Sin duda estamos ante uno de los mejores comienzos de año de esta generación, donde algunos juegos ya a la venta como Devil May Cry 5, Kingdom Hearts o el mismísimo remake de Resident Evil 2, están poniendo el listón demasiado alto.

Aunque no solo de los triple A se vive, también hay un mundo completo más de juegos donde no todos son de alto presupuesto para alcanzar la gloria, y aunque esto significa que tengan peor calidad, no tienen porque ser precisamente malos juegos.

Este es el caso de Left Alive, un título que aunque no ha sabido cumplir lo que prometía, si nos traerá algunos buenos momentos, gustando a los fans del sigilo, pero a nadie más.

Poneros cómodos porque analizamos la última propuesta de Square-Enix basada en su saga Front Mission, un spin-off que aunque no sabemos si alcanzará la fama esperada, puede enganchar a los amantes de su género.

La historia de Left Alive, su mejor baza

La trama del juego nos pondrá en la piel de tres protagonistas, cada uno con sus propias motivaciones, pero que al fin y al cabo quedarán ligados entre ellos. Por un lado tenemos a Mikhail, un sargento de Rutenia, Olga, capitana de la policía de Novo Slava, y Leonid, un antiguo miembro de un grupo rebelde que quedó condenado a muerte.

Aunque a priori pueda parecer que estamos ante la típica trama que trata sobre los devastadores estragos de la guerra y la traición, nada más lejos de la verdad. La historia cumple de principio a fin, siendo este el principal atractivo del juego, y haciéndonos vivir algunos momentos bastante emocionantes, justo lo que esperábamos del personal a cargo.

De hecho, aunque se trata de un simple spin-off de Front Mission, la carga argumental de este juego es mayor a lo visto en las entregas principales, teniendo que tomar en muchas ocasiones duras decisiones que marcarán el futuro de la trama.

Nuestras decisiones no son lo único que afectan al trascurso del juego, también lo harán algunas tareas secundarias, aunque de eso hablaremos más adelante.

La trama parece bien hilada, y el uso de estas mechas tendrá su causa

El sigilo será necesario en todo, sin llegar a estar pulido

Arrancamos con el principal problema que acarrea el juego, su jugabilidad no está pulida, dejando mucho que desear en muchas situaciones. De hecho, es incluso molesto, pues Left Alive fue promocionado como un sucesor espiritual de Metal Gear que nos permitiría elegir entre abrirnos paso mediante el sigilo o la acción.

Esto es del todo incierto, pues el sigilo será vital para nuestra supervivencia, ya que los recursos son muy limitados en todas sus dificultades. Y aunque podemos hacernos con nuevos recursos, e incluso construirlo si poseemos los planos y materiales necesarios, siempre nos convendrá más abrirnos paso escabuyéndonos, ya que de otra manera no tendríamos ni para empezar.

La ambientación es bastante aceptable y nos gusta bastante

Sí, habrá momentos de acción, e incluso controlaremos en varias ocasiones un Wanzer, los mechas de armamento militar de este juego. Pero en muchas ocasiones estaremos en escenarios rodeados de enemigos, donde intentar abatir a alguno sin usar el sigilo será poco menos que un suicido sin la más mínima posibilidad de victoria. Nunca llega a ser realmente una opción.

Esto podría gustar enormemente a los amantes del género del espionaje y sigilo, si no fuera por lo mal pulido que está. La IA rival deja mucho que desear, y en muchas ocasiones nos parece totalmente inhumano la capacidad que tienen de detectarnos o ni vernos, así como su increíble precisión para hacer que nos traguemos sus balazos, sea cual sea la dificultad elegida.

La sensación, por tanto, es que el estudio debía haberse centrado en focalizar todo en mecánicas de sigilo en lugar de quedarse en tierra de nadie, en haber intentado abrir la jugabilidad a más posibilidades y no llegar a destacar en ninguna. Una lástima.

Algunos combates conviene mucho más evitarlos o salir corriendo

Escenarios amplios repletos de cosas por hacer

Lo que si nos ha parecido una maravilla son sus escenarios, enormes y cargados de detalles. Aunque bien es cierto que el apartado técnico es algo anticuado para los momentos de la generación que vivimos, si es cierto que la ambientación del juego está muy bien lograda, dándonos escenarios repletos de cosas por hacer.

Muchas veces la trama principal será tan simple como ir del punto A al B, con la máxima precisión posible. Pero entre medias desbloquearemos misiones secundarias, que como mencionamos antes, pueden tener un impacto en el desarrollo de la trama.

También podremos salvar supervivientes que hayan quedado prisioneros en el escenario durante la contienda, teniendo que darles órdenes para llevarlos a puntos seguros sin que peligre su vida.

Y por último también hay coleccionables para recoger, como documentos que nos ayuden a entender mejor el lore del juego o planos para hacer armamento más poderoso.

En si, este contenido no es del todo variado ya que es algo repetitivo, pero si nos gusta el juego puede servirnos para que su duración pase de 10 horas a muchas más, algo que nos sorprende para bien dado el tipo de juego que es.

Recoger estos documentos nos permitirá ampliar la historia del juego

Un apartado técnico anticuado para los tiempos de guerra que corren

Como ya hemos dicho, la ambientación del juego es excelente, algo que nos gusta mucho por la capacidad de inmersión que nos produce dentro del oscuro mundo en guerra que presenta la obra.

Sin embargo, ojalá pudiéramos decir lo mismo del apartado gráfico, que si bien sabemos que el juego no es ningún triple A, esperábamos más, pues en su presentación y tráilers el título parecía mas espectacular de lo que ha terminado resultando.

Tendremos que crear nuestro propio armamento

Esto, sumado al hecho de que algunas animaciones y efectos parecen de la generación pasada, hace que nos pensemos que el juego necesitaba otra pasada, sobre todo al ver algunas texturas sin acabar.

Lo que si nos ha parecido todo un lujo son los diseños de los personajes, en especial de los protagonistas, corriendo a cargo de Yoji Shinkawa, quien como sabremos ya ha participado en la saga Metal Gear. Es una pena que con tanto talento Square no haya puesto más dinero y más tiempo sobre la mesa para lanzar un producto más trabajado.

En cambio la banda sonora también está muy lograda, dotando de epicidad cada momento de la aventura, desde las secuencias de sigilo o acción, hasta las escenas cinemáticas, siendo este otro de sus mejores apartados.

Ojo con los mechas, no tendremos ninguna posibilidad contra ellos

Conclusiones

Left Alive no era una mala propuesta, pero podría haber salido algo mejor, de haberlo dejado madurar un poco más. Una segunda pasada con más tiempo de desarrollo hubiera permitido pulir errores muy graves como la jugabilidad o algunos problemas técnicos.

Esto hace que Left Alive pierda su principal atractivo, pasando este a la trama, que aunque sí es buena, no es lo que más llama de esta clase de juegos.

Aún así esta obra tendrá su público, y nos regalará buenos momentos, aunque repetimos, no es lo que esperábamos ni lo que nos habían prometido. Estamos ante una de esas situaciones donde no sabemos sin con el tiempo llegarán mejoras al título que cambien esta situación, aunque algo nos dice que no será así.

Donde comprarlo

Oferta
¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD