La decisión de comprarse un nuevo mando siempre es complicada, y ya sea que quieras jugar con otros o tener uno de forma complementaria a modo de previsión, la decisión que tomes es bastante importante.

Para ayudarte con esto, el día de hoy tenemos que analizar el Game: Pad 4 S Wireless de Snakebyte, un mando inalámbrico que tiene el respaldo de la ingeniería alemana.

Todo claro cuando abrimos la caja

Lo primero que llama mi atención sobre este mando es la atención que se ha puesto en mantener al consumidor informado. Desde las instrucciones (detalladas) en la caja hasta la guía de usuario, todo nos recuerda que en caso de problemas tenemos un lugar al que acudir en busca de soporte y cómo es que debemos hacerlo.

Este es un detalle que está presente hasta en el panel táctil del mando (una pegatina que puede ser retirada en cualquier momento).

El manual de usuario por su parte se encuentra en español, y aunque el manual sobre las actualizaciones de firmwares está disponible sólo en inglés, es lo bastante gráfico como para guiar a cualquier novato en los pasos a seguir.

Diseño y sensaciones

Respecto al producto como tal tengo que destacar su forma, pues goza de una que si bien no es la mejor decisión estética, favorece mucho el agarre y evita bastante bien el deslizamiento en caso de sudoración. Los sticks son bastante cómodos y reaccionan bien, aunque la cruceta se siente extraña… como si sus materiales fuesen de menor calidad que el resto del mando.

Al usar constantemente el Game: Pad 4 S Wireless de Snakebyte nos damos cuenta de el hecho de que funciona bastante bien con casi todos los géneros existentes (destacando los Musou y RPG) pero falla demasiado con los rítmicos. No es por culpa de pérdida de conexión o imput lag, pues en estos apartados la respuesta es sorprendentemente buena, es por la cruceta.

Verás, por su tamaño y diseño, el Game: Pad 4 S Wireless de Snakebyte es perfecto para jugadores y jugadoras con manos un poco más pequeñas, y aunque no hay grandes diferencias al ser usado por una persona con un tamaño de mano medio, es en juegos rítmicos en los que se nota quienes salen realmente favorecidos por este mando.

Algunos de los juegos en los que se ha probado este mando son: Fate Extella Link, Persona 4 Dancing All Night, Caligula Effect: Overdose y Saint Seiya: Soldiers’ Soul.

Un lujo para manos pequeñas

En más de una ocasión pulsarás la cruceta hacia arriba, y al mismo tiempo se activará la cruceta izquierda, y sucede lo mismo con las opciones abajo y a la derecha. ¿El motivo? el tamaño de tus dedos, y el hecho de que los juegos rítmicos en altas dificultades son muy intensos.

Destaco que esto sólo me ha ocurrido con juegos como Persona 4 Dancing y sólo a mi, pues una persona con las manos algo más pequeñas no ha tenido ningún problema con este género.

La copia que se ha analizado corresponde al mando en color negro, aunque existe una gama de colores a escoger. Además, se puede conectar a un ordenador mediante su cable de alimentación (o de forma inalámbrica) y será reconocido como un Dualshock de PlayStation 4.

Game: Pad 4 S Wireless conectado a un ordenador para jugar a Star Wars Jedi: Fallen Order. No ha sido necesario actualización alguna (Windows 10)

¿El mejor amigo de los sobrinos?

El Game: Pad 4 S Wireless de Snakebyte es resistente, y salvo lo mencionado anteriormente es poco probable que llegue a darte algún problema, así que se convierte en una alternativa más que recomendable para niños o amigos que te visiten alguna que otra vez para jugar.

De más está decir que será un buen aliado para estas navidades en las que más de uno pierde mandos por culpa de los sobrinos o amigos.

Hay detalles como el hecho de que los símbolos clásicos de PlayStation no estén impresos en los botones (temas de copyright), pero a día de hoy es casi imposible que un niño no sepa su significado. Suponiendo que se de el caso, se conservan los colores representativos de círculo, triángulo, cuadrado y equis.

Dónde comprarlo

El mando puede encontrarse en la mayoría de tiendas de videojuegos. El diseño en negro está a la venta por un precio recomendado de 29,99 euros, mientras que otros diseños como el camuflaje azul lo tenéis por 39,99 euros. A esto hemos de sumarle sus 5 años de garantía.