Disponible en NINTENDO SWITCH, PLAYSTATION 4 y XBOX ONE.

Resumen

Introducción

Me gusta ser sencillo y directo, y pienso que mi imagen tiene que reflejar quien soy, no quien pretendo ser. Cuando haces eso, por cierto, descubres que realmente eres quien quieres: sencillamente tú mismo.

Por eso, aunque podría soltaros una pedante introducción a La-Mulana, voy a confesaros que no tenía ni pajolera idea de dónde me metía. Simplemente vi algunas capturas del juego y me recordó a los tiempos de mi Amiga 500 y más concretamente a un juego de nombre Rick Dangerous que en su día me encantó. Así que pedí La-Mulana 1 & 2 para analizar.

A base de ver tutoriales y buscar algo más de información en internet, puedo deciros que La-Mulana salió originalmente para PC por mano de GR3 Project en el año 2005, como un homenaje a los viejos juegos de MSX, incluido un estilo completamente retro.

La Mulana 1 & 2 01

En 2007 la empresa Nigoro comenzó un largo trabajo de remozado que dio lugar al remake de 2011, lanzado en Wii y más cercano por su estética a los 16-bits. El juego llegó también a PS Vita, además de PC naturalmente. Después, en el año 2018 y tras un crowdfunding que nuevamente se alargó mucho en el tiempo, salió La-Mulana 2 para Switch y PC.

Y así llegamos al presente, donde recibimos este repack de La-Mulana 1 & 2 en PlayStation 4, Switch y XBox One, siendo la primera vez que ambos títulos conviven en la misma consola. Una vez hecha la pertinente introducción, ¡manos a la obra!

De la vieja escuela

Antes de comenzar, vamos a dejar claro que voy a referirme a La-Mulana 1 & 2 simplemente como La-Mulana a lo largo del análisis, ya que ambos juegos son esencialmente iguales. Dedicaremos un apartado específico a la segunda entrega hacia el final para desgranar las diferencias.

La-Mulana 1 & 2 02

Dicho lo cual, tenemos en nuestras manos un juego de la vieja escuela, que efectivamente rinde un justo homenaje a esos clásicos donde la imaginación y y la jugabilidad en estado puro tenían que suplir una evidente carencia en lo técnico.

La-Mulana es un juego de plataformas sembrado de puzles, donde vamos avanzando a lo largo de distintas estancias interconectadas, cada una con varias alturas. Lo que vendría a ser un Metroidvania, pero más enrevesado.

Armados con distintas armas, tanto principales como secundarias, amén de varios objetos que iremos recolectando, tendremos que abrirnos paso hasta desentrañar los misterios de “La Madre”.

La-Mulana 1 & 2 03

Una historia curiosa

La Madre es la verdadera naturaleza del yacimiento arqueológico conocido como La-Mulana: un ser extraterrestre caído de los cielos, que bien podría ser un ángel o un demonio, y cuyo objetivo es regresar a su mundo literalmente disparado en un cohete.

Para ello, La Madre ha ido pariendo distintas generaciones de esbirros que sin embargo acababan pasando de ella, fíjate tú. Así que la progenitora arrasaba con toda la raza, dando lugar a una nueva.

El profesor Lemeza llega como un simple arqueólogo a La-Mulana, nombre de las ruinas ancestrales contenidas en el interior de La Madre. El buen señor no tardará en descubrir el percal y armarse de valor para frenar a la criatura antes de que decida acabar también con su octava generación de hijos: precisamente los seres humanos.

La-Mulana 1 & 2 04

Por el camino, como no, varios de los vástagos de generaciones anteriores permanecen fieles guardando a La Madre, algunos de los cuales son semi-dioses, monstruos mitológicos y un cacao considerable que, sin embargo, tiene su gracia.

PUZLES en mayúsculas

Toda esta rica ambientación no es simplemente una presentación de la que luego olvidarse. La-Mulana es un juego lleno de textos y acertijos relacionados con la historia, que dan pistas de cara a resolver sus muchos puzles.

