En el mundo de los videojuegos podemos encontrar casi de todo, pasando desde el RPG de corte clásico al shooter ambientado en guerras futuristas, incluso nuevos géneros que intentan marcar tendencia y ser pioneros como el Death Stranding.

Pero si hay un género que siempre ha tenido algo de peculiar ese ha sido el de los simuladores. Son juegos que nos permiten disfrutar de una forma más o menos realista lo que sería pilotar un avión por ejemplo, construir un ferrocarril, socializar con amigos y vecinos y llevar una vida normal como en Los Sims o incluso realizar las labores del campo, manteniendo nuestra propia granja.

Es aquí donde vamos a hacer una parada hoy y echar un vistazo a lo que nos ofrece la apuesta de la desarrolladora Giants Software con su Farming Simulator 19, veremos también no sólo como se comporta el juego en líneas generales si no lo que aporta su versión ampliada en contenido: Platinum Edition. ¡Empezamos!

Historia

Lo primero hay que tener claro para qué tipo de público va destinado este juego, ya que no está hecho para ser consumido por todo el mundo. Farming Simulator 19 tendrá su público objetivo en jugadores que les gusten como norma general los juegos de simulación pero sobre todo para aquellos que tengan un mínimo de conocimientos sobre el campo y todo lo referente al tratamiento de los cultivos, siembra, cuidados, arado y su posterior recolección.

Partiendo de esta base, recomendar este juego a alguien que desconoce del mundillo cosecha y sus entresijos, puede suponer un handicap a tener en cuenta considerable, sobre todo a la hora de comprender las mecánicas del juego, de las que hablaré más adelante.

Centrándonos en este apartado, como suele ser previsible en este tipo de juegos, la historia aquí no es lo importante y es escasa o nula. Farming Simulator 19 nos pone en la piel de un granjero que llega a una granja, abre la puerta del granero y se topa con una tractor.

Desde este momento queda patente que el juego nos invita a jugar con total libertad pero que no hay trama alguna con la que guiarnos. No se le puede exigir, pero no hubiera estado de más una breve narrativa para ponernos un poco más en contexto. Sin embargo, aquí venimos a trabajar en el campo y es justo lo que vamos hacer.

Jugabilidad

La jugabilidad de Farming Simulator 19 es en primera persona, controlaremos a nuestro simpático granjero y podremos realizar algunas acciones básicas como saltar o agacharse, que francamente no echaremos mucho de menos a lo largo de la partida.

Los controles por lo general responden bien y tienen un esquema de control clásico, analógico izquierdo para mover el personaje y R3 para mover la cámara. No obstante, el juego tiene una dificultad latente y requiere pasar varias horas de adaptación para los no iniciados. No tanto en el manejo del personaje, sino en las acciones que deberemos realizar.

Te montas en una cosechadora y no todo es arrancar la máquina y pasearte por el cultivo, sino que debes realizar unos preparativos, coger el contrapeso y acoplarlo a la cosechadora, luego acoplar el apero, encenderlo si corresponde y tendrás que hacerlo descender al nivel de la tierra y nivelar el contrapeso. Estas tareas serán similares en diferentes máquinas, que siempre requerirán de varios pasos para su preparación y puesta a punto, casi siempre con el contrapeso de marras previamente anclado.

Es aquí donde el juego expone su curva de aprendizaje, saber diferenciar cada máquina y qué uso tiene en función de la acción que quieras realizar en tu cultivo. Nuevamente alguien que se ha criado viendo de cerca estas labores que se realizan en el campo no tendrá problemas para organizarse y sacar al granjero que lleva dentro; sin embargo, el jugador más de ciudad puede sentirse rápidamente confundido por tantos conceptos, los cuales le llevará tiempo dominar.

Hay disponible un tutorial dividido en seis categorías que pretende llevar al jugador de la mano en sus primeros compases. Y francamente ayuda a comprender mejor como manejarnos, sin embargo a veces las explicaciones se quedan un poco cortas, y más de una vez tendremos que investigar por nuestra cuenta para adivinar que acción tenemos que realizar para continuar con el tutorial.

