Parecía que no iba a llegar nunca el día, pero la mente del diseñador Patrice Désilets nos ha traído al fin su última gran creación. Después de haber dado a luz a una de las sagas de videojuegos con más seguidores, Assassin’s Creed, vuelve a la carga con Ancestors: The Humankind Odyssey.

Estamos ante un juego radicalmente diferente en su planteamiento y en mecánicas, si bien, como veremos más adelante, ha conservado la esencia del parkour que hizo célebre a la saga de videojuegos del credo de asesinos.

Y hasta aquí llegan las comparaciones entre ambos juegos. El resto es puro descubrimiento.

Historia

Ancestors: The Humankind Odyssey no tiene una historia per se. Aquí se ha llevado el concepto por otros derroteros y el juego se basa en la premisa pura y dura de la exploración. Nos encontramos ante un juego que nos permite construir “nuestra propia historia”, mediante el descubrimiento contínuo de nuevas zonas por explorar, habilidades que vas adquiriendo y la utilización de herramientas.

El juego se presenta como un desafío constante. Desde el primer momento en que iniciamos la partida ya se nos avisa que tendremos muy poca ayuda. De hecho podemos elegir los diferentes niveles de dificultad, siendo aún así el nivel más accesible, bastante exigente de por si.

En el nivel más alto de dificultad directamente podremos jugar sin HUD y sin ningún tipo de ayuda. Sin duda se ha tenido en cuenta a un amplio espectro de jugadores, aunque la premisa del juego es la misma, que sea retante en todo momento.

Una vez comenzada la partida encarnaremos a un pequeño homínido que acaba de perder a su progenitor. Avanzaremos por el mundo sólos y asustados hasta que tras vencer las adversidades llegamos a un lugar seguro.

A partir de aquí es cuando realmente empieza la partida, ya que tendremos que ponernos en la piel de otro mienbro del clan para salvar al pequeño atemorizado y traerlo de vuelta con los suyos.

Como he mencionado el juego te obliga constantemente a estar descubriendo nuevos lugares, plantas, animales. Todo aquello que te rodea. No disponemos de brújula ni mapa, tan sólo una especie de radar que indica que hay eventos interesantes cerca, pero en ningún momento nos indica el camino a seguir.

Nuestra forma de avanzar por el mundo será mediante el uso de la inteligencia y los sentidos. Los sentidos como el oído nos permitirán estar más atentos a los sonidos, el olfato sin embargo nos permite percibir el aroma que desprenden las criaturas.

La inteligencia juega aquí un papel muy importante también, ya que será imprescindible para localizar puntos de interés. Una vez descubiertos, nos será útil memorizar su localización para saber en todo momento dónde encontrar valiosos recursos como plantas que nos mejorarán nuestra salud y nos llenarán el estómago, además de agua.

El descanso y la salud también serán aspectos importantes del juego, ya que si no estamos sanos podríamos fallecer ya sea de inanición, falta de sueño o deshidratados. Otras formas de perder la vida podrían pasar por beber de un agua estancada y envenenarnos o caer desde una rama muy alta.

Lo interesante aquí no es sólo la constante exploración del entorno sino tal vez el punto donde más lo ha clavado el diseñador ha sido en la toma de decisiones. Nuestro objetivo será evolucionar y hacer que nuestro clan perdure cientos de años dejando huella en la historia de la humanidad. Por lo que que la evolución es sumamente importante en el juego pero no es un factor que se pueda tomar a la ligera. Hay consecuencias.

Si evolucionamos demasiado rápido sin haber asentado bien las bases de nuestro clan, podríamos lamentarlo. Evolucionar significa avanzar una década en el árbol genealógico de nuestra propia extirpe. Si no hemos descubierto algunas herramientas y habilidades o hemos tenido descendencia, esto se perderá en el nuevo linaje.

Los pequeños simios serán ahora adultos, los más ancianos puede que hayan fallecido y los bebés que no hayan nacido antes no estarán presentes en al nueva generación. Por tanto esto tiene sus virtudes pero desde luego también sus consecuencias.

El juego tiene un sistema de conexiones neuronales por puntos que es el equivalente a un árbol de habilidades en cualquier RPG. Donde podremos desbloquear nuevas habilidades, como por ejemplo el pasarnos un objeto de una mano a otra.