Y aquí hay que hacer un parón. Vete al baño, tómate algo, coge aire y vuelve, porque para entender La-Mulana, tanto si adoras el título como si lo odias, tienes que entender a qué me refiero con puzles, y yo tengo que saber explicarlo.

La-Mulana 1 & 2 05

Hacía muchos años que no me encontraba con un juego tan intrincado como La-Mulana. Esto es muy arriesgado porque invita constantemente a abandonar, pero al mismo tiempo pica y gratifica a medida que salimos del entuerto. Un poco, salvando las distancias, como ocurre con los juegos de tipo Souls.

A medida que avanza la trama, a lo largo de ocho niveles además de sus correspondientes reflejos en la otra dimensión (Eg-Lana), y sus ocho bosses a su vez protegidos por otros tantos  mini bosses, nos veremos yendo de un sitio a otro como locos, perdiendo por el camino el hilo de la mayoría de enigmas que veamos y teniendo por tanto que volver a ellos, muchas veces a base de ensayo y error aunque como ya he dicho los textos tienen mucho que decir en La-Mulana.

Esta sensación es insólita, por así decirlo. Normalmente en los juegos avanzas y te acuerdas de esos dos o tres sitios donde te habías dejado algo pendiente. En La-Mulana multiplica esa cantidad por diez a medida que vas descubriendo nuevas zonas que a su vez presentan nuevos puzles. Es una locura que se mantiene en la cuerda floja, amenazando constantemente con frustrar al jugador pero animándolo a seguir.

Jugabilidad despiadada

Lo dicho para los puzles vale para la jugabilidad de La-Mulana y su nivel de dificultad. A ver, seamos justos: el título es adictivo, el sistema de plataformas está bien implementado, los enemigos tienen su gracia, los entornos son variados, etc. Pero todo ello está puesto en entredicho por una dificultad que desafía la paciencia del jugador, eso sí sin llegar a resultar completamente frustrante.

Debo mencionar aquí la importancia de los objetos. En la mayoría de videojuegos vas recogiendo chorradas que llenan tu inventario, pero en el caso de La-Mulana es lícito decir que cada objeto conseguido es literalmente un tesoro. No sólo por su utilizad para capear a los enemigos, sino porque muchos sirven a modo de llave para acceder a zonas antes vetadas. Incluso el dinero para comprar en las tiendas es un bien preciado como la vida misma.

La-Mulana 1 & 2 06

La-Mulana consiste esencialmente en eso: progresar y mejorar a medida que vamos desentrañando más y más misterios, pero siempre con la sensación de que cuando se resuelve un enigma surgen otros dos. Cuando quieres darte cuenta, estarás viajando de una zona a otra completamente sobrepasado.

Estos viajes por cierto se producen merced a un cáliz que nos permite teleportarnos a los puntos de guardado, habiendo uno por cada zona. Por lo tanto, en La-Mulana podemos irnos cuando queramos, y restaurar nuestra salud en las aguas termales.

La miga del asunto aquí consiste en que no quieres marcharte, y arriesgas un poco más a ver si descubres por fin cómo abrir ese cofre, o resuelves el enigma para traspasar esa puerta.

La-Mulana 1 & 2 07

Apartado técnico

Resulta curioso hablar de un remake cuando los gráficos de La-Mulana son tan retro, pero si echáis un ojo a los vídeos del juego original de 2005 comprobaréis la mejoría. De hecho el código fue completamente reescrito para la ocasión.

Nigoro estuvo desarrollando el remake durante cuatro años. Ahora bien, tengo muy claro que ese tiempo se debió más a cuadrar todos los puzles que al aspecto gráfico, a fin de cuentas sencillo, con ese aspecto pixelado que tiene su encanto pero poco más.

Me han hecho especial gracia esas partes que recuerdan al famoso chip Super FX de la Super Nintendo, con sprites que pretender simular unos incipientes 3D.

