Desde que se anunció de manera oficial el lanzamiento de la remasterización del mítico Crash Team Racing, apareció originalmente en 1999, no hemos podido hacer otra cosa que contar los días que faltaban para su llegada. Ese día ya llegó. Se ha cumplido el momento de poder disfrutar de Crash Team Racing Nitro Fueled, el mejor exponente en cuanto a carrera de Karts se refiere para PlayStaion 4.

El problema de traer y actualizar tan recordada joya del pasado siempre tiene un problema añadido; ¿estará a la altura del original? ¿Se habrá adaptado la jugabilidad a nuestros días? ¿Se habrá respetado el trabajo original? Intentaremos dar respuesta a estas y otras preguntas a lo largo del siguiente análisis. Ven a correr con nosotros, seguro que no te arrepentirás.

CTR se convirtió rápidamente en un imprescindible de PlayStation

El retorno de un clásico

Beenox, toda una compañía veterana dentro del mundo de los videjuegos, han sido los responsables de rescatar este clásico juego de karts y adaptarlo a la tecnología actual. En su momento, CRT fue un claro rival para Mario Kart, alcanzando gran éxito. No hay que olvidar que fueron los mismísimos Naughty Dog quienes programaron esta maravilla hace la friolera de veinte años. Como pasa el tiempo.

¿Qué nos propone Crash Team Racing Nitro Fueled? La historia no tiene mucha importancia, pero no está de más conocer que Nitrox, el campeón del universo en lo que a carreras de Karts se refiere, competirá contra Crash y sus amigos (y enemigos). Si gana Nitrox, convertirá nuestro planeta en un bloque de hormigón interestelar que vagará, sin vida, por el espacio infinito. Así que nos toca derrotar a todos sus secuaces hasta vencerlo a él mismo para evitar sus malvados planes.

Desde este área iremos entrando en los diferentes circuitos

Así que tendremos que ir avanzando por una serie de circuitos que iremos desbloqueando para participar en unas alocadas carreras donde podremos lanzarnos todo tipo de objetos para intentar ganar a nuestros rivales. Todo está hecho con mucho sentido del humor y, aunque la referencia constante sea la saga Mario Kart, está claro que Crash tiene la suficiente personalidad como para, como mínimo, competir contra el fontanero de Nintendo.

Que bello y hermoso es todo

Uno de los apartados más cuidados del título es el gráfico. La puesta a día de todos los circuitos originales no deja de sorprender. Están plagados de detalles de todo tipo, como reflejos en los charcos de agua, y lucen espectacularmente sólidos. Los diseños originales ya eran buenos y divertidos de por sí, pero la solidez añadida en esta revisión del título original le sienta muy bien.

Todo luce espectacularmente bien. Un gran trabajo en este sentido

Los personajes también han sido actualizados, luciendo mejor que nunca, al igual que los karts que podremos conducir. A esto hay que añadir un apartado sonoro espectacular, con melodías clásicas puestas al día y todo tipo de efectos de sonido y voces que le dan mucha vidilla a la carrera. Destaco en especial el “silbido” que escucharemos cada vez que lancemos un objeto a nuestros rivales.

Sistema de juego

Nada más darle a la X para comenzar la partida nos asaltará un Contrato de Licencia que, tras tener que pasar 42 páginas, deberemos aceptar. Una vez superado este molesto escollo, la Política de Privacidad de Activision, que ocupa 28 páginas más, hará acto de presencia. De acuerdo, esto solamente debemos aceptarlo la primera vez que jugamos, pero encuentro excesivo tener que pasar 70 páginas antes de llegar a la primera carrera. Pienso que maneras mejores de solucionarlo.

