Irony Curtain: From Matryoshka with Love, la satírica aventura gráfica de Artifex Mundi ya está aquí.

¿Amarás a tu patria y obedecerás al Gran líder? Bueno, más te vale si quieres conservar la cabeza unida al cuerpo…

Pero vamos a dejar ese pequeño inconveniente de lado y comenzar con este análisis.

From Matryoshka with Love

Tu historia inicia en un lugar lejano y aparentemente un poco congelado en el tiempo, la patriótica Matryoshka. ¿Tu misión?, “entrevistar” al líder supremo de aquellas tierras, pero quizá las cosas no vayan a ser tan sencillas como esperabas.

El país se encuentra en mitad de una Guerra Fría en contra de otras potencias de ideología opuesta y las intrigas políticas están al orden del día. A esto además, debes sumarle la eterna burocracia y carencias que caracterizan al régimen al momento de tu llegada.

Antes de que pongas el grito en el cielo debido a los temas que toca el juego, creo que es necesario advertirte sobre su equipo de desarrollo. Está más que claro a que antigua potencia hace guiños el juego, pero este ha sido desarrollado por un equipo que ha vivido de forma directa o indirecta esta clase de situaciones. Así que (tal y como me revelaron durante una corta entrevista durante la Gamescom 2018), lejos de buscar polémica política, sólo quieren limitarse a contar una historia. Una que es divertida sí, pero que al mismo tiempo te habla sobre los peligros de cualquier clase de absolutismo, culto a la personalidad y paranoia ante el “enemigo”.

La jugabilidad no es nada del otro mundo, y si por ejemplo haz jugado a títulos como Grim Fandango, encontrarás muchas similitudes. Haciendo click en personas y objetos, se nos mostrará un menú de opciones (estas varían en función al objeto o persona con quien deseamos interactuar) y a partir de allí todo es intuitivo. En ocasiones te encontrarás con que algunos personajes requieren objetos específicos y para obtenerlos tenemos dos alternativas.

La primera alternativa que se nos presenta es hacer click sobre todo lo que se mueva hasta dar con en objeto deseado, y la segunda pasa por combinar dos objetos que nos ayudarán a superar algún pequeño puzle o minijuego que nos lleve al objetivo deseado.

Sí, hay un sistema de inventario. Este es bastante sencillo y no requiere de demasiada habilidad para ser controlado (una gran ventaja). Como esta clase de juegos suelen ser originales de plataformas como PC, hay que comentar que los controles son bastante cómodos y están bien repartidos. Investigar es la clave, y a veces aunque parezca que la respuesta está frente a tus narices, puede que echar un vistazo algo más cercano te permita contar con más opciones.

Pero, es cierto que esta clase de títulos no son para todos los públicos y muchas veces contienen mecánicas rebuscadas y suelen marear demasiado al jugador. No te preocupes, desde el inicio se te da a entender que si presionas cierto botón del mando, contarás con pistas claras que te dirán hacia donde ir o qué objetos podrían ser claves. El resto ya depende de ti.

La narrativa del título también está bien llevada, y a lo largo de nuestra aventura en las tierras de Matryoshka nos encontraremos con toda clase de temas (ya sea directa o indirectamente). Y aquí tengo que lanzar una advertencia:

  • Este juego se disfruta mucho más si se tienen conocimientos sobre la Guerra Fría.
  • Ya sea que estés a favor del comunismo o capitalismo, debes dejar los prejuicios de lado.
  • Necesitas un nivel de inglés intermedio si deseas comprender la historia y referencias  por completo.

Así es, desgraciadamente Irony Curtain: From Matryoshka with Love no llega subtitulado al español. Al preguntar a Artifex Mundi, han declarado que no es posible hacer una traducción 1-1 y sencillamente dejarlo estar. Para que el juego no pierda su esencia y sentido, se necesitaría una localización completa a nuestro idioma (lo cual demanda una gran inversión). Eso sí, no descartan que esta opción esté disponible en un futuro.

Camarada, hoy te ves muy bien

Irony Curtain: From Matryoshka with Love presenta gráficos que mezclan el estilo 2D con el 3D. La mayor parte del tiempo funcionan y el juego se ve genial, pero en algunas ocasiones el protagonista se ve un poco “extraño” debido a esta mezcla. Finalmente, hay que destacar el buen uso del color dentro del juego, todo se ve vivo y cada nuevo escenario es una delicia para los ojos. Puedes quedarte un buen rato observando todos los detalles ocultos, los cuales además de ser guiños críticos, en ocasiones cuentan sus propias historias.

No he encontrado problemas con la tasa de frames o la resolución, y salvo un error bastante puntual (que pinta más a fallo de mi consola), no he experimentado ninguna situación en la que el juego se cerrase o problemas similares.

En lo que al sonido respecta, te encontrarás con melodías alegres, pero que al mismo tiempo transmiten una atmósfera de decadencia y que todo se hunde poco a poco. Temas ideales para representar que no todo es como parece.

Y sí, también hay voces, estas se encuentran en inglés y son producto de un doblaje bien hecho. Desgraciadamente, ahora mismo el juego no cuenta con una traducción a nuestro idioma.

Conclusión

Irony Curtain: From Matryoshka with Love es una de las grandes sorpresas de este año. Puede que sea un juego humilde, pero sabe sacar partido de sus ventajas y cuenta con personalidad propia.

Sabe valerse del humor para que la historia fluya a lo largo de sus casi 9 horas de duración (esto varía según vuestra habilidad) y el mensaje llegue hacia el jugador.

Un mensaje que habla sobre la paranoia, el capitalismo salvaje y como es que en muchas ocasiones hacemos la vista gorda e inventamos nuestras propias excusas para seguir creyendo que todo está bien y ninguno de los dos sistemas necesita cambiar.

¿Donde comprarlo?

Puedes encontrar Irony Curtain: From Matryoshka with Love en la Store de PlayStation 4 a un precio de 19,99 euros.