Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital facilitada por Dead Good Media, título disponible el 24 de agosto en PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

Los amantes de la estrategia están de suerte, 1C Publishing nos trae 13 años después la secuela del aclamado King’s Bounty, juego que llegó a nuestros potentes ordenadores en 2008 en el que disfrutamos de un juego de rol estratégico medieval con un gran resultado.

Esta vez nos encontramos ante un juego completamente renovado, una aventura a caballo entre los juegos de estrategia clásicos en sus batallas y con exploración al mas puro estilo “The Witcher 3” donde encontraremos un mundo abierto de corte fantasía medieval, con castillos repletos de humanos, cementerios tenebrosos donde moran entes sobrenaturales y soldados de hueso y hierro, y muchos lugares mas que podremos explorar a pie o sobre nuestro caballo.

Claras referencias a clásicos como El Señor de los Anillos, The Witcher o sagas como Heroes of Might and Magic

Un mundo en el que la magia se ha convertido en algo cotidiano y los problemas que encontramos pueden ir desde una pelea por un robo de pollos de color verde a auténticas guerras raciales y problemas puramente políticos.

Muchas de estas misiones que encontraremos las podremos resolver apoyando a uno de los bandos y encontrando soluciones basadas en uno de los cuatro puntales que rigen nuestra personalidad y valores: Astucia, Fuerza, Orden y Anarquía.

Esto afectará no solo a la historia, sino a nuestras habilidades y a el tipo de ejército que queramos formar, ya que las distintas unidades de batalla que podremos controlar están cortadas por ese mismo patrón, haciendo un “símil” con FUT, ya que dependiendo de la facción a la que pertenezcan veremos su felicidad aumentar o disminuir si añadimos unidades de otras facciones o unidades de la suya propia.

Además podremos encontrar misiones en las que las decisiones no serán solo en un dialogo, sino que podremos escoger a quien matar, a quien salvar y eso hará que nuestra personalidad se vaya perfilando poco a poco.

Tres héroes, tres historias y un mundo que explorar

En esta historia de fantasía podremos elegir entre tres héroes (Katarina, Elsa y Aivar), cada uno con su propia historia con los que nos aventuraremos en el mundo de Antara.

Un gran peligro está corrompiendo sus tierras y habitantes, provocando que muchos de sus habitantes huyan al reino de Nostria, que verá como el aluvión de refugiados provoca escasez de recursos.

El juego gráficamente no destaca dentro de la biblioteca de juegos que llegan dentro del final de esta generación pero cumple con su cometido. Tiene unos diseños de personajes bastante genéricos que no destacan demasiado y no sientes un gran carisma en ellos, por lo que nos costará un poco mas conectar con ellos y sus historias.

Es cierto que gráficamente cumple, con unos personajes definidos y unos escenarios en ocasiones con vida, como el interior de algunos pueblos y en ocasiones bastante vacíos y “pasillescos” donde lo que entendemos como un mundo abierto acaban siendo una serie de ramificaciones en el mapa con caminos definidos a seguir.

El mundo de King’s Bounty es bonito, con variedad de escenarios que nos hace ver que se ha intentado evitar que se convierta en un juego visualmente repetitivo.

Los exteriores y zonas boscosas, así como las zonas nevadas son a mi parecer las que mejor representadas están, llenas de animales y plantas que otorgan una sensación muy buena a esos escenarios.

En cuanto al sonido tendremos voces en inglés con buen nivel y con distintos acentos dependiendo de la raza o del lugar donde nos encontremos. La música ambiente acompaña de forma brillante las distintas partes del juego.

No apto para no iniciados

Para la gente que empiece en el mundo de los juegos de estrategia, King’s Bounty II puede ser un punto de salida complicado.

El principio del juego puede resultar lento y farragoso mientras nos sitúan en el mundo y nos presentan a los personajes, si a eso le añadimos que los combates al ser estrategia, si no pensamos bien en nuestros movimientos podemos quedarnos atascados fácilmente y repitiendo los combates varias veces hasta ser conscientes de nuestras ventajas y desventajas.

La curva de dificultad empieza ligeramente alta, para poco a poco estabilizarse y convirtiendo los combates en una experiencia rica y interesante, ya que conforme vayamos aprendiendo mecánicas, consiguiendo mejores tropas y aprendiendo nuevas habilidades, los combates se convertirán en una auténtica batalla de mentes en las que conseguir una ventaja en cada turno se convertirá en algo indispensable para llegar a triunfar.

El juego tiene en cuenta los escenarios donde nos encontramos para desplegar estas celdas y hacer que el combate se inicie: se tienen en cuenta los elementos naturales o las construcciones del escenario, pocas veces el combate se realizará en un escenario plano.

Esto puede suponer una ventaja para nosotros o para nuestros enemigos, que aprovecharán su ventaja para cubrirse, para plantear ciertas estrategias, para esconderse y para cambiar cada situación. Porque aunque pensemos en una estrategia y aprovechemos al máximo nuestras tropas, los escenarios, los tipos de enemigos y la enorme cantidad de factores propician que cada batalla sea única.

Hemos encontrado ciertos problemas en el control, especialmente al montar a caballo, ya que a veces, sobre todo al subir al caballo y arrancar, resulta difícil maniobrar esos primeros segundos, a no ser que tengas al caballo justo encarado hacia donde quieras ir.

Añadido a esto, destacar que el juego controlado con teclado y ratón resulta mas incómodo que jugarlo con mando, por lo que recomiendo encarecidamente jugarlo con mando incluso en PC.

Por desgracia hemos sufrido teniendo el mando conectado, interfiere con el teclado y el ratón y no podemos jugarlo con estos si no desconectamos el mando, ya que si no, no podremos mover el ratón, no entiendo como puede fallar algo así, aunque es de esperar que en los primeros días un fallo tan evidente sea corregido.

También he encontrado ciertas incoherencias en las que había unidades de arqueros que no podían atacar a otras por posicionamiento y veías que desde esa misma posición a donde no podíamos atacar, sus arqueros si nos atacaban, pequeños detalles que no empañan un gran trabajo en los combates, pero que en el momento de sufrirlo puede hacernos levantar una ceja de duda ante la situación inverosímil.

Conclusiones

Estos pequeños fallos no empañan una sensación general sobresaliente, pero debemos ser conscientes de que el juego tiene una velocidad inicial lenta y poco a poco acelera y coge ritmo, mejorando ostensiblemente y convirtiéndose en un juego con muy buena jugabilidad, con una historia larga y muchas misiones secundarias que completar.