Una vez lleguemos al menú del juego tendremos a nuestra disposición el modo Aventura, donde competiremos contra Nitrox y sus secuaces para salvar al mundo. Tendremos un área principal de prácticas desde la que accederemos a los siguientes circuitos. Poco a poco se irán añadiendo nuevos recorridos. Al superarlos conseguiremos todo tipo de premios como pueden ser personajes, nuevos karts, complementos para los vehículos (pegatinas, colores, ruedas), monedas para las compras y las llaves que nos permitirán acceder a nuevas zonas que encierran más circuitos.

El derrape y el turbo tiene sus dificultades, pero también sus ventajas

No me atrevo a poner el número de horas que podemos llegar a pasar en este modo ya que dependerá mucho del jugador, de lo que tarde en adaptarse al control (hablaremos de ello más adelante) y de si se quiere desbloquear absolutamente todo lo que ofrece el juego. En este sentido, el título está programado para picarnos al máximo, así que nos encontraremos rápidamente atrapados en la misma carrera liberando objetos.

Durante las carreras tendremos diferentes objetos que nos ayudarán a ganar, o a perder si nos los lanzan los rivales. Cajas de TNT que explotan (las cuales podremos quitarnos de encima saltando varias veces), turbos que nos aceleran, escudos verdes que nos guardan de los peligros de los contrincantes, misiles tele-dirigidos siempre mortales, bombas gigantes rodantes, descargas de energías y mucho más es lo que encontraremos a lo largo de las carreras.

Otros modos de juego

Al modo Aventura hay que sumar la Partia Local a pantalla partida, que podremos confeccionar a nuestro antojo (dificultad, nivel…). Aviso importante en este punto. Al igual que el modo Aventura, jugar contra nuestros amigos puede suponer un alto grado de “pique”, lo cual me ha gustado mucho. Si queremos pasar un verano interesante jugando con nuestros colegas, Crash Team Racing Nitro Fueled es una de las mejores opciones que vas a encontrar.

Podremos jugar con colegas y picarnos al máximo

El modo en Línea nos aporta la posibilidad de competir en línea contra contrincantes de todo el planeta. Podremos escoger diferentes modos de juegos y circuitos y podremos crear una partida nueva o unirnos a otra de otro anfitrión. A día de hoy, el juego en Línea tiene graves problemas, los cuales se irán solucionando con parches.

Un ejemplo: Comienzo la carrera y, de repente, los contrincantes desaparecen y sólo puedo ver sus nombres. A la que avanza un poco la carrera, los nombres dejan de correr y no hacen más que aparecer en pantalla de modo intermitente. Y, oh! Sorpresa: voy primero sin poder conocer la posición de mis rivales. En el momento que arreglen estos y otros problemas graves que tiene a día de hoy, pienso que será uno de los modos de juego más explotados del título por parte de los jugadores.

Los Boxes me han sorprendido muy gratamente. Es una tienda donde podremos comprar los personajes, karts, pegatinas y otros objetos que esconde el juego. Los podremos adquirir con monedas del propio juego que conseguiremos en todas las carreras en las que participemos, así que todo podrá ser desbloqueable dentro del juego, sin tener que pasar por caja con dinero real. Lo más destacable es la posibilidad de poder comprar y jugar con los modelos poligonales “originales” tanto de karts como de personajes. Un toque retro muy gratificante. Finalmente en Récords se irán almacenando todas nuestras proezas de tiempo conseguidas en los diferentes circuitos.

Desde el menú principal podremos acceder a todas las opciones del juego

Control, ese gran problema que no impide la diversión

Vaya por delante que, ante todo, estamos ante un título divertido. Dicho esto, también hay que ser honestos y reconocer que el tema de control se merece unas cuantas consideraciones. El control es antiguo, y se nota en exceso. Para acelerar, acostumbrados como estamos a los gatillos, tener que presionar la X se hace bastante extraño. Con el círculo podremos lanzar los objectos que encontremos en los circuitos. Moviendo el Stick izquierdo podremos decidir si lanzarlo hacia adelante o hacia atrás. Con el botón cuadrado frenaremos.

