Este análisis ha sido realizado con una copia facilitada por Dead Good Media. Juego disponible en PC, PLAYSTATION 4, PLAYSTATION 5 (versión analizada), XBOX ONE y XBOX SERIES S/X.

Introducción

Fobia: St. Dinfna Hotel es uno de esos juegos que, seamos realistas, puede haberte pasado inadvertido hasta que has visto este análisis. Pero igual te llama la atención su estética y tono.

Si como yo eres un amante de los títulos de miedo, ya sean más enfocados a la acción o, al contrario, a la narrativa, estoy seguro de que ya he captado tu interés.

¿Qué es Fobia: St. Dinfna Hotel? Un juego indie, desarrollado por los brasileños de Pulsatrix Studios, con claros tintes de survival horror y una perspectiva en primera persona. ¿Desea saber más? Vamos al lío.

Fobia: St. Dinfna Hotel 1

Los ingredientes

Bien, lo primero a decir sobre Fobia: St. Dinfna Hotel es que tiene todos los componentes habituales de un juego de terror: encarnamos a Roberto L. Lopes, detective y periodista particularmente interesado en temas escabrosos.

El bueno de Roberto contacta con Stephanie, quien le comenta que en su pueblo, Treze Trilhas, se producen inexplicables desapariciones desde hace tiempo.

A esto añade una especie de secta, el Camino Sagrado, y un trágico accidente sucedido hace años en una mina cercana que marcó el futuro de toda la comunidad.

Fobia: St. Dinfna Hotel 2

Lo revuelves todo bien, lo cocinas a fuego lento y ya tienes Fobia: St. Dinfna Hotel: un título versado en la exploración y resolución de puzles, con algunos componentes de acción.

¿Survival horror?

Absolutamente sí, Fobia: St. Dinfna Hotel podría definirse dentro del género, con permiso de la vista en primera persona.

De este modo tenemos objetos que recolectar, algunos de los cuales pueden combinarse entre sí, puertas en principio cerradas, enigmas que resolver y unos pocos monstruos desperdigados a los que dar matarile con diversas armas y una munición siempre escasa.

Fobia: St. Dinfna Hotel 3

Sin embargo veo una particularidad en Fobia: St. Dinfna Hotel: debido a la abundancia de acertijos no siempre sabes dónde ir y, por momentos, te quedarás pensando cómo salir al paso. Incluso hay algunos que son directamente opcionales.

Rebobinemos y acordémonos de Resident Evil, juego en el que se basa mucho éste de Pulsatrix, incluyendo habitaciones con baúles, puntos de guardado y la típica musiquilla de zona segura. Concho, ¡si hasta hay una especie de Nemesis!

En las obras de Capcom uno iba enlazando ideas: “¡Ah! Ahora tengo que ir allí. !Oh¡ Esto debe ser para abrir eso de allá”. En tu cabeza todo cobraba sentido y la historia se iba desgranando ante ti, pero en el camino tenías que estar siempre pendiente de zombis y otras abominaciones.

Fobia: St. Dinfna Hotel no consigue o no pretende emular esa sensación, al menos por momentos. Las pistas no siempre fluyen de forma natural, sino que a veces son verdaderos enigmas. Por contra, la mayoría de enemigos aparecen de forma algo tosca e inocentona, aunque también es verdad que hay bosses bastante resultones.

Fijaos que me he referido a esto como una particularidad y no como un problema, ya que puede haber gente que disfrute más con puzles intrincados y objetos de dudosa utilidad. Sea como sea, si vemos el vaso medio lleno, desde luego se trata de un acercamiento distinto a los survival horror.

Fobia: St. Dinfna Hotel 4

El punto misterioso

Fobia: St. Dinfna Hotel incorpora elementos, adivina adivinanza, de Silent Hill y ya puestos de Project Zero. Del primero porque hay escenarios cambiantes, desmayos inexplicables, pérdidas de memoria y en definitiva un cacao considerable.