Una vez aprendido los conceptos ya todo dependerá de nuestra capacidad para gestionar el campo, si tenemos varios cultivos necesitaremos contratar empleados, y una vez recolectemos los cereales podremos decidir si los almacenamos en nuestros silos o si preferimos vender para ganar un dinero extra, tal vez para comprar ganado.

Al final el reto del juego se basa en eso, cultivar nuestros cereales y comerciar con ellos, de forma que si lo hacemos bien podremos seguir ampliando nuestro territorio de cultivo. Pocos incentivos aquí más allá de la propia diversión que podamos experimentar al hacer esto y conducir la extensa gama de vehículos perfectamente recreados para la ocasión.

Dispondremos además de un modo multijugador, que viene a ser un modo competitivo en toda regla para ver quién resulta tener las tierras más prósperas. Es un añadido curioso, pero que realmente aporta poco a lo que es el tipo de juego ante el que nos encontramos.

Comentar que la versión Platinum Edition tiene con respecto a la versión original, el hecho de que lleva incluido el pase de temporada, por lo que vienen todos los DLCs incluidos que se han lanzado hasta la fecha, además incluye algunos vehículos nuevos como Arion 660-610, Cargos 760, Tucano 580 o Jaguar 960 TT. Lo que en su total nos dará acceso a más de 380 vehículos. Además, otro de los alicientes es el modo multijugador competitivo que viene incluido aquí y que el juego base no disponía en su lanzamiento.

Apartado técnico

Este puede ser uno de los apartados donde más flojee la obra de Giants Software. Gráficamente el juego cumple, no tiene un apartado gráfico sublime, pero teniendo en cuenta el tipo de juego que es tampoco necesitamos grandes alardes.

Lo primero que llama y mucho la atención es que todo el juego gira en torno a la manipulación de vehículos y aquí estos los encontramos detallados al milímetro, recreados de forma magistral y hacen que en todo momento se sientan réplicas exactas de los originales en la vida real. Cada uno de ellos con su logo de marca y es una auténtica gozada admirar los entresijos del motor y lo bien que se han cuidado los detalles.

Los vehículos son muy coloridos, brillantes, como recién salidos de la fábrica, lo cual lo hace muy llamativo para el jugador y sin duda es el mayor reclamo del juego. Pero dejando de lado los vehículos el resto de objetos y elementos que conforman el paisaje y las edificaciones se nota que no han recibido tanto mimo. El nivel de detalle de puertas o de los propios árboles palidece de forma atroz. Los decorados pasan a formar parte de un segundo plano y se nota el poco trabajo que se ha hecho aquí.

Después está el hecho de que la versión de PS4 adolece de pequeños bugs, como ligeros destellos visuales con la iluminación, que pondrán a prueba nuestra paciencia en algunas ocasiones contadas. Nada flagrante, pero que denota que han faltado aspectos técnicos por pulir.

Conclusiones

Giants Software ha hecho un juego interesante y más divertido de lo que cabría esperar, que viene a cubrir las necesidades de un target muy específico de jugadores, lo cierto es que este tipo de jugadores ya saben lo que buscan y probablemente acaben más que satisfechos con lo que Farming Simulator 19 les ofrece.

El resto de jugadores entre los que me incluyo, pasaremos momentos memorables y divertidos como cuando toca recoger y empacar el heno o cuando por un descuido acabamos tirando los cereales desde la tolva en mitad del campo en vez de echarlos al contenedor para su posterior transporte; Que sin embargo más allá de algunas risas en los primeros compases, no terminaremos de conectar con el juego.

Hay una sensación de cierto desaprovechamiento aquí, la idea que subyace de que Giants Software se ha conformado con dotar al juego de una flota inmensa de vehículos perfectamente recreados y muy llamativos y que ha descuidado otros factores técnicos, además de no ofrecer otros modos de juego o desafíos más allá de un modo multijugador competitivo que no aporta deamasiado.

Por último el tutorial del propio juego flaquea, dando por entendido a veces como tienes que realizar ciertas acciones. El esquema de menús del propio juego es mejorable y en general el juego no se esfuerza demasiado en tender la mano a los jugadores menos experimentados.

Dónde comprarlo