Es bastante probable que sea la primera vez que la mayoría de los que estáis leyendo este análisis, escuchéis hablar de Touhou Project, cuya existencia se remonta al 1996 en Japón, y ha dado lugar a una gran cantidad de anime, manga y videojuegos. Touhou Project es sin duda, un producto bien conocido en el país del sol naciente que lo vio nacer, aquí sin embargo, no tiene el mismo reconocimiento. Os imaginaréis por tanto la sorpresa, al saber que NIS America traería a Occidente el juego de nicho de la desarrolladora Cubetype, Touhou Genso Rondo: Bullet Ballet. Aunque para aquellos que ya estéis un poco familiarizados con el trabajo de NIS America, sabréis que se ha construido una reputación en relación a los juegos japoneses que desarrolla o distribuye en Occidente, juegos como Danganronpa, Disgaea, etc.

Touhou Genso Rondo: Bullet Ballet es un juego de disparos híbrido entre los géneros bullet hell/beat-em-up, en el que tomamos una serie de batallas 1 contra 1 que combinan las mecánicas básicas de los juegos bullet hell con los controles de los beat-em-up. Esta versión es además una remasterización para PlayStation 4, que cuenta con gráficos de alta definición, mejoras en la interfaz de usuario, adiciones al modo historia para un jugador, nuevos personajes y modos, juego en línea, y otros cambios menores.

Baila entre las balas

El juego funciona de la siguiente forma: dos personajes tienen un duelo en una arena circular con una vista desde arriba, lanzándose ataques danmaku unos a otros (junto con ataques cuerpo a cuerpo) hasta que su energía se agota y podamos asestar el golpe final. Contamos con los ataques tradicionales de luz, ataques medios, y las bombas, junto con diferentes variedades como el elegante o la ralentización, aunque con limitaciones. Hay un cierto componente estratégico al tener que concentrarnos tanto en atacar a nuestro oponente, como esquivar una ola de balas al mismo tiempo, además de tener que averiguar qué combinación de movimientos funcionan mejor contra cada rival, y aquí es donde Touhou Genso Rondo destaca.

Por desgracia, todavía hay algunos casos en los que sin duda se siente que el juego es simplemente demasiado dependiente del spameo de ataques para ganar sin demasiado esfuerzo. Un gran ejemplo de esto viene con los ataques de hechizos, los super movimientos que se pueden realizar por llenar nuestro medidor de carga. Durante estos momentos, el juego se convierte en un tradicional 2D vertical de acción, permitiéndonos de repente ser capaces de lanzar ataques sin limitaciones. Cuando la I.A. se lance contra nosotros, tendremos que esquivar con habilidad cada bala y maniobrar alrededor de la pantalla, mientras que atacamos a nuestro oponente o esperamos que su medidor de carga se agote.

Momentos como este parecen ir realmente en contra de lo que se supone que el juego debe ser, y esto se extiende incluso al esquema de control del título. Mirando las imágenes del juego, podríamos inclinarnos a pensar que se trata de un twin-stick shooter, pero no es el caso. Sólo se utiliza el stick analógico, junto con un botón para cada ataque, además se apunta de forma automática al contrario. Este tipo de controles hacen que las cosas se asemejen más a un juego de lucha tradicional, por lo que necesitaremos algo de tiempo para acostumbrarnos, y hace además que ciertos ataques sean difíciles de lanzar cuando requieren algo más de precisión de cara a ser efectivos contra el objetivo, algo que pasa también en ocasiones con los ataques cuerpo a cuerpo.

No es que Touhou Genso Rondo no sea un buen juego, el combate todavía tiene un gran potencial y sigue creando algunos momentos caóticos muy bien, pero su falta de contenido le pasa factura. Fuera del modo player-versus-player (tanto online como offline) tenemos el habitual modo historia, donde nos enfrentaremos contra una selección de personajes, el modo Arcade, que es exactamente lo mismo que el modo historia, excepto sin ningún tipo de escenas, oponentes que aparecen de forma más azarosa, una ronda por batalla en lugar de dos, y un medidor de carga que se traslada entre las batallas, y Boss Rush. Una vez más, nos enfrentaremos contra los mismos personajes una y otra vez, excepto que ahora sólo estás frente a frente contra sus ataques de hechizos, lo cual es bastante molesto. Los tres modos son completamente redundantes, y el modo Arcade y Boss Rush no son particularmente divertidos.

Para apreciar los efectos visuales del título, sólo tenemos que ver una ronda y admirar el gran esplendor de las balas bailando a través de la pantalla. El modelado de los personajes está miniaturizado en 3D, y aunque tienen un buen acabado son en general bastante simples. Por supuesto, la perspectiva cenital elimina muchas oportunidades para admirar los modelos de los personajes. Las animaciones de los ataques son la estrella del espectáculo aquí, y funcionan admirablemente. El arte de cada personaje en los menús, las pantallas de victoria y el modo historia están muy bien dibujados y añaden un atractivo adicional al título.

Conclusión

Si lo que estás buscando es un título que te venda completamente la serie Touhou, y te convierta en un fan acérrimo, Touhou Genso Rondo: Bullet Ballet probablemente no lo consiga, ya que realmente se siente como una entrada sin demasiada fuerza dentro de la franquicia, con falta de sustancia en cuanto a contenido se refiere, y que no muestra un gran potencial como Touhou más allá de la capacidad de tener una gran cantidad de balas apareciendo en pantalla. Los verdaderos aficionados a la franquicia encontrarán cierta diversión en este título, ya que tiene algunos momentos divertidos, pero para otros, puede ser más recomendable esperar a que lleguen nuevos títulos de la saga.

 

¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD