2015 nos dejó una de las aventuras más bellas a nivel visual que nunca hemos probado, Ori and the Blind Forest, una aventura en 2D lineal que supo mezclar a la perfección plataformas y acción.

Cuatro años después, y gracias a la colaboración entre Microsoft y Nintendo, nos llega la versión definitiva del juego, con muchas mejoras respecto al original y una excelente conversión para ser disfrutado en la híbrida de Nintendo.

Si queréis adentraros en este bosque que busca ansiadamente la luz y descubrir una de las aventuras más bonitas que vais a probar nunca, seguid leyendo nuestro análisis, no dejaremos indiferente a nadie.

La llegada de Ori al bosque

Ori es uno de los guardianes del bosque que durante una gran tormenta cayó del gran Árbol, nuestro pequeño héroe estaba desamparado hasta que Naru, un adorable monstruo de tamaño considerable, lo encontró y lo cuidó como a su propio hijo.

Pero nada es para siempre, y a medida que el cataclismo se desata en el bosque, Naru fallece y nuestro pequeño Ori deberá buscar y devolver la luz que tanta falta le hace al bosque, encontrando para ello los 4 elementos de la luz: fuego, agua, viento y tierra.

Aunque el lore del juego es bastante inmenso en cada zona que visitamos, la historia estará narrada por Sein, el guía del gran árbol, siendo esta historia tan breve y concisa como un cuento, no podemos esperar grandes hazañas ni giros de guión.

Pero ahí es donde recae su gracia, y es que debido a su gran apartado gráfico, no tardaremos ni 10 minutos en sentirnos identificados con Ori, y meternos de lleno en la historia, que aunque puede llegar a requerir grandes dosis de habilidad, sirve para relajarnos con su temática ambiental.

La historia dará comienzo con un momento bastante agridulce.

El camino hasta los 4 elementos es una maravilla

En cuanto a la exploración del juego, nos encontramos ante un inmenso mundo dividido en varias zonas -arboledas, pantanos, cuevas…- que están perfectamente conectadas entre ellas.

No solo la unión entre cada zona es adecuada, sino que a medida que nos vamos acercando a otra zona vemos con el escenario va cambiando, haciéndonos creer lo bien cuidada que está la inmersión en el bosque.

Además en todo momento podemos consultar nuestro mapa, que nos detalla que porcentaje del bosque tenemos explorado, siendo posible más adelante aprender habilidades que nos permita saber en qué zonas nos hemos dejado algún objeto.

Y hablando de objetos, cada área del bosque aguarda secretos y zonas ocultas, a las que por supuesto no podremos acceder hasta más avanzada la historia y haber desbloqueado según que habilidades, así que recordad bien en vuestra memoria cada lugar inaccesible, habrá que revisitar muchas zonas.

Un periplo a toda costa

Hablemos de la jugabilidad del título, y es que aunque Ori es adorable, sus movimientos no son nada fáciles de controlar, muchas veces tendremos que tener cuidado de no ir demasiado rápido para no tropezar con alguna trampa, y tener sobretodo mucho cuidado a la hora de saltar.

Cada sección del juego está cargada de obstáculos, y ya os avisamos que si no tenemos cuidado moriremos con demasiada facilidad, sobre todo en dificultades más altas.

Es por ello que podremos guardar en cualquier zona que esté libre de enemigos, pero ello tendrá un coste,y es que usaremos el poder mágico de nuestro intrépido amigo, aunque recuperarlo es muy sencillo, y el propio bosque nos ayudará.

Es por ello que al igual que nuestra vitalidad, podremos aumentar nuestra reserva de energía; pero ya sabéis, hay que explorar cada rincón del bosque para no saltarse nada.

Tan importante es la exploración, que muchas zonas del bosque requerirán de ciertas llaves -o runas- que deberemos encontrar para poder abrirnos camino.

A medida que desbloqueemos nuevas habilidades tendremos que revisitar antiguas zonas.

Un sistema de combate inusual pero muy práctico

Por supuesto el bosque también estará plagado de enemigos que debemos combatir usando nuestros poderes, para ello nos valdremos del botón de ataque ‘Y’, pero no será Ori quien azote a nuestros rivales, será el mismo Sein quien les dé su merecido, pudiendo atacar a distancia sin tener que emplear ataques cuerpo a cuerpo.

Esto le da cierto toque estratégico al juego, pues muchas veces podremos resguardarnos de los rivales mientras los tumbamos, del mismo modo que podemos mejorar estos poderes y aprender nuevos y más letales.

La historia será narrada a medida que avancemos

Todas estas habilidades las emplearemos a fondo en los combates contra los jefes, que ya advertimos que no son nada fáciles pero si muy gratificantes y bellos.

Aunque es en estos combates donde más diferencias hemos encontrado con otros metroidvanias, no están tan currados, dejando claro que los creadores se centraron más en la creación del escenario principal que en los propios enemigos, que pronto nos dejan la sensación de que se repiten hasta la saciedad.

Los combates serán distintos a lo que el género nos tiene habituados.

Novedades a cascoporro en su versión definitiva

Hablemos ahora de por qué la versión de Nintendo Switch es la mejor edición del juego. No solo se han añadido todos los extras que salieron para la versión de Xbox One con el paso del tiempo: puntos de teletransporte, dos nuevas habilidades, una nueva zona y un nuevo y desafiante modo de dificultad.

Por otra parte tenemos el hecho de que la conversión supera con creces el trabajo mostrado en Xbox One, y que como ya vimos en la web, se han incluído nuevos nuevos movimientos a las animaciones de los personajes, haciendo que sean mucho más fluídos.

Modos de juego por un tubo y muchas novedades en Switch.

Además, contamos con que esta vez el juego corre a 60 fotogramas por segundo, frente a los 30 a los que iba en la versión de Xbox One. 1080p en modo televisor y unos excelente 720p en el modo portátil.

También se ha pulido el rendimiento, y os aseguramos que pese a que la máquina de Nintendo tiene menos potencia, no hemos vivido en ningún momento relentización alguna.

Nos gustaría cerrar este apartado hablando de la sensacional banda sonora, que desde el primer minuto de la aventura deja temas bastante hermosos, delicados e inmersivos, las escenas más tristes del juego quedan bien acompañadas de temas sensacionales y acordes.

Y por último queremos hablaros de que pese a que la máquina de Nintendo no cuenta con sistema de trofeos o logros, el propio juego si lo hace, permitiéndonos conseguir todo lo que tuvimos en la versión de Xbox One.

Los combates contra los jefes es lo que nos deja algo secos

Conclusiones

Microsoft ha decidido llevar con gran acierto una de sus IP de éxito más recientes, consiguiendo una gran adaptación capaz de mejorar en gran medida su paso por Nintendo Switch.

No solo estamos ante una preciosa propuesta llena de color y diseños bonitos, también es una gran aventura que encantará a los amantes del plataformeo, ya que cuenta con muchísimas posiblidades de exploración y saltos.

Recordad que podéis guardar donde queráis.

Aunque eso sí, sus combates y el diseño de algunos enemigos dejan mucho que desean, ya que nos hubiera gustado contar con más variedad de ataques y rivales, pero sabemos que todo esto fue pulido en su segunda entrega, que esperamos ver también en la híbrida de Nintendo.

Aún así contamos con una aventura de 10 horas de duración, prolongable hasta unas 15 para completar al 100%, así que ya sabéis, va a ser un paseo por el bosque bien largo.

Dónde comprarlo

Por desgracia, Ori and the Blind Forest: Definitive Edition, solo se encuentra en formato digital para Nintendo Switch por el momento, pudiendo haceros con él desde la web de Nintendo, la eShop.