La-Mulana 1 & 2 08

Respecto al sonido, en el caso del primer juego tenemos la opción de elegir también la música de la versión original, lo cual se agradece y nos traslada si cabe más a la infancia. Las melodías son invariablemente pegadizas, habiendo una por cada zona.

Ahora hay que hacer el segundo parón el en análisis, aprovecha para tomar un cafelito como haría el bueno de Jairo y vuelve. Bien, la cosa es que si buscas tutoriales de La-Mulana en internet -y creemé que lo harás… oh sí, lo harás- vas a ver los textos en castellano. ¡Qué bonito, qué felicidad!

Pues NO amigos, el juego está en perfecto inglés, y lo que es peor un inglés macarrónico con ciertos arcaísmos.

La-Mulana 1 & 2 09

Imagino que las traducciones son de versiones para PC donde la comunidad modder ha metido mano, y no me extraña porque los textos son abundantes y suponen pistas muy importantes para salir al paso de los muchos puzles. Por lo tanto, si no conoces la lengua de Shakespeare olvídate, tal cual.

Acerca de la secuela

Hasta ahora, quitando la desafortunada parte de los textos en lengua sajona, he descrito La-Mulana como un juego que se mantiene en la cuerda floja, amenazando con frustrar al jugador tanto por sus puzles como por sus jugabilidad, pero al mismo tiempo ofreciéndole constantes alicientes para seguir adelante.

Bien, pues La-Mulana 2 se cae de la cuerda y se pega un batacazo colosal. Esto significa que los verdaderos arquitectos tras La-Mulana son los chicos de GR3 Project, porque Nigoro no ha sabido llevar la esencia del original a la secuela.

La-Mulana 1 & 2 10

La-Mulana 2 tiene mejores gráficos, unas animaciones más cuidadas, ilustraciones de los personajes y hasta un diccionario de monstruos, pero esencialmente es el mismo juego, esta vez protagonizado por una heroína de nombre Lumisa, hija de Lemeza.

El problema de La-Mulana 2 es que desaparece el ya de por sí endeble equilibrio de la primera parte entre la frustración y el aliciente para seguir adelante. En el caso de esta segunda entrega, sería apropiado referirse a una dificultad que roza lo ridículo y que simplemente busca arruinar la experiencia de juego.

Los puzles están deslabazados, las tareas más simples pueden hacerse tediosas, y en definitiva la amenaza de dejar el mando al poco se torna una realidad.

La-Mulana 1 & 2 11

Conclusión

Me ha gustado mucho escribir este análisis, más de lo que me ha gustado La-Mulana. ¿Cómo es esto? Voy a intentar explicarme.

La-Mulana es uno de esos títulos para contar a los amigos: “jo tío, estoy jugando a un juego retro imposible, tienes que verlo, tiene tal y cual puzle, hay un montón de fases por las que te pierdes, llevo veinte horas y aún no me lo he pasado, bla, bla, bla”.

Pero luego, haciendo introspección, te das cuenta de que a la obra de Nigoro le falta algo. Para que me entendáis, carece de la gracia y frescura de Shovel Knight, a modo de ejemplo y puestos a hablar de juegos que tratan de homenajear a los clásicos.

La-Mulana 1 & 2 12

Mi consejo es que os hagáis con La-Mulana si estáis hartos de lo mismo y queréis un verdadero desafío que ponga a prueba vuestras dotes de jugones. También lo recomendaría a los más veteranos, por eso de recordar los viejos tiempos. Es posible que algún masoquista incluso se meta con La-Mulana 2. Para el gran público no puedo recomendar estos juegos debido a su alto nivel de dificultad y la paciencia que requieren.

Voy a tener un gesto con este título y puntuar en consecuencia sólo la primera parte, porque no me parece justo lastrar la media por culpa de una continuación poco inspirada, al tratarse de un análisis conjunto. Ahora bien, baja la nota de La-Mulana 2 un par de puntos.

Dónde comprarlo