Del juego de Tecmo, Fobia: St. Dinfna Hotel importa la famosa cámara de fotos, que en este caso nos permite ver en la oscuridad, incluso en esa insondable que ni siquiera ilumina la linterna; pero también nos descubre pasadizos y objetos ocultos en el escenario, imprescindibles para prosperar en esta angustiosa aventura.

Fobia: St. Dinfna Hotel 5

Un elemento propio del juego son los saltos temporales, ya que junto a Roberto controlaremos a Christopher, llegado a la localidad en los años 20 y dueño de la mina familiar. El mismo prólogo ya nos pone en un lapso de tiempo distinto con otro personaje, y la trama en general versa sobre diferentes épocas que confluyen.

Completa el estilo la clásica recolección de documentos y elementos coleccionables, aquí llamados recuerdos. Nada particularmente original si no fuera por los muchos cajones que encontraremos entre el mobiliario y que pueden abrirse casi sin excepción.

Una vez terminada la aventura accederemos a un sencillo modo extra consistente en un salón donde se encuentran los objetos coleccionables encontrados, que nos cuentan algo más sobre los personajes implicados en esta pesadilla.

Apartado técnico

Fobia: St. Dinfna Hotel tiene una ambientación muy cuidada, con unos entornos repletos de detalles que además lucen de miedo gracias a unos gráficos sólidos y bien acabados. Varios peldaños por debajo se encuentran los modelados de los personajes las pocas veces que los vemos, delatando un desarrollo indie en este sentido.

En una PlayStation 5 el juego permite activar el trazado de rayos, lo que sin embargo reduce el frame rate de 60 a 30fps. En este punto quiero detenerme para reflexionar sobre esta tecnología y el coste que supone para los recursos, incluso estando las nuevas consolas en teoría concebidas para soportarla.

Ante todo me pregunto por qué casi nunca se ofrecen opciones de ray tracing a 1080p y 60fps, en vez de empeñarse en mantener resoluciones más altas. En cualquier caso es bastante ridículo el bajón que pegan los juegos por un efecto que, me atrevería a decir, tampoco se nota tanto.

Fobia: St. Dinfna Hotel 6

Dicho lo cual y volviendo a Fobia: St. Dinfna Hotel, además de buenos gráficos tenemos un sonido a la altura, con unos efectos sencillamente perfectos, incluyendo toda clase de ruidos ambientales inquietantes, y una música puntual que realza la tensión donde hace falta. Las voces vienen en portugués o inglés, con subtítulos en español.

Conclusión

Fobia: St. Dinfna Hotel es un videojuego hecho con mimo, y eso es algo que me encanta; se nota que detrás hay gente ilusionada por superarse y obtener el mejor resultado. Es también un título bastante largo, donde acabaremos recorriendo el famoso hotel de cabo a rabo, traspasando lo que en principio parecen barreras infranqueables y descubriendo zonas insólitas.

En la parte de Christopher visitaremos localizaciones más variadas, pero también de forma más fugaz. Y por si fuera poco hay dos finales, aunque en este caso depende de una simple elección hacia la conclusión del juego y tampoco se puede decir que ninguno destaque especialmente.

Fobia: St. Dinfna Hotel 7

En general tenemos sobre la mesa un título de miedo muy solvente, con una narrativa curiosa basada en los saltos temporales a través de diversos capítulos, una ambientación muy cuidada y un desarrollo típico de survival horror.

El único pero que yo le pongo a Fobia: St. Dinfna Hotel es que por momentos resulta algo confuso y nos veremos deambulando, rompiendo con esa intuición que te hace avanzar como quien va desenredando un nudo afanosamente hasta deshacerlo; por otro lado, como he dicho, esto puede ser un aliciente para los que gustan más de darle al coco. Además, es justo decir que otras veces la aventura discurre como un torrente, pidiendo a gritos que sigamos jugando para descubrir qué hay tras esa puerta de la que por fin tienes la llave.

En cualquier caso, si te gusta Resident Evil y te llevas bien con la perspectiva en primera persona, me atrevería a decir que Fobia: St. Dinfna Hotel es una compra ineludible. O dicho de otra forma: agradecerás que te lo haya recomendado.