“No acabo de entender lo que ha sucedido. Todo ha sido tan extraño. La próxima vez que reciba el premio de un concurso en el cual no participé, me lo pensaré dos veces antes de aceptar dicho premio, no vaya a ser que la cosa se complique”.

A lo largo de esta generación hemos ido recibiendo varias aventuras gráficas para PlayStation 4, un género que, hasta hace no demasiado tiempo, era coto casi exclusivo de PC. Títulos como Broken Sword 5, Silence, Deponia, Grim Fandango o Thimbleweed Park han ido llegando a lo largo de esta generación. Pero últimamente pareciera que ha disminuido el número de aventuras gráficas aparecidas para nuestro sistema. Es por ello que celebramos la llegada de Trüberbrook.

Estamos ante el artesanal trabajo de MedienBoard Berlin Brandenburg, quienes a través de unos escenarios creados a partir de la digitalización 3D de maquetas han conseguido darle un toque muy personal a esta nueva aventura gráfica que salió a la venta el pasado 17 de abril a un apetitoso precio de 29,99€.

Pero vamos a ver lo que nos ofrece realmente este título inspirado en clásicos modernos como Twin Peaks y Expediente X, incluyendo suspense, misterio y emoción a partes iguales, con sorpresas inesperadas y una historia rocambolesca que nos mantendrá enganchados hasta el final de la aventura. Viajemos hasta 1967.

Una misteriosa normalidad

En esta disparatada aventura nos pondremos en la piel de Hans Tannhauser, un joven estadounidense, científico de profesión, que recibe el premio de un concurso en el que nunca participó.

Así que decide aceptar este golpe del destino y viajar hasta la pequeña localidad alemana de Trüberbrook para disfrutar de unos días de vacaciones.

Pero la cosa se va complicando poco a poco, y lo que parecía iban a ser unos días de descanso se convierten en una perturbadora experiencia que va más allá de los confines de la galaxia. Quizás no sea una historia demasiado original, pero sí tiene los ingredientes necesarios para atraparnos en la propuesta del videojuego.

Puzles, investigación y mucha conversación en nuestro idioma

El sistema es el clásico “Point and Click”, con lo cual apuntaremos con el cursor sobre el objeto con el que queramos interactuar y lo seleccionaremos. Con el stick derecho controlaremos el cursor como si de un ratón se tratase y con el stick izquierdo manejaremos al ingenuo Hans. Una vez seleccionemos un objeto se nos abrirá un pequeño menú con las opciones que podemos realizar: (descripción, grabar mensaje en un magnetófono, hablar o interactuar con otro objeto).

No podremos combinar objetos de nuestro inventario entre ellos, con lo cual, a la hora de utilizar varios objetos de nuestro inventario sobre un escenario/objeto concreto, podremos hacerlo directamente. Apretando uno de los gatillos se mostrarán en pantalla los objetos a investigar, pero no siempre.

Otro dato a tener en cuenta es que estamos ante una aventura gráfica muy clásica, lo que significa que tendremos que hablar con todos los habitantes del pueblo hasta agotar las conversaciones, mirar todos los objetos seleccionables del escenario y repetir algunas de estas acciones para que se nos abran nuevas posibilidades.

Sobre los puzles decir que, aunque no encierran una elevada dificultad, sí que es cierto que nos hemos encontrado con dificultades a la hora de superar alguna conversación en la que hay que dar la respuesta correcta. Esto sucede porque la información que necesitamos para superarla se encuentra en algún expediente o periódico y éstos no han sido traducidos.

El resto del videojuego sí que ha sido localizado a nuestro idioma y, salvo este pequeño problema ya comentado, podremos disfrutar de principio a fin de todo el humor y la historia de Trüberbrook. Eso sí, el doblaje está disponible en inglés.

Artesanía pura

Uno de los aspectos más destacables de este título tiene que ver con el aspecto visual. Todos los escenarios y los fondos estás construidos con modelos en miniatura (maquetas) capturados con un escaner 3D, retocados digitalmente y luego combinados con personajes animados y diferentes efectos visuales.

El resultado de todo esto es la construcción de unos escenarios muy atractivos, decadentes por el tono de la aventura, pero muy llamativos a nivel artístico. Son una auténtica delicia. La combinación de la iluminación y otros efectos acaban construyendo un escenario único.

Los personajes que iremos encontrando están perfectamente animados y cada uno tiene su propia personalidad, aunque se podría haber profundizado mucho más en ellos para conseguir que se convirtieran en parte de nuestro universo de juego.

A todo lo dicho anteriormente hay que añadirle una banda sonora exquisitamente decadente que encaja a la perfección a la hora de crear la ambientación de Trüberbrook. Un gran trabajo también en este aspecto.

Conclusiones

Los amantes de las aventuras gráficas estamos de enhorabuena al recibir un título muy interesante que, aunque cuenta con algún problema de traducción, se hace muy interesante de jugar.

Estaremos deambulando por las interioridades de esta localidad alemana de los años 60 alrededor de siete horas, descubriendo sus secretos más ocultos.

Pero lo dicho, es una aventura muy clásica, lo que significa que su avance será lento. Tendremos que hablar con todo el mundo varias veces e investigar los escenarios también en diversas ocasiones.

Conversaciones locas, personajes estrafalarios, un hotel con mucho encanto y una historia que se complica de repente, es lo que nos ofrece esta nueva aventura gráfica que acabamos de recibir en nuestras PlayStation 4. Muy recomendable, sobre todo para los amantes de este género.

¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD