El día de hoy nos toca actualizar nuestro análisis de Song of Horror de Protocol Games, pues su tercer episodio ya ha visto la luz. Publicado por Raiser Games, el juego aún nos queda a deber dos episodios restantes se publicarán a lo largo del próximo año.

¿Es una buena idea? Lo cierto es que yo también me mostraba desconfiado al inicio, pero tras probarlo puedo asegurar que sí, es una buena idea.

Pero basta de cháchara y continuemos con nuestras desventuras y lucha contra la presencia y esa maldita melodía que no deja de sonar en nuestras cabezas.

Por favor, para

Nuestra historia tiene su inicio en una fecha indeterminada e involucra a un prestigioso novelista como detonante de todo. Por algún motivo él y su familia han desaparecido, y todo apunta que hay algo más detrás, algo turbio y extraño.

Con la orden de encontrarle, un hombre de pasado turbulento se adentra en su búsqueda, pero lo que ni el ni nadie a su alrededor sospecha es que esto sólo será el detonante de un conjunto de historias llenas de miedo, presencias de otro mundo, misterio y muerte con algo en común. Una maldita caja de música que no para de sonar.

El primer episodio y el prólogo de Song of Horror  tienen lugar en una mansión. Y si bien no se trata del escenario más innovador que se ha visto, sí es una carta de presentación perfecta gracias al hecho de poder jugarla con hasta cuatro personajes distintos. Todos ellos cuentan con distintas habilidades, pasado propio y formas particulares de reaccionar a lo que está sucediendo a su alrededor o al interactuar con los objetos que irán encontrando por el camino.

La mansión no es todo lo grande que me gustaría, pero cuenta con puzles bastante coherentes aunque accesibles que te obligarán a estar atento a cada pequeño detalle o a volver sobre tus pasos en busca de respuestas o sólo para comprobar que no estás dejando ningún documento.

Pero esto tiene trampa, pues estamos ante un juego en el que la muerte es permanente, y los errores no suelen tener segundas oportunidades. Una vez muerto un personaje te verás forzado a continuar con otro, y así sucesivamente hasta quedarte sin nadie y ver la pantalla de Game Over. Eso sí, episodios dejan pistas de que los supervivientes continuarán siendo importantes para la trama, de una u otra forma.

Y sí, la muerte puede estar en cada esquina, y por ello será importante escuchar detrás de la puerta antes de ingresar a algunas habitaciones y estar atentos a la presencia que nos acecha. Una presencia que en las dificultades más altas te obligará a ocultarte constantemente y mantener tu ritmo cardíaco controlado para no morir, pero que además de eso te atacará constantemente o intentará engañarte valiéndose de los personajes que hayan caído por el camino y demás artimañas.

Nuevo escenario, misma esencia

Llegamos al segundo episodio, y es aquí donde me doy cuenta de todo el potencial que tiene el juego y el buen rumbo que está tomando. Verás, el primer episodio establecía algunas mecánicas como los puzles, la posibilidad de escuchar detrás de las puertas para saber si es seguro o no, la necesidad de escondernos y controlar nuestro ritmo cardíaco para no ser asesinados y más, así que lo normal sería pensar en que “estamos en otro lugar pero con lo mismo”. Afortunadamente no es así, y este segundo episodio aún guarda novedades.

La acción se traslada a una tienda de antigüedades que te resultará bastante familiar tras lo sucedido anteriormente, y en esta ocasión entran en escena tres nuevos personajes. Nuevamente todos cuentan con habilidades únicas, debilidades y fortalezas, así que la decisión dependerá de que tan confiado te sientas o de a quien quieras perder primero.

El mapa también sufre un cambio notable, y ahora tenemos mucho más que explorar con falsas pistas y más accesos a desbloquear. Por su parte, los puzles se complican un poco más, pero siguen manteniendo su coherencia y siendo accesibles, pero hay dos novedades que resaltan. La primera es la introducción de una nueva mecánicas acorde al escenario que visitamos y que consiste en controlar la respiración al no tener donde ocultarnos.

Song of Horror

La segunda novedad es en efecto, un nuevo enemigo. En la tienda de antigüedades, la presencia deja un poco de lado eso de mover cosas y pasa a la acción para manifestarse de forma corpórea. Ahora nos acecha mucho más, va en nuestra caza de forma más implacable y si respiramos más de la cuenta sabrá donde nos estamos. Es inevitable sentir que está evolucionando según la historia progresa y está encontrando nuevas formas de adaptarse e ir en busca de sus víctimas.

 

Una transición necesaria

Hemos llegado al tercer episodio “A Twisted Trail”, y si bien los episodios uno y dos del juego son una clara muestra de intenciones, esta tercera parte se podría definir como el preludio necesario para que el juego pueda progresar a nivel argumental y tomar su forma definitiva.

En esta ocasión, los escenarios gozan de más variedad e incluso podrás cambiar de personaje en momentos puntuales. Aunque pueda parecer poco relevante, esta decisión juega a favor de Song of Horror y permite que aquellos supervivientes que normalmente llegan al final del episodio sin pena ni gloria gocen de protagonismo sin necesidad de sacrificar a nadie.

 

Pese a que es imposible no notar cierto continuismo y lentitud en esta entrega, aún hay lugar para sorprenderse con nuevos sustos y mecánicas relacionadas a aquella misteriosa presencia que nos lleva haciendo la vida imposible desde el inicio de esta aventura episódica y que aún continúa evolucionando y aprendiendo. Además, cabe destacar que la calidad no desciende, pues el miedo a la muerte y la paranoia que genera no saber que habrá tras cada puerta continúan muy vigentes.

La verdad se va abriendo paso poco a poco, y pese a que se puede considerar como un episodio de transición, esto no significa que “A Twisted Trail” deba ser ignorado o menospreciado, pues las decisiones tomadas en el pasado comienzan a tener más peso y el giro final consigue dejarte más que satisfecho.

La importancia del entorno

Song of Horror es un título de corte independiente, y es por ello que podemos encontrar alguna que otra flaqueza en las animaciones faciales o en ciertos detalles de los personajes protagonistas, pero lo cierto es que poco importa cuando lo compensas con unos escenarios como los que se encuentran en este juego.

Inspirándose en clásicos como Resident Evil, Silent Hill, Alone in the Dark  o Clock Tower, Protocol Games consigue crear una atmósfera abrumadora que te obliga a sentirte solo y observado. No recurre a screamers para dar miedo, recurre a la tensión y al de miedo que genera perder a cualquiera de los personajes con los que estás jugando. Los detalles en cada una de las habitaciones de la mansión, todas las zonas de la casa de empeño y la universidad son muchos, tantos que podrían contar su propia historia.

Song of Horror

A crear todo lo anteriormente mencionado también contribuye su banda sonora y el uso del sonido ambiente. No hay temas épicos, sólo temas acústicos suaves que te hacen presagiar lo peor y suenan en el momento adecuado. El sonido ambiente por su parte también goza de protagonismo, y es increíble la tensión que puede causar estar en silencio y escuchar claramente la lluvia caer, la madera crujiendo a cada paso que das o tus propios pasos en una habitación aparentemente desierta.

Respecto al rendimiento del juego, he de decir que es bastante bueno y aunque en la tercera entrega algunos usuarios de tarjetas gráficas Nvidia han experimentado problemas de rendimiento (notables y presentes al intentar jugar los episodios anteriores), estos ya han sido solventados en su totalidad y no deberías encontrarte con ninguna sorpresa desagradable. Tras el parche correspondiente, puedo volver a jugar con todas las opciones al máximo y sin problemas de caídas de frames o glitches que puedan echar a perder la experiencia de juego.

Y por último pero no menos importante, me gustaría recordarte el hecho de que si bien las voces del juego están en inglés, la inmersión al español es completa. No solo están subtitulados los diálogos, sino que todos los documentos y assets que encontrarás juego también  lo están.

 

La espera aún desespera

Tras jugar a los tres episodios, puedo mantengo que Song of Horror es uno de los mejores títulos de terror de este año. Un proyecto con mucho mimo que logra combinar a la perfección lo clásico con lo moderno, y que a su vez se inspira en grandes exponentes del género.

Este tercer episodio nos recuerda que estamos ante un juego con el potencial suficiente como para convertirse en un referente y que Protocol Games sabe hacer un episodio de transición que no decae en calidad pese a que a priori no resulta tan impactante. Eso sí, el hecho de tener que esperar entre episodios (pese a ser comprensible y encajar con la narrativa) sigue siendo un poco desesperante.

 

¿Donde comprarlo?

Puedes hacerte con Song of Horror  en PC (Steam). Como compra tienes dos opciones, adquirir los episodios por separado (son 5 y cada uno a 7,99 euros) o hacerte con el pase de temporada por 21,99 y beneficiarte de un ahorro considerable.

El juego se publicará tanto en PlayStation 4 como Xbox One a lo largo del 2020 con actualizaciones y mejoras que ya se ha confirmado serán gratuitas para quienes cuenten con todos los episodios en PC

¿Habrá versión para Nintendo Switch? Bueno, no se tienen demasiadas noticias al respecto, pero la buena acogida y críticas de Song of Horror nos animan a soñar con la idea.