelen ser siempre favorables, “bienquedas” y por desgracia realizados por analistas que a menudo canta a la legua que no saben precisamente mucho de fútbol y se dedican a comentar las supuestas novedades diciendo que todo se nota y funciona muy bien.

¿Sabéis dónde van el resto de códigos del juego? A los chorrocientos mil influencers, youtubers, futbolistas, tiktokers y demás persona que no van a hacer un análisis veraz del juego para que tú, querido lector, sepas si realmente vale la pena o no pasar por caja. ¿Para qué?

¿Vendrán tiempos mejores?

Me gustaría pensar que eFootball va a evolucionar y eso obligará a EA Sports a pisar un poco el acelerador, que la burbuja de FUT se acabará pinchando, y aún mejor, que otra compañía se animará a sacar un juego a la altura que plante cara a estas dos grandes para que se pongan las pilas.

Me gustaría pensar que será así. Mientras tanto os pido que seáis cautos con este tipo de juegos. Si veis que los análisis salen un día antes de la fecha de lanzamiento o incluso el mismo día, que solo se dedican a comentar lo bueno y algo no os cuadra viendo los gameplays, desconfiar. Si no veis el análisis en otros medios de menos audiencia, desconfiar. Si a un juego lo funden a memes y meses más tarde no se acuerdan de él cuando las redes reconocen que el cambio es brutal, desconfiar.

Creo que el fútbol se merece algo mejor que FIFA 22 y eFootball. Mi consejo es que no gastéis vuestro tiempo ni vuestro dinero en quien no hizo esfuerzos para merecerlo.