Muchos títulos han intentado plasmar en una pantalla la relación entre el jugador y el personaje de una manera que trascienda la pantalla de televisión de una manera real. Es lo que se llama romper la cuarta pared. En casos como The Last Guardian la experiencia ha sido la correcta, aunque siempre quedará la barrera del televisor.

¿Cómo superar esta pared que impide una interacción real y total con una mascota o un héroe en un videojuego? La respuesta se encuentra en la realidad virtual y este Falcon Age de Outer Loop es la prueba de ello, consiguiendo una interacción única con el halcón al que tendremos como aliado a lo largo de toda la aventura.

Una historia con trasfondo

Falcon Age es un videojuego que combina la acción y la aventura a partes iguales, aunque también tendremos momentos de recolección y de cocina, así como de interacción con nuestro alado amigo. Lo jugaremos en primera persona, consiguiendo de esta manera una inmersión total.

Controlaremos a la joven Ara con la cual aprenderemos a cazar, a recolectar alimentos y otros objetos y a luchar. ¿El objetivo final? Recuperar el legado cultural de su tribu, la cetrería, es decir; el noble arte olvidado de la crianza de halcones. Con nuestro emplumado aliado lucharemos contra unos colonizadores muy avanzados tecnológicamente pero que están acabando con el planeta.

Comenzaremos en una especie de prisión donde, con el lento paso de los días, aprenderemos el manejo de los Move y todo lo relacionado con la interacción con el halcón, hasta que cierto día, dentro de nuestra habitual rutina, sucederá un hecho que lo cambiará todo.

Inmersión total

Con este sencillo pero suficiente envoltorio nos lanzaremos a una de las experiencias jugables que todo poseedor de unas PS VR ha de probar sí o sí. Por un lado tendremos una parte de exploración en la que el mapa se irá abriendo conforme vayamos avanzando en la historia.

Para guiarnos tendremos un mapa físico dentro del juego que podremos consultar en cualquier momento. Esto le añade un punto de realismo muy interesante e inmersivo que nos hará sentir que verdaderamente estamos en ese mundo de fantasía.

El movimiento, de entrada, se realiza apuntando con nuestro Move hacia donde queramos avanzar. Señalamos el destino y nos moveremos automáticamente hasta el lugar escogido; teletransportación inmediata. El giro también será a base de “pequeños saltos” que ayudan a evitar mareos.

Dicho esto hay que señalar que podremos configurar el desplazamiento como mejor se adapte a nosotros, resultando el movimiento libre total la mejor y más realista manera de disfrutar este videojuego.

También tendremos la posibilidad de hablar con diferentes personajes pudiendo escoger entre diferentes respuestas, aunque al final, contestemos lo que contestemos, nuestras respuestas no tendrán influencia en el desarrollo del juego.

Sistema de combate

Entramos en uno de los apartados más satisfactorios de Falcon Age. Si miramos nuestra cintura veremos que, a nuestra derecha tendremos una bolsa en la que iremos guardando los objetos que vayamos encontrando, desde comida, a vendas, a mineral y vegetales.

Si miramos a nuestra izquierda nos encontraremos que llevamos colgado una especie de cetro que, al empuñarlo, nos dará la posibilidad de utilizarlo como látigo eléctrico y como artilugio para activar mecanismos.

La manera de afrontar los combates es bastante directa, aunque no siempre es recomendable ir de cara. Cuando se nos acerque un robot podremos aturdirlo con un latigazo, ordenar a nuestro ave que lo ataque para dejar al descubierto su punto débil, y luego acercarnos y asestarle los golpes necesarios hasta dejarlo inutilizado.

Los combates serán más o menos intensos dependiendo de cómo los encaremos, pero siempre nos quedará una sensación de satisfacción cuando los hayamos superado. Decir que, como curiosidad, tendremos la opción de saltarnos los enfrentamientos para centrarnos en la historia.

Hay que ir con cuidado a la hora de entrar en las refinerías, ya que las torres disparan proyectiles que pueden llegar a producir la muerte de nuestro halcón. Si nuestro alado compañero recibe daños, primero tendremos que quitarle las jeringuillas que tiene clavadas y luego darle comida para que recupere su salud.

El combate forma parte de una de las tres patas sobre la que descansa este título. Cada misión consistirá en exploración (muy inmersiva pero sencilla), combates (intensos y con diferentes posibilidades a la hora de afrontarlos) y recolección de objetos (tanto de misión como de curación).

Falcon Age: Interacción alada

Y llegados a este punto entramos en el mejor de los apartados. Está claro que la realidad virtual ha de servir, entre otras cosas, para llevarnos a niveles nunca alcanzados antes en cuanto a inmersión e interacción con el entorno se refiere. Y eso se consigue en este Falcon Age.

Elevando nuestro brazo izquierdo y pulsando un botón silbaremos para que le ave se pose sobre nuestra extremidad. Podremos acariciarla, alimentarla con la mano derecha y sanarla cuando lo necesite. Estos momentos son tan bellos que más de una vez nos encontraremos intentando besar al halcón posado sobre nuestro brazo izquierdo (aviso que no podremos).

Una vez estemos en plena acción, con el Move izquierdo podremos señalar objetivos (comida, enemigos, etc) para que el ave los coja o los ataque, dependiendo del objetivo en cuestión. Con el Move derecho nos desplazaremos hacia adelante y hacia atrás, siguiendo un esquema similar al utilizado en juegos como Skyrim.

Detalles técnicos

En Falcon Age no esperes encontrar entornos hiperrealistas, más bien todo lo contrario. Es como si estuviéramos dentro de un cuento. Todo será colorido, tipo cartoon, pero muy efectivo. Funciona muy bien en este título en concreto. Una fantasía que podremos vivir desde el interior mismo.

Todos los diálogos están en inglés pero disponemos de la traducción al español (latino) de los textos, lo cual ayuda mucho a la hora de entender el porqué de nuestras acciones y motivaciones.

El apartado sonoro está bien implementado, transportándonos a esos entornos desérticos que nos muestra el juego en todo momento. Ayuda un buen doblaje en inglés.

Decir que la mejor manera de disfrutar Falcon Age es con PSVR y los Move, pero también podremos controlarlo con el Dualshock 4 e, incluso, jugarlo sin el casco de realidad virtual, en nuestro televisor. Pero aviso, la experiencia y las sensaciones jugándolo de esta manera no tiene nada que ver con todo lo que supone disfrutar del juego viviéndolo con las PlayStation VR y los Move.

Conclusiones

La realidad virtual ha de servir para vivir nuevas experiencias de la forma más intensa e inmersiva posible. Esto se consigue en Falcon Age.

No estamos ante el mejor juego de VR, ni técnicamente, ni a nivel artístico (aunque el ave está exquisitamente representado), ni a nivel sonoro, pero sí que estamos ante una buena aventura donde disfrutaremos durante las seis horas que dura el juego.

¿Quieres comentar esta noticia? Puedes unirte a nuestro CANAL DE DISCORD