Dicho esto, entramos en la parte más polémica del control; los derrapes y el turbo. Derraparemos con L1 o R1. Al presionarlo, nuestro kart dará un pequeño salto y tendremos que girar el vehículo para que derrape. Al derrapar se cargará el turbo. La carga es muy directa y rápida y tendremos que estar muy atentos a los indicadores visuales para saber cuándo está cargado. Una vez cargado, sin haber soltado L1, apretamos R1 una vez. En ese momento activaremos el turbo corto. Si hacemos esto tres veces acabaremos activando el turbo más largo.

Dominar el turbo costará. Es todo un reto conseguirlo

El problema de todo esto es que, aunque dominemos la técnica del turbo, ésta se hace complicada en exceso. Piensa que tendremos pulsados a la vez el stick izquierdo para controlar la dirección del kart, la X, el L1 y el R1 para poder disfrutar de las ventajas del turbo, algo un poco ilógico, la verdad. Cuatro pulsaciones a la vez, cuatro dedos ocupados a la vez, para activar el turbo. Hasta la fecha no hay posibilidad de cambiar la distribución de botones.

Otras cosas a mejorar

Está claro que a la hora de realizar un remaster o un remake se han de tomar una serie de decisiones que van a ser criticadas hagas lo que hagas. En Shadow of the Colossus, por ejemplo, se mejoró el tema del agarre del personaje principal, con lo cual la jugabilidad, sin hacer algo totalmente diferente, se ajustó, se actualizó suavemente a nuestros tiempos. En Crash Team Racing Nitro Fueled podría haberse hecho algo parecido, o al menos dar la opción de un modo de control clásico y uno moderno, dos estilos diferentes para afrontar el juego de la mejor manera posible.

Otro punto discutible es el apartado de cómo reacciona nuestro kart a los impactos de los enemigos. Normalmente, pase lo que pase, hay demasiadas posibilidades de que el vehículo se quede clavado. En el juego original había la posibilidad de rebotar contra las paredes cuando éramos lanzados hacia ellas. En esta revisión del título, casi siempre, el coche se detendrá.

Más de 30 circuitos nos esperan. Buenos y variados

Y unido a este punto, algo que sí vemos en Mario Kart, por ejemplo, es que al ser alcanzados por un misil, si la explosión nos deposita sobre un acelerador, nuestro vehículo se aprovecha de esa ventaja. Aquí no. En Crash Team Racing Nitro Fueled el vehículo se detendrá encima del acelerador y no se activará. Esto le resta muchas posibilidades.

Otro aspecto a mejora tiene que ver con el nivel de dificultad. El juego luce un nivel de dificultad bastante exigente, pero hasta que lo solucionen con un parche, la diferencia entre modo fácil y modo intermedio es nula. En máxima dificultad sí que se nota la diferencia. A esto se añade que los diferentes karts tienen diferentes características que no acaban de reflejarse del todo bien durante las carreras. Por ejemplo: si un kart es muy rápido, el control será más complicado (según estadísticas). La sorpresa viene cuando se acaba conduciendo mejor el vehículo más rápido que el que tiene mejor control. Falta unos cuantos ajustes en este apartado.

Conclusiones

A pesar de los diferentes ajustes que Crash Team Racing Nitro Fueled necesita, estamos ante el mejor juego de karts de la generación para PS4. Pantalla partida, modo online, desbloqueo de objetos ingame, infinidad de personajes con sus personalizaciones, más de 30 circuitos para recorrer, piques con los colegas y muchas horas de diversión y satisfacción es lo que encontraremos en este título.

Altamente recomendado para noches de vicio y juego. Un título muy a tener en cuenta y un regreso triunfal de todo un clásico que nos llega traducido y doblado al castellano.

Activision está haciendo un gran trabajo reviviendo a Crash y Spyro. Y nosotros, los jugadores, estamos siendo los grandes beneficiados de estas re-adaptaciones de clásicos de la primera PlayStation.

Dónde comprarlo

Oferta