Este sistema de conexiones neuronales estará disponible mientras dormimos sobre el lecho en nuestra guarida del clan.

Jugabilidad

Lo nuevo de Patrice Désilets hace prácticamente obligatorio un mando. El juego está pensado para jugarlo de esta forma y sin duda es la más convicente. La mayoría de acciones se realizarán dejando pulsado el botón A y soltarlo en el momento que estimemos oportuno, de esta forma podremos saltar entre las ramas de los árboles.

El juego en este sentido tiene un sistema de parkour inspirado en juegos anteriores de Assassin’s Creed, lo cual resulta bastante convicente y funciona francamente bien. Otras acciones como soltar un objeto o desprendernos de una rama a la que estemos agarrados se realizarán con el botón RB.

Además el uso de los sentidos se harán con el botón X y si queremos utilizar nuestra inteligencia para localizar lugares interesantes a los que acudir usaremos Y. Los controles por lo general responden bien, aunque a veces a la hora de trepar por los árboles podemos llevarnos algún susto.

Combate

Los combates en Ancestors: The Humankind Odyssey es uno de los componentes más emocionantes en el juego. El juego recrea con gran acierto esa sensación constante de indefensión contra el mundo.

Al principio no podremos más que esquivar ataques, presionando el botón A de nuestro gamepad y mover el analógico en la dirección que queramos esquivar. También tendremos la opción de intentar intimidar a algunas criaturas dejando pulsado el botón B. Aunque esto sólo será efectivo con pequeñas criaturas. Mejor no lo intentéis con el tigre dientes de sable.

Lo divertido está en como las tornas cambian constantemente y el hecho de que a veces el enemigo de tu enemigo se convierta en tu amigo, al menos de forma circunstancial. Uno de los logros que más desbloquearemos en el juego será cuando huyamos de una serpiente mamba negra, por ejemplo, y en ese momento aparezca un tigre dientes de sable que finalmente se lanzará sobre la serpiente, permitiéndonos escapar del entuerto y conservando ese sentimiento de euforia al salir vivos del combate.

Para ciertos enemigos como el mencionado tigre dientes de sable, será mejor que empuñemos una lanza bien afilada o sólo nos quedará huir atemorizados. Un punto flojo tal vez en este apartado sea que por lo general los combates se resolverán de forma rápida si pulsamos el botón A en el momento preciso. Se echa en falta algo de más variedad en este punto.

Apartado técnico

El juego luce bastante bien, las texturas y los modelados están bien conseguidos. Con un bosque que da una sensación de amplitud y de sentirse vivo. Lo mismo pasa con los hominidos que están recreados con acierto, y en general el juego se mueve con soltura.

Tal vez donde peque de más simpleza sea en el apartado de las animaciones. Las expresiones faciales se notan que no han recibido tanto cariño y en general los combates sorprenden más por el sentimiento de que tu vida penda de un hilo que por el trabajo en diseño. Pese a todo, la mezcla resulta satisfactoria.

El apartado sonoro del juego es un detalle que si está cuidado, con melodías que sabrán mantenerte en tensión en los momentos oportunos pero también ritmos algo más relajados que invitan a la exploración del mundo, aunque de alguna forma nos recuerdan que siempre debemos permanecer alerta.

Conclusiones

Ancestors: The Humankind Odyssey es un juego que sólo gustará a aquellos quienes busquen un mundo entero para explorar motivado por el constante afán del descubrimiento. Si eres amante de buenas historias, la última obra de Patrice Désilets no te dará motivos para hacerte con ella.

El título tiene atractivo y sobre todo supone un soplo de aire fresco en el panorama de los videojuegos, tiene errores pero también grandes aciertos. Sus mayores virtudes son la libertad que nos otorga para moldear nuestra propia historia, viviéndola desde la perspectiva de varios mienbros de nuestro clan y el desafío constante en la búsqueda de recursos y la supervivencia ante los depredadores.

El juego tiene ese toque que sabe proyectar con gran acierto la célebre saga de juegos de From Software, donde todo intenta acabar con nosotros y más de una vez terminaremos de bruces en el suelo, a merced de otro animal, envenenados o ya sea por un mal cálculo al saltar de una rama a otra.

Sin embargo la falta de lore hace que podamos perder con más facilidad el interés por el juego en el corto plazo si bien puede aportar horas de diversión.