Si pensamos en los grandes juegos que llegan en agosto a PC y consolas y tiramos por la popularidad saldrán nombres como Control, Black Desert Online, incluso Oninaki que últimamente el rol japonés tiene un buen tirón, pero tal vez a pocos se os venga a la cabeza Age of Wonders: Planetfall.

Sin embargo si sois seguidores de los juegos de estrategia sepáis de qué estamos hablando, una saga muy popular de Triumph Studios que regaló hace muy poco la tercera entrega en Steam para promocionar precisamente este Planetfall, una entrega que nos trae Paradox Interactive y Koch Media en formato físico.

Age of Wonders: Planetfall es un título de los llamados 4X: eXplore (exploración del mapa), eXpand (expansión territorial), eXploit (explotación de recursos), y eXterminate (exterminación del enemigo), aunque para ponerlo más sencillo se divide en dos formas de juego muy diferentes, la primera al estilo de Civilization y la segunda a XCOM.

Así que si en tu corazón gamer se encuentra un buen estratega, te gusta la estética de ciencia ficción y quieres un juego que te ofrezca diversión durante semanas, tal vez meses, no te pierdas este análisis porque puede que aquí tengamos algo que te interese.

Recuerdos de la desaparecida Unión Estelar

Como buen juego de la saga Age of Wonders, el título está rodeado de una historia muy bien conectada con multitud de información para que los fans “se harten” de leer y conozcan todo el lore que rodea al juego.

A diferencia de los anteriores Age of Wonders, este esta muy alejado de la temática medieval, enfocándose en cambio en la ciencia ficción. Nos tocará explorar los vestigios de la antigua Unión Estelar, antaño un vasto imperio que servía de conexión con miles de mundos, pero que por desgracia el Colapso hizo que la mayoría de habitantes fuesen aislados y abandonados a su suerte.

Esta separación, cientos de años después, ha dado lugar a un buen número de facciones divergentes, dispuestas a reconstruir el mundo como mejor les parezca. Nosotros escogeremos una de las disponibles y tendremos que fabricar nuestro destino, forjar un nuevo futuro entre las ruinas de un imperio galáctico destruido.

El título ofrece un total seis facciones, que van desde la milicia de Vanguardia, el Sindicato, los Dvar, la raza esclava Kir’Ko hasta las Amazonas a lomos de dinosaurios y los zombis ciborg de la Asamblea.

Como veréis cada una de lo más variopinta, y por supuesto con sus peculiaridades que nos harán pensar bien cuál escoger.

Así afrontaremos una campaña para un solo jugador que ofrece mapas aleatorios y que nos tendrá entretenidos decenas de horas. Antes de zambullirnos en ella encontraremos un complejo tutorial, que puede que sea algo tedioso para el ya iniciado, aunque los novatos en el género lo encontrarán útil, pues son decenas las actividades que nos ofrece su jugabilidad.

Hay que decir que la historia empieza bien, pero una vez empezada la campaña es posible que te pierdas la trama central por andar buscando y cumpliendo misiones adicionales. Los dialogos y argumentos a veces se sienten un poco flojos, pero no estan mal.

Combates por turnos y mucho por hacer

Pasando ya al apartado jugable, el título nos ofrece decenas de misiones para cada facción, en las que tendremos que explorar ruinas planetarias en busca de supervivientes y donde iremos reconstruyendo, poco a poco, la historia de una civilización hecha pedazos.

Ya sea utilizando la diplomacia, la inteligencia o la pura fuerza militar (que siempre es una opción), el juego consiste en descubrir y avanzar, construir y combatir, todo en busca de una utopía, la Unión Estelar restablecida, conseguir un Imperio que lo unifique todo.

En el primer modo tendremos que expandirnos en regiones de cada planeta, podremos crear unidades para las batallas y hacer crecer nuestra civilización con diferentes tipos de mejoras y controlar nuestras tropas en grupo de hasta seis unidades. Puedes negociar con otras civilizaciones en un modo llamado “diplomacia”, en donde podrás evaluar tratados de tus regiones, tratados de paz, de guerra, de cooperacion, enviar recursos, pedirlos, etc. Todo esto te ayudara a expandirte, sobrevivir o cumplir ciertos objetivos.

La diplomacia es más compleja de lo que parece, ya que dependiendo de tus acciones tendrás puntos de popularidad. Mientras mas puntos mejor será el poder de negociación, por lo que declarar la guerra se debe hacer con una buena razón y no solo declararla porque nos apetece, esto causaría tener más o menos puntos de popularidad.

Por otra parte, tu propia civilizacion debera ser mejorada para poder producir nuevos tipos de unidades o incrementar tus recuros. Pero para hacer esto de forma correcta deberás aumentar incluso la productividad. Cuidado, que deberás mantener feliz a tu colonia, ya que esto aumentaría tu productividad, o en el caso que no lo estén, rehusarán trabajar, producirás menos y tendrás rebeldes en tus colonias.

También decidiremos qué mundo queremos construir, ¿un paraíso medioambiental? ¿Un complejo militar enfocado únicamente al arte de la guerra? Disfrutamos en el juego de escenarios muy variados, ciudades plagadas de gente, páramos yermos, entornos selváticos…

En los combates por turnos habrá que pensarse muy mucho cada movimiento, pues en cada turno todo el mundo a nuestro alrededor avanzará, y en el tablero que se despliega ante nosotros aparecerán nuevas oportunidades en forma de alianzas y también nuevas amenazas.

Durante tu turno tambien podras utilizar a tus tropas, entrar en batallas y explorar. Al entrar a una batalla se activará la segunda forma de juego, que se trata de mover tus tropas en hexágonos y ejecutar acciones, basicamente como XCOM u otro juego de estrategia por turnos. Podras protegerte detras de objectos en el mapa para recibir menos daño.

Los heroes tendran un nivel de personalizacion muy especifico, podrás subir de nivel y mejorar sus habilidades en beneficio del mismo héroe o para mejorar las estadísticas de nuestros aliados.

Este modo batalla tiene una opción de batalla automatica, por lo que puedes centrarte en colonizar y olvidarte de pelear.

Como decimos, cada facción tendrá su propia historia, misiones y también árboles de habilidad en forma de Investigación, y podemos desarrollar “Sociedad” y “Militar”, y es que tan importante será expandir nuestra colonización como mostrarnos fuertes en el campo de batalla.

Y es que no todo se basa en crear tropas e instalaciones militares, también investigar, descubrir zonas nuevas, encontrarnos con supervivientes y asentamientos que podrán ayudarnos si sabemos negociar y que nos pueden dar acceso a recursos muy valiosos.

Y por supuesto el juego destaca por unos combates muy bien equilibrados que nos obligan a pensar, ¿nos interesa disgregar nuestro ejército para cubrir una mayor zona de exploración? ¿O tener una única fuerza destructora que no tenga rival sobre el terreno? Esas decisiones nos obligarán a pensar mucho cada paso.

Y cuando nos cansemos de la campaña, podremos disfrutar de sus opciones multijugador, que ofrecen opción de dos jugadores a la vez o de forma asíncrona y también online en su modo escaramuza.

Y si esto fuera poco, el modo Nuevo Escenario nos permite jugar una partida rápida en la que poder definir distintos parámetros como número de comandantes, dificultad, tipo de terreno… una opción excelente si lo que queremos son unas partidas a nuestro rollo sin tener que meternos en la larga campaña.

No gastes tus energías a lo tonto

La principal fuente de poder será la Energía, con la que podremos producir más unidades, modificarlas y crear estructuras, pero no será el único recurso disponible ni al que debemos prestar atención, pues su gestión en cada turno será vital.

Tendremos otros como la Influencia, muy útil para controlar y manipular facciones, también el Conocimiento para usar las tecnologías que encontremos por el universo y lo rápido que las absorbamos, o la Cosmita para crear unidades avanzadas que harán la diferencia.

Durante el combate podremos controlar nuestras unidades, que pueden ir a pie o en vehículos y contarán con un número limitado de movimientos marcados por la Vanguardia y la habilidad de Vigilancia. Cada unidad tendrá un número determinado de movimientos que habrá que medir bien para no quedarnos demasiado lejos del enemigo y no poder atacar.

Será importante que el Comandante vaya bien protegido, pues si cae volverá a la base y tendremos que esperar varios turnos, aunque por contra cuenta con habilidades especiales que puedan resultar muy útiles.

Una vez las unidades entran en batalla existen varios factores a considerar, algunas facciones tendrán más resistencia, como los Dvar, que pueden meterse bajo tierra y salir por la retaguardia, y también hay que considerar que las estructuras nos protegerán pero que son destructibles, así que si el rival utiliza armamento pesado puede que quedemos muy expuestos, igual que si situamos a nuestras tropas en lugares donde hay depósitos de combustible que son atacados por el enemigo… os podéis imaginar lo que les pasará a los nuestros, ¿no?

El control, mucho mejor con teclado y ratón

Definitivamente es un juego que se sentirá mas fluido en PC que en una consola, la falta de ratón y un teclado causan muchas veces confusiones entre tanta combinación de botones (conectar un mouse no servirá de nada, no funciona).

A veces es difícil hacer exactamente lo que quieres, ya que de casualidad puede enviar a una unidad al lugar incorrecto, o si quieres hacer algo más particular, te cuesta un tiempo recordar cómo hacerlo o intentar verlo en la pantalla. La cantidad de informacion es abrumadura, al igual que muchos juegos 4X, esto no lo hace malo, pero es dificil comprender tanta informacion en un inicio.

El juego se siente lento despues de un rato, ya que las limitaciones de caminar tan poco con tus unidades y tener que esperar otro turno para continuar es muy agotador.

Crear nuevamente una tropa será muy tedioso, crear 6 unidades te tomará muchos turnos en el comienzo de la partida y al final podrás hacerlo más rápido, pero aun así se siente muy lento. El hecho de crear una unidad y que tengas que esperar turnos para que se genere te llevará a valorar las unidades que tienes y no enviarlas al suicidio.

A pesar de que el modo de batalla por turnos esta muy bien elaborado, el hecho de que exista un modo automático hará que pronto te olvides de pelear, esto te dejará con un gusto incómodo del juego, porque estarás disfrutando del modo Civilization mas que de las peleas.

Si ya estás acostumbrado a los juegos con este tipo de propuestas, tienes paciencia y te encanta tener decenas de opciones que hacer y sucesos que considerar, seguro que te engancha.

Apartado técnico

Age of Wonders: Planetfall presenta unos ricos escenarios, llenos de detalles y con un buen nivel de destrucción. Podemos resaltar la capacidad de personalización de nuestros héroes, aunque luego no se aprecie demasiado una vez empezada la partida.

Es cierto que los gráficos no son lo más importante en un juego 4X, pero se agradece el apartado vistoso. Por desgracia el framerate una vez avanzada la aventura sufre varias caídas importantes, que esperamos el estudio pueda solucionar con los pertinentes parches.

El problema del juego es que se podría haber adaptado mucho mejor a consolas y su estilo de menús con tantas opciones resulta muy tedioso de manejar con un mando. A pesar de que el trabajo de adaptación de Triumph no es malo, los que posean un PC agradecerán el manejarse entre menús con un ratón.

Lo mismo pasa con el tamaño de las fuentes, salvo que tengáis un televisor de más de 42 pulgadas os dejaréis literalmente los ojos con la cantidad ingente de opciones disponibles. Como decimos a nivel de legilibidad y manejo entre menús se estropea un poco la experiencia, aunque es cierto que con el tiempo uno se termina acostumbrando.

Conclusiones

Estamos ante un título muy notable para todo aquel que sea amante del género de estrategia, un título que cumple con la calidad habitual de la saga Age of Wonders, y a pesar de que muchos echarán de menos su estética más medieval, hay que decir que la Sci-fi que presenta resulta muy interesante.

El título presenta una gran complejidad, sin duda encandilará a los amantes del 4X, ofrece exploración, recursos que explotar y evolucionar, tropas que cuidar, y me ha gustado que siempre nos obligue a usar la cabeza, tirar de diplomacia a menudo y que no todo sea fuerza bruta.

Es cierto que está más centrado en la colonización y no tanto en las batallas, así que si eres más de XCOM y menos de Civilization tal vez no te convenza tanto, pero si te gusta la estrategia en general deberías darle una oportunidad.

Eso sí, mucho mejor en PC que en consola, sé que adaptar este tipo de juegos tan complejos y con tantas opciones a un mando de control es difícil, y te terminas acostumbrando, pero con un ratón no hay color.

Dónde